DAN PODER ABSOLUTO A LÍDER TURCO

Estambul— El presidente Recep Tayyip Erdogan obtuvo ayer una ajustada victoria en el referéndum crucial que le otorga poderes extraordinarios en Turquía, pero la oposición denunció el resultado que divide profundamente el país.

El sí logró el 51.4% de los votos frente al 48.6% del no, con el 99.5% de las urnas escrutadas, según resultados no oficiales publicados por la agencia de prensa progubernamental Anadolu.

Por la noche, el responsable del Alto Consejo Electoral (YSK) de Turquía, Sadi Güven, confirmó que el sí había ganado. Agregó sin embargo que el resultado definitivo se anunciaría “en 11 ó 12 días”.

La reforma prevé en particular la supresión del cargo de primer ministro en beneficio de un presidente que concentraría amplias prerrogativas en manos de Erdogan.

Con esta reforma constitucional validada por una mayoría de turcos, Erdogan, de 63 años, y que superó un intento de golpe de Estado hace nueve meses, podría permanecer en el poder hasta 2029.

El gobierno asegura que la reforma es indispensable para la estabilidad del país y para afrontar los desafíos económicos y de seguridad.

Pero sus detractores ven en ella un nuevo giro autoritario de un hombre al que acusan de querer acallar cualquier voz crítica, sobre todo tras el golpe de estado fallido del 15 de julio, desde el cual rige en el país el estado de emergencia.

Cerca de 47 mil personas han sido arrestadas y más de 100 mil han perdido sus empleos o están suspendidas desde entonces.

En un tenso final de jornada, el no, muy retrasado al comenzar el escrutinio, fue recortando distancias a medida que transcurría el recuento, sin lograr finalmente superar al sí.

“Hoy (…) Turquía ha tomado una decisión histórica”, declaró Erdogan a los periodistas en su residencia oficial en Estambul. “Con el pueblo, hemos realizado la reforma más importante de nuestra historia”, añadió el jefe de Estado, que llamó a los países extranjeros a “respetar” el resultado.

Poco después, el presidente turco mencionó la posibilidad de organizar un nuevo referéndum, esta vez sobre el restablecimiento de la pena de muerte, lo que pondría fin al proceso de adhesión de Turquía a la Unión Europea.

“Con este voto, hemos abierto una nueva página de nuestra democracia”, afirmó por su parte el primer ministro Bilali Yildirim en el cuartel general de su partido, el AKP, en Ankara. “Este referéndum no tiene perdedor. La ganadora es Turquía”.

Pero los primeros datos sobre la votación señalan que el país está totalmente dividido sobre los cambios constitucionales propuestos.

El no triunfó en Estambul, Ankara y Esmirna, las tres mayores ciudades del país, así como en las regiones de mayoría kurda y en las zonas costeras del Mediterráneo y del Egeo. El sí en cambio tuvo su mayor apoyo en las regiones de Anatolia, donde Erdogan goza de mucha popularidad.

Tras el anuncio de la victoria de Erdogan, la Unión Europea instó al gobierno turco a buscar el “mayor consenso nacional posible” para aplicar los cambios, en un comunicado conjunto del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y el comisario europeo de Negociaciones de Ampliación, Johannes Hahn.

Protestas

Los dos principales partidos de la oposición de Turquía denunciaron “manipulaciones” y anunciaron su intención de pedir un nuevo recuento.

Ambas formaciones denunciaron enérgicamente una medida anunciada en el último momento por el Alto Consejo Electoral Turco (YSK) de considerar válidos los votos que no llevaban el sello oficial del colegio electoral en el que fueron introducidos en la urna.