DISMINUYEN ARRESTOS DE FAMILIAS MIGRANTES

Washington— El número de familias inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera ha estado disminuyendo en las últimas semanas, según cifras preliminares de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), aunque los funcionarios de dicen que es demasiado pronto para obtener una semblanza completa del impacto en las tendencias migratorias que podría tener el acuerdo que el presidente Donald Trump entabló con México.

Las autoridades estadounidenses detuvieron a más de 85 mil miembros de “unidades familiares” en la frontera en mayo, un promedio de casi 2 mil 800 por día. Ese número ha disminuido en un 13 por ciento desde principios de junio, un período durante el cual Trump amenazó con imponer aranceles a México y el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador aceptó tomar medidas más estrictas contra la inmigración para evitar las sanciones.

En general, los funcionarios de Estados Unidos dicen que esperaban un descenso del 15 al 20 por ciento en los arrestos en la frontera a partir de mayo, cuando las autoridades detuvieron a más de 144 mil inmigrantes y los niveles de inmigración alcanzaron su punto más alto desde 2006. La porción de migrantes que llegan como parte de un grupo familiar alcanzó niveles sin precedentes en los últimos meses, abrumando a las autoridades fronterizas de Estados Unidos, quienes dicen estar mal equipadas para atender a tantos padres con hijos.

Desde el acuerdo inmigratorio del 7 de junio con Trump, México ha comenzado a desplegar miles de fuerzas de su guardia nacional para establecer puestos de control en las carreteras y atrapar a más inmigrantes centroamericanos mientras se dirigen hacia la frontera de Estados Unidos. Estados Unidos también ha comenzado a enviar a más solicitantes de asilo de regreso a México para que esperen ahí sus audiencias en los tribunales de inmigración estadounidenses, una expansión del programa “Protocolos de Protección al Inmigrante” (MPP), el cual les impide a los inmigrantes permanecer en Estados Unidos mientras se someten al Proceso de asilo político.

Las acciones reforzadas de inmigración en México se han concentrado en el sur del país, por lo que los funcionarios de Estados Unidos dicen que podría tomar varias semanas para que la iniciativa muestre una reducción en los cruces en la frontera entre Estados Unidos y México. A medida que Estados Unidos envía a más personas de vuelta a México en espera de sus procesos de asilo, las autoridades esperan que esto sirva como un factor disuasorio.

“Estamos viendo acciones e iniciativas y estamos viendo algunas señales de que éstas están teniendo un impacto”, dijo un funcionario de Estados Unidos, quien habló bajo condición de anonimato para discutir las cifras preliminares, mismas que aún no se han hecho públicas. “Pero creo que todavía es muy pronto para saber”.

Los arrestos fronterizos generalmente aumentan en la primavera, cuando la demanda de mano de obra agrícola en Estados Unidos crece y luego disminuyen durante los meses pico del verano. Los arrestos en la frontera disminuyeron un 17 por ciento desde mayo de 2018 a junio de ese mismo año, una indicación de que la disminución esperada este mes podría seguir la misma tendencia.

Pero los funcionarios de Seguridad Nacional dicen que los actuales patrones de la inmigración están menos vinculados a la demanda laboral de temporada, en lugar de ello se deben a una opinión generalizada en Centroamérica de que aquellos que emigran con menores tienen —ahora— una mejor oportunidad de ingresar a Estados Unidos a la vez que se Aprovechan de las fisuras legales en el sistema de inmigración estadounidense. Si las cifras de arrestos registradas en junio continúan disminuyendo, sería el primer mes de este año en el que la CBP vea una disminución en las acciones de control. Durante las negociaciones para evitar la imposición de aranceles, los funcionarios de la Casa Blanca le dijeron a México que Trump quería ver que los cruces fronterizos alcanzaran el mínimo que históricamente se registró en el 2017. El Gobierno mexicano no se comprometió a un objetivo específico y numérico de tal cumplimiento durante las negociaciones, dijo el lunes un alto funcionario mexicano. Pero México le ha asegurado a Estados Unidos que sus esfuerzos de control lograrán las mayores reducciones en los niveles de inmigración que Trump está exigiendo. Estados Unidos, a través del programa MPP, ha estado enviando a unos 250 solicitantes de asilo de regreso a México por día, pero los funcionarios estadounidenses planean aumentar dicho número a al menos mil por día en las próximas semanas. El procedimiento enfrenta desafíos legales, y los críticos dicen que expone a las familias vulnerables a un grave peligro al dejarlas atrapadas en ciudades fronterizas mexicanas dominadas por la mafia con muy pocos servicios y poca protección.

Share this...
Messenger icon
Send message via your Messenger App