AQUÍ ESTAMOS AHORRANDO, PERO PRÉSTAME

Chihuahua— El Gobierno del Estado tiene proyectado ahorrarse alrededor de 3 mil millones de pesos en el pago de intereses con la reestructura este año, pero esto no significará que las condiciones económicas de la entidad estén mejor, ya que en contraparte se prepara para solicitar por lo menos un crédito de mil millones de pesos antes de que concluya el año para enfrentar gastos.

A pesar de que el gobernador del estado Javier Corral ha señalado como una de sus principales políticas la austeridad en el gasto, la cual dice aplicar desde que inició la administración, cada fin de año ha tenido que recurrir a créditos de corto plazo.

Este año no será la excepción, ya que a pesar de los problemas por los que atraviesa el Sector Salud, el mandatario estatal advirtió que no piensa gastar ni un peso de los ahorros de 3 mil millones de pesos por la reestructuración de la deuda estatal en este rubro. Según indicó el gobernador el tema del Sector Salud debe ser atendido también por la Federación.

Según explicó el mismo gobernador, pedirán un crédito de corto plazo de mil millones de pesos, esto, en el caso de que el Gobierno federal apoye a la administración con 2 mil millones de pesos extraordinarios, de lo contrario no tendrán recursos para compensar el déficit de 5 mil millones de pesos que tiene su Gobierno.

El historial de los créditos a corto plazo inició el 27 de octubre del 2016, cuando el secretario de Hacienda Arturo Fuentes Vélez, dio a conocer que la administración del gobernador Javier Corral recibiría mil 800 millones de pesos por medio del banco Multivam para cerrar los gastos del año.

En el 2017 el Gobierno del Estado pidió otro crédito de 2 mil millones de pesos para cubrir los gastos de fin de año y reponer 780 millones de pesos que no le entregó la Federación, situación que motivó a la Marcha por la Dignidad en el 2018 en las primeras semanas del año.

En el 2018 otra vez se recurrió a los créditos de corto plazo, ya que entre noviembre y diciembre el Gobierno del Estado contrajo deuda pública de corto plazo por mil 870 millones de pesos. 

El primero de estos financiamientos fue contratado el 5 de noviembre de 2018 con Banorte, que acordó prestar al Gobierno de Chihuahua 570 millones de pesos a un plazo de 12 meses.

Un día después HSBC prestó otros 300 millones al mismo plazo, mientras que otros 500 millones fueron facilitados por Banorte el 11 de diciembre siguiente. Otros dos créditos, por 200 y 300 millones de pesos, fueron contratados con Bansi el 18 de diciembre. 

Para este año se tiene la diferencia de que el Estado tendrá los ahorros que le generen la reestructuración de la deuda estatal, la cual hasta este momento ha cambiado de condiciones por 33 mil millones de pesos, pero la postura del mandatario es utilizar lo ahorrado en su Plan de Inversión para cerrar su gobierno, pero seguir pidiendo prestado.

Share this...
Messenger icon
Send message via your Messenger App