DISMINUYEN INDOCUMENTADOS DETENIDOS EN LA FRONTERA

El número de inmigrantes indocumentados detenidos en la frontera suroeste se ha desplomado a su máxima expresión en más de cinco años.

En abril, por tercer mes consecutivo, la cantidad de personas arrestadas tratando de ingresar al país sin autorización bajó de nuevo, convirtiéndose en la cifra de detenciones de inmigrantes más baja desde el 2012.

Pero por otro lado, el número de inmigrantes arrestados en el interior del país se ha disparado a niveles no vistos desde antes que la administración del presidente Obama hizo prioritaria la detención de extranjeros criminales.

Según datos de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), 41 mil 318 indocumentados han sido arrestados bajo cargos civiles de violaciones migratorias desde que Donald Trump tomó posesión de la presidencia. Es un aumento superior al 30 por ciento, comprado con los 30 mil 28 inmigrantes arrestados en el interior del país entre el 24 de enero y el 30 de abril del 2016, según reportes.

Ambas tendencias son el resultado de las políticas de “mano dura” de la actual administración, sugieren expertos.

Derechohumanistas aseguran que inmigrantes vive mayor represión en la era Trump.

La estadística de arrestos en el interior de EU lo corrobora. Nuevas políticas migratorias, la publicidad sobre la construcción de un muro fronterizo y la implementación de redadas desaniman nuevos cruces de inmigrantes, según los expertos.

Se desploma la actividad en la frontera

Según datos de la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza (CBP) en abril, 11 mil 129 personas fueron detenidas en su intento por cruzar la frontera, una reducción significativa frente a las 47 mil 213 detenciones registradas en noviembre del 2016.

En diciembre del 2016 se detuvieron en la frontera a 58 mil 400 inmigrantes y en enero de este año 42 mil 500. Para febrero el registro fue de 23 mil 600 detenciones y para marzo de 16 mil 600. De la misma manera en el mes de abril del 2012 fueron reportadas 46 mil 700 detenciones de inmigrantes tratando de cruzar la frontera, en el 2013 fueron 50 mil 800 en el mismo mes.

En el 2014 se reportaron alrededor de 59 mil 100 en el mismo periodo, en el 2015, 38 mil 300 y en el 2016 se presentaron 48 mil 500.Ante el cambio de cifras la administración del presidente Trump citó sus nuevas y más estrictas políticas de inmigración.

La dispersión del miedo

Para derechohumanistas en El Paso un factor importante para la disminución de detenciones de inmigrantes en la frontera, es el hecho de que hay mucho miedo dentro de las comunidades en todo EU y los lazos de retroalimentación llegan a las personas que están pensando en llegar de manera ilegal al país.

Fernando García, director de la Red Fronteriza para los Derechos Humanos (BNHR), dijo que  la reacción de la comunidad inmigrante ante las directivas del gobierno Trump causan ansiedad y temor entre la comunidad inmigrante de El Paso.

El activista hizo además un llamado para que los residentes se pronuncien y hagan saber públicamente que se oponen a las políticas represivas que criminalizan a inmigrantes.

“Todas estas acciones anti inmigrantes del gobierno causan mucho miedo en la comunidad. Pero este temor lo podemos convertir en fuerza de lucha por nuestros derechos implementando una resistencia civil pacífica”, dijo García.

La resistencia que BNHR propone incluye talleres para informar a los inmigrantes sobre sus derechos;  foros educativos sobre redadas y órdenes de cateo; así como la capacitación para documentar abusos de agentes federales.

Gana Trump guerra ‘del miedo’

Aunque la caída es significativa y es mayor de lo esperado, analistas del Centro de Política Migratoria (MPI), aseguran que el fenómeno es un resultado de la percepción que los inmigrantes fuera del país están creando.

“Las órdenes ejecutivas del gobierno hacen que se presenten cambios significativos en las detenciones en la frontera. Si hay más personas sujetas a la deportación se crea la percepción de que es más difícil llegar a los Estados Unidos”, explicó Faye Hipsman, analista política de MPI.

El presidente Trump ha prometido deportaciones rápidas y ha pedido que se amplíen los centros de detención para retener a inmigrantes sin documentos con el propósito de impedirles escapar.

“El mensaje está cumpliendo su propósito. Los resultados respaldan una respuesta a la aplicación real de las leyes y a los cambios de política del gobierno”, indicó el Centro de Estudios de Inmigración (CIS).”La caída continua de detenciones de inmigrantes en la frontera sugiere que esto es más que una casualidad”, dijo Jessica Vaughan de CIS.