DEMANDAN A GOOGLE??? SI, EL ESTADO DE TEXAS

Washington— Los fiscales generales estatales de la nación se han enredado con los prestamistas hipotecarios, los gigantes del tabaco y los fabricantes de drogas adictivas. Ahora, están apuntando a otro objetivo: los grandes de la tecnología.

Después de años de inacción federal, los vigilantes estatales inician radicales investigaciones antimonopolio contra las compañías más grandes de Silicon Valley, probando si socavan a sus rivales y dañan a los consumidores. 

Su última batalla llega el lunes, cuando se espera que bajo el liderazgo de Texas más de 40 fiscales generales anuncien su plan para investigar a Google, haciendo una rara reprimenda al gigante de la búsqueda y la publicidad, y sus esfuerzos para mantener ese dominio, desde las escalinatas de la Suprema Corte de EU.

Los estados liderados por el fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, planean centrar su investigación en la forma en que el gigante de la búsqueda acumula datos y mantiene su dominio, particularmente en publicidad.

Google capturó más del 38 por ciento de la publicidad en línea en 2018, según eMarketer.

“La publicidad en línea está en todas partes”, dijo la fiscal general de Massachusetts Maura Healey en un comunicado. “Esta investigación trata sobre si ese mercado es justo y abierto a todos. Esperamos que Google coopere en la investigación de los estados”.

Gigante incómodo

Google ha sido durante mucho tiempo un problema a los ojos de algunos estados. Missouri abrió una investigación de competencia de Google en 2017, cuando la oficina del fiscal general del estado fue dirigida por Josh Hawley, ahora un senador republicano por Estados Unidos. 

Jim Hood, el fiscal general demócrata de Mississippi, demandó a Google por sus prácticas de privacidad. Y el fiscal general republicano de Arizona, Mark Brnovich, abrió el año pasado su propia investigación sobre las denuncias de que Google hizo mal uso de los datos de ubicación de las personas.

“Cada vez que tienes tantos fiscales generales, tanto demócratas como republicanos, liberales y conservadores en todo el espectro ideológico, y acuerdan que hay que hacer algo sobre Google… dice mucho”, dijo Brnovich en una entrevista sobre antimonopolio.

Asunto ideológico

Además de los dolores de cabeza de Google, los principales agentes de Paxton en Texas han criticado repetidamente a la compañía, alegando que sofoca el discurso de los conservadores en línea. Google ha negado las acusaciones de sesgo político deliberado, y la evidencia que respalda la acusación es escasa, pero los líderes de Texas han planteado la posibilidad de que puedan investigar a la compañía sobre el asunto.

La oficina de Paxton no respondió a las reiteradas solicitudes de comentarios sobre la investigación antimonopolio, que The Post informó por primera vez la semana pasada.

“Los servicios de Google ayudan a las personas todos los días, crean más opciones para los consumidores y respaldan miles de empleos y pequeñas empresas en todo el país”, dijo el portavoz de la compañía, José Castaneda. “Esperamos trabajar con los fiscales generales para responder preguntas sobre nuestro negocio y el dinámico sector tecnológico”.

Share this...
Messenger icon
Send message via your Messenger App