ESTOS HOMBRES ARRIESGARON SU VIDA PARA AYUDAR A VICTIMAS DEL ATAQUE

En las peores masacres de la historia hay quienes exponen su vida con tal de ayudar a los demás, y la comunidad de El Paso no fue la excepción gracias a las acciones heroicas de algunos miembros de su comunidad, quienes marcaron la diferencia en una tragedia que pudo ser mucho mayor.

A pesar de que el heroísmo estuvo presente en numerosas escenas de dolor e impotencia, los paseños Christopher Grant, Gibert Serna, Jimmy Villatoro y Ray García destacan por su valentía.

Christopher Grant

“No creo haber hecho algo extraordinario, cualquier hombre, que realmente es un hombre lo hubiera hecho”, relató el paseño Christopher Grant, desde la cama de un hospital local donde se recupera de las heridas de bala que sufrió a manos del atacante que cobró la vida de 22 personas, y dejó heridos a 24 personas mas.

Grant, de 50 años de edad, tuvo la posibilidad de escapar de la escena tras poner a salvo a su madre, pero decidió regresar a confrontar al tirador que ya cobraba las primeras vidas en un ataque despiadado.

Grant afirmó que el atacante dejaba el paso libre a personas blancas y afroamericanas, y que centró sus disparos a personas de apariencia hispana.

“Soy de El Paso, sé algo de español, y escuchaba a las personas llorando decirle “por favor no me dispare, no por favor”, sostuvo el héroe paseño.

“No soy un jugador de beisbol pero lo seguí y le lancé botellas de soda y me escondí, fue entonces que él me vio y me disparó”, sostuvo.

La distracción que Grant causó en el atacante brindó segundos vitales para que otras personas en el interior de la tienda Walmart pudieran alejarse del lugar y ponerse a salvo.

El agresor acertó en dos ocasiones en la humanidad de Grant, pero la agente Danna Sifford, del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) puso a salvo a Grant, y lo llevó al hospital donde ahora se recupera.

“Cuánto odio debes de tener en tu corazón para hacer eso, para matar niños, no es justo”, dijo el paseño que no dudó en poner en riesgo su vida para tratar de salvar la de otros.

Gilbert Serna

La figura de Gilbert Serna es reconocida en el Walmart de Cielo Vista, donde el graduado de la Bel Air High School ha trabajado desde hace ya 19 años.

La sonrisa amable que se esconde detrás de sus lentes y cabello cano, se tornó en una férrea decisión de ayudar a cientos de personas que se encontraban en su tienda al momento del ataque.

“Por su puesto que tenía miedo, no voy a mentir, pero en ese momento no estaba pensado en mi seguridad, sino en la de todos los demás”, dijo Serna, quien tras escuchar el código marrón en la radio frecuencia interna, supo enseguida qué hacer ante la presencia de un tirador activo.

Armado de valor, Serna hizo que más de cien personas lo siguieron hasta conducirlos a una puerta trasera, y de ahí abrir las puertas de contenedores donde los puso a salvo.

“Lamento mucho el calor que hacía en los contenedores, pero de esta manera estuvieron a salvo del tirador”, afirmó Gilbert.

Esta acción ya de por sí heroica, no fue suficiente para el padre de dos niños, ya que a pesar de escuchar cerca las detonaciones del arma automática, regresó por un costado de la tienda a procurar ayuda.

En el estacionamiento vio a personas heridas, y a otros desorientadas sin saber qué hacer, entre ellas las integrantes de un equipo infantil de futbol que recaudaba fondos frente a la tienda.

“Fue ahí donde vi múltiples víctimas con heridas. Fue una locura”, sostuvo el héroe paseño.

Serna mostró entonces el camino a varias personas rumbo a la tienda Sam’s Club, contigua al Walmart, donde él sabía que se trataba de una zona segura.

“Hay que rezar por las víctimas, donar sangre. Y aunque es cierto que pude estar asustado simplemente no permití quebrarme en esos momentos”, sostuvo.

Jimmy Villatoro y Ray García

Al llegar al estacionamiento de la tienda Walmart, tanto Jimmy Villatoro como Ray García no estaban preparados para enfrentar las escenas de desesperación que había desatado el brutal ataque.

Los lamentos de las personas heridas y la necesidad de evacuar a un grupo de niños escondidos entre los autos hizo que los paseños se armaran de valor en momentos de angustia.

Villatoro recibió la llamada de un amigo que no se encontraba en El Paso, pidiéndole que localizara a su familia que se encontraba en la tienda atacada.

“Llegue a la escena, los policías también estaban llegando, estacioné mi camioneta y corrí al centro del estacionamiento a buscar a los niños”, dijo Villatoro quien localizó a los menores agazapados detrás de unos autos.

“Después de que los subí a mi camioneta y los puse a salvo, ellos me pidieron que regresara a buscar a sus padres que habían sido heridos”, sostuvo Villatoro.

Junto a Ray García, ambos padres de familia regresaron al lugar donde los entrenadores del equipo yacían en el piso, frente a la tienda, en medio de charcos de sangre.

“Cuando llegué a Walmart no sabía muy bien que estaba pasando, y cuando me aproximé al edificio los policías me decían que me retirara, pero yo les dije que buscaba a mis hijos”, afirmó García.

“Fue entonces que vi al coach Memo, herido, y me puse a ayudarlos, afortunadamente también llegó un paramédico que esta fuera de servicio”, sostuvo.

Aunque el sonido de los disparos se había acallado, la conmoción reinaba en el lugar, pero la ayuda de dichos héroes, y la de otros más a los que les cubre el anonimato, lograron que la tragedia no escalara, al adoptar el lema de una ciudad fronteriza y resilente que se une: El Paso Strong, El Paso Firme.

Share this...
Messenger icon
Send message via your Messenger App