CON MAYOR AGRESIVIDAD DEPORTARAN A INDOCUMENTADOS

El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, firmó esta semana nuevos lineamientos que empoderan a las autoridades federales para detener y deportar, con mayor agresividad, a los inmigrantes indocumentados.

En particular, Kelly habló de expandir la “fuerza de deportación” dentro de la maquinaria de Inmigración y Aduanas conocida como ERO (Operaciones de Repatriación y Aplicación de la Ley).

ERO opera desde mediados de la década pasada y su labor específica es identificar, detener y repatriar a extranjeros que han sido detenidos por estar en el país sin autorización.

No obstante, bajo los esquemas que propone la administración Trump se incluyen reglas que permitirán que las autoridades opten por implementar procedimientos acelerados de deportación, los cuales actualmente están limitados a inmigrantes indocumentados que han estado en el país por menos de dos semanas, y aplicarlos a toda persona que ha permanecido en el país de manera ilegal hasta por dos años.

Otra nueva provisión será regresar de inmediato a los mexicanos que sean aprehendidos en la frontera de vuelta a su país dejando pendientes los resultados de sus audiencias de deportación, en lugar de darles albergue en EU, iniciativa que ahorrará espacio en los centros de detención y otros recursos.

ERO, que es el brazo ejecutor de las deportaciones de ICE, lista al menos cinco categorías para realizar dichas deportaciones según su prioridad, basadas en la gravedad de los crímenes.

Según reportes de la Embajada de Estados Unidos en México, se trata sobre todo de personas acusadas de delitos mayores como secuestro, homicidio y violación y cuyo común denominador es que se encuentran en una situación migratoria irregular en Estados Unidos.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) se coordina con su Oficina de Asuntos Internacionales, así como con sedes consulares extranjeras en Estados Unidos e Interpol para identificar a fugitivos extranjeros.

Según la estadística federal, ERO hasta la fecha se ha abocado a deportar, en su gran mayoría, a migrantes que han sido detenidos cruzando la frontera. Un porcentaje menor de sus acciones involucran a indocumentados que han sido condenados por delitos graves o por actividad de pandillas. Hasta el último reporte disponible, el porcentaje de extranjeros repatriados por asuntos de seguridad nacional era mínimo.

Un importante número de los deportados es de nacionalidad mexicana, aunque el reporte no especifica cifras por país de origen.

Cambio de reglas

Los nuevos lineamientos de Seguridad Nacional también tienen la intención de frenar el arribo de una creciente oleada de menores, que han llegado al país sin la compañía de sus padres, provenientes de México y Centroamérica por los últimos tres años.

Bajo las nuevas normas, sus padres en Estados Unidos podrán ser procesados si se descubre que han pagado a contrabandistas para que crucen a sus hijos por la frontera.

dmurcia@diariousa.com

Los números

Los datos de remoción de personas indocumentadas realizados por el Departamento de Seguridad Nacional, según su prioridad, son las siguientes:

Prioridad 1:

Seguridad Nacional: 0.18%

Seguridad Fronteriza (CBP, Patrulla Fronteriza): 84.78%

Crimen pandilleril: 0.24%

Delitos mayores: 5.63%

Delitos mayores con agravantes: 1.80%

* Subclases desconocidas: 1.36%

Prioridad 2:

Tres o más crímenes menores: 0.72%

Crimen menor pero significativo: 2.63%

Entrada previa a enero de 2014: 1.66%

Abuso de visa: 0.06%

Prioridad 3: 0.65%

Interés federal: 0.08%

Prioridad desconocida: 0.21%

HAZ TU COMENTARIO

Click here to post a comment