CÓNYUGES DE PROFESIONISTAS NO PODRÁN TRABAJAR CON VISA

La administración Trump no sólo quiere ir en contra de las visas H-1B para profesionistas altamente calificados; ahora planea restringir los derechos para los cónyuges de estos empleados, que cuentan con visas H-4.

La idea es impedir que puedan obtener un permiso para trabajar (EAD) y así no representen competencia laboral para ciudadanos estadounidenses.

En el pasado, a quienes estaban bajo una visa H-4 no se les permitía trabajar, pero en la administración de Obama, los titulares de H-4 seleccionados podían obtener un permiso de trabajo. Pero esa capacidad está siendo impugnada en la Corte por el grupo Save Jobs USA.

Ante la situación, algunos titulares de la H-4 en El Paso están solicitando visas H-1B como respaldo ante el temor de perder una autorización de trabajo EAD, aseguran abogados locales.

“El Departamento de Justicia anunció que próximamente tendrá una resolución. Aquí el problema es que el mismo fiscal general Jeff Sessions ha declarado que las visas H-4 le hacen daño a la economía estadounidense. Así que hay grandes posibilidades de que se le corten privilegios a las visas H-4”, dijo Jessica Mijares, abogada de inmigración.

La organización pro inmigrante Immigration Voice presentó una moción para intervenir el caso en nombre de miles de personas en todo el país que mantienen sus hogares gracias a la visa H-4.

“Mi esposo es químico y trabaja como jefe de un laboratorio en El Paso desde hace ya tres años. Está trabajando con una visa H-1B y gracias a su visa yo tengo la H-4 que me permite trabajar”, dijo Glory Toledo, originaria de Nicaragua.

Desde hace dos años, Toledo abrió una guardería donde recibe diariamente a 22 niños entre dos y cinco años de edad, además emplea a tres personas.

“Gracias a la visa H-4 yo puedo trabajar y gracias a mi trabajo, mi esposo y yo podemos mantener a nuestros tres hijos, pagar la hipoteca de la casa, el préstamo de nuestros autos. Con sólo el sueldo de mi esposo no nos alcanza”, dijo Toledo.

De acuerdo al Departamento de Estado, el año pasado se otorgaron 131 mil 51 visas H-4 y 180 mil 57 visas H-1B. En el 2015 fueron 124 mil 484 H-4 y 172 mil 748 H-1B.

Si llegan a restringir los privilegios de la visas H-4, Toledo perdería una inversión de más de 30 mil dólares, puesto que además tuvo que validar su título universitario nicaragüense de educación preescolar aquí en El Paso y obtener una licencia de Texas.

En un comunicado, Immigration Voice explicó que había decidido intervenir la demanda de Save Jobs para “proteger los derechos de miles de personas y de familias que residen en el país”.

Immigration Voice tiene más de 100 mil miembros en todo el país que abogan por el alivio de las restricciones laborales que enfrentan los inmigrantes legales altamente calificados, muchos de ellos que trabajan como médicos, investigadores, científicos e ingenieros y muchos más profesionistas con prestigiosas certificaciones, dijo la cofundadora de Immigration Voice, Aman Kapoor, en un comunicado.

Las visas H-1B y las subsecuentes H-4 han sido muy debatidas, ya que algunos detractores aseguran que no se otorgan sólo a los trabajadores más altamente capacitados. Los críticos dicen que se abusa del programa y que se utiliza para contratar y explotar mano de obra extranjera.

“Los que están en contra de este tipo de visas dicen que hay empresas de subcontratación que inundan el sistema, devorando una parte desproporcionada de las visas. En respuesta, los legisladores de ambos partidos están pidiendo con más fuerza que la visa sea revisada”, explicó la abogada Mijares.