DEA INVESTIGA AL PRESIDENTE DE HONDURAS

Bogotá— La Administración de Control de Drogas de EU investigó al Presidente de Honduras por tráfico de drogas de acuerdo con documentos judiciales, lo que podría debilitar su control sobre el poder y los mercados.
Hernández y otros ocho fueron los objetivos de una investigación de la DEA que comenzó en 2013 “sobre actividades de gran escala de tráfico de drogas y lavado de dinero relacionadas con la importación de cocaína a los Estados Unidos”, según los documentos presentados por los fiscales ante el Tribunal de Distrito del Distrito Sur de Nueva York.
El documento, presentado el martes, solicitó una orden judicial para obligar a las empresas de tecnología como Apple, Google y Microsoft a entregar información de correo electrónico de ocho objetivos de la investigación, incluido el Presidente Juan Orlando Hernández y el Ministro de Seguridad, Julian Pacheco.
Los fiscales buscaron información no relacionada con el contenido, como los encabezados de/para, de acuerdo con el documento que se presentó como parte de un caso contra el hermano de Hernández, Juan Antonio “Tony” Hernández, a quien las autoridades de los Estados Unidos arrestaron en Miami en noviembre. Él está en espera de juicio.
“Esta investigación, realizada en 2015, mostró que no había motivos para presentar cargos contra el Gobierno hondureño o ninguno de sus asociados cercanos”, declaró la presidencia hondureña.
Por su parte, la DEA no confirma ni niega si las investigaciones están en marcha.
Hernández es un aliado clave de los Estados Unidos en la región, y la Administración del Presidente Donald Trump reconoció su victoria en una votación de 2017 que, según los observadores electorales, era defectuosa.
Las políticas favorables a los negocios de Hernández lo han hecho popular entre los inversionistas extranjeros, y los activos de la nación probablemente se venderán si parece que podría perder su control sobre el poder, dijo Risa Grais-Targow, analista de Eurasia Group.
“Este Gobierno generalmente ha sido muy amigable con el mercado”, dijo Grais-Targow. “Pienso que la Administración de Trump se va a inclinar a seguir apoyándolo, especialmente considerando la incertidumbre sobre cuál sería la alternativa”.
Honduras ya era un polvorín, con frecuentes protestas en las calles y convocatorias a una huelga general, dijo Eric L. Olson, Director de Políticas de la Fundación Internacional de Seattle, una organización benéfica que financia proyectos de desarrollo en América Central.
“Va a agregar combustible al fuego de la polarización, la ira, la frustración que está ocurriendo ahora en Honduras”, dijo Olson en una entrevista telefónica.
Trump dijo en marzo que recortaría cientos de millones de dólares en ayuda a Honduras, Guatemala y El Salvador por no haber frenado la migración a los EU.
Los demócratas de la Cámara de Representantes se han opuesto a los recortes y han introducido una legislación para restablecer la financiación. Honduras ha sido una de las principales fuentes de las llamadas “caravanas” de migrantes que se dirigen al norte a través de México hacia la frontera de los Estados Unidos.