CONTINÚAN PROTESTAS EN VENEZUELA

Los manifestantes de oposición acuden a las marchas con máscaras y pañuelos para combatir los gases lacrimógenos.

Con los ojos enrojecidos por el gas, la máscara en la cabeza, y restos blancos de bicarbonato en la cara, parecen agotados, pero no están dispuestos a irse a casa.

Están dispuestos a continuar en la calle y este jueves lo volverán a hacer, la oposición convocó otra marcha “a la misma hora y en el mismo lugar”

Muchos tuvieron que retroceder ante el lanzamiento de bombas lacrimógenas por parte de las fuerzas de seguridad, en la otra parte de la ciudad, miles de simpatizantes del gobierno vivían su propia marcha.

No solo el color (uno de rojo y otros de azul) diferenció ambos frentes, sino el ánimo, en la oficialista, destacó el ambiente festivo, el merengue y hasta la tarima principal bailó el presidente Nicolás Maduro.

A pocos kilómetros, los gases lacrimógenos no sólo impedían a la oposición llegar al destino, la sede de la Defensoría del Pueblo, sino que hacía retroceder a los manifestantes incluso cuando ya estaban refugiados en el este de la capital, tradicional bastión antichavista.

Algunos de los manifestantes más jóvenes enfrentaron a la policía con cócteles molotov e incendiaron pequeñas barricadas en las calles.