EXTIENDEN LA CUARENTENA EN ARGENTINA HASTA EL 16 DE AGOSTO EN MEDIO DE ALZA DE MUERTES Y CONTAGIOS POR CORONAVIRUS

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció este viernes que la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus continuará, por lo menos, hasta el 16 de agosto.

“El mayor problema que tenemos es la circulación, se ha convertido en el mayor enemigo para poder superar esta situación de pandemia”, afirmó el mandatario en conferencia de prensa junto con Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires.

La prórroga se aplica en un momento en el que los contagios y las muertes provocadas por la pandemia registran cifras récord, principalmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) que comparten provincia y capital.

Hasta el momento en el país se reportan 185.373 casos confirmados de coronavirus y 3.466 fallecidos, pero la tendencia es creciente y el principal temor de las autoridades es que los servicios médicos se colapsen. Más allá de la fecha, los anuncios de este viernes no implicaron cambios de fondo a las medidas de apertura, que comenzaron a aplicarse hace dos semanas en medio de las presiones de parte de las y los ciudadanos del AMBA, ya que en esta zona las restricciones eran mayores que las del resto del país, debido a que es el epicentro de la pandemia.

A los servicios esenciales, entre ellos el rubro de alimentación que nunca fue restringido, esta semana se sumó la apertura de peluquerías, zapaterías y tiendas de ropa. Además, se permitió que los corredores salieran a ejercitarse a diario y que los menores de edad pudieran salir a dar un paseo todos los días, acompañados de su padre o de su madre, ya que solo lo tenían permitido durante los fines de semana.

El presidente advirtió que, a pesar de que los casos se concentran en el AMBA, la pandemia ha comenzado a expandirse a otras provincias como Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, y que ya hay focos en Jujuy, Chaco y Río Negro.

Responsabilidad invididual

“Tenemos que llamar la atención porque, como les dije desde el comienzo: estamos enfrentando a un enemigo invisible y el mundo no ha encontrado las armas adecuadas para combatirlo, ni la vacuna ni el medicamento para curar la enfermedad”, señaló Fernández.

A pesar de que muchos minimizan la pandemia del coronavirus, agregó el mandatario, cualquier enfermo padece la enfermedad. El asintomático, porque tiene que guardar cuarentena estricta y el que presenta síntomas, porque debe ser internado.

Fernández subrayó que nadie en el mundo sabe cuándo va a terminar la pandemia, y puso como ejemplo a Europa, en donde están temiendo una segunda ola del virus, a pesar de que parecía que ya estaba controlada.

 

En el caso de Argentina, añadió, en los últimos días se nota que el virus está circulando más, lo que genera internaciones y, lamentablemente, fallecimientos. 

“Empezamos a normalizar los números y estamos descuidando que detrás de los números hay vidas. Cada número tiene un nombre y apellido. Cada número tiene un rostro. No los estoy convocando a corregir una estadística. Los estoy convocando a no contagiarnos y no contagiar, a que lo hagamos por decisión propia”, instó.

También reconoció que para gran parte de la población es complejo el tiempo que ha pasado desde que el 20 de marzo s decretó la cuarentena obligatoria, pero aclaró que hasta ahora nadie le ha presentado una solución mejor para enfrentar la pandemia.

No estamos discutiendo cuán libres somos o cuán presos quedamos de la pandemia, estamos discutiendo el único modo que tenemos para combatir este problema”, aseguró en referencia a las permanentes críticas opositoras que encabeza el expresidente Mauricio Macri, y que critican la supuesta “falta de libertad”.

Para demostrar que el esfuerzo no ha sido en vano, el presidente mostró placas con las cifras de contagios por cada 100.000 habitantes en América, que confirman que Argentina sigue registrando una de las tasas de infección más bajas en la región, a diferencia de Chile, EE.UU., Brasil y Perú, que encabezan este parámetro.

El estatus de Argentina mejora aun más si se mide la tasa de mortalidad cada 100.000 habitantes, pues es de 76, frente al rango de entre 577 y 196 que tienen Perú, Chile, EE.UU., Brasil, México, Ecuador, Bolivia y Colombia.

 
Share this...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *