EMPRESARIOS EN SANTA TERESA RECHAZAN NUEVOS ARANCELES

La aplicación de aranceles a las importaciones mexicanas, como anunció el presidente Donald Trump, sería “una catástrofe” para la industria de los Estados Unidos, y en específico para el corredor comercial de Santa Teresa, Nuevo México, afirmó Jerry Pacheco, CEO de la Asociación Industrial Fronteriza.

Pacheco hizo referencia a la medida anunciada por Trump para entrar en vigor el próximo 10 de junio, con una tarifa del 5 por ciento a todas las importaciones procedentes del vecino del Sur, incluidas las operaciones dentro del programa maquilador.

“No es justo que los asuntos de migración y la economía se junten”, dijo Pacheco ante la medida anunciada por el presidente ante la supuesta inactividad de las autoridades mexicanas ante el flujo migratorio proveniente de Centroamérica.

“Santa Teresa es un polo de desarrollo que sería afectado gravemente tan sólo por la amenaza, incluso antes de la implementación de las tarifas”, afirmó Pacheco, quien afirmó que las empresas de la localidad ya toman medidas aceleradas para poder combatir el efecto de las medidas arancelarias.

La Asociación Industrial Fronteriza, con sede en Santa Teresa, Nuevo México, ha mostrado un crecimiento exponencial ante el flujo de importaciones provenientes de México, mismas que generan cerca de 2 mil millones de dólares anuales en la región.

“Simplemente sería algo catastrófico, porque esta medida que aparenta ser una represalia hacia México, en realidad va a afectar al consumidor final de los Estados Unidos, quien será el que vea el incremento de precios por los aranceles”, sostuvo el empresario.

El presidente Trump sostuvo que la medida de aplicar el 5 por ciento de arancel a todas las importaciones provenientes de México serán graduales y en ascenso, ya que para octubre se perfila que dicho arancel sea hasta de un 25 por ciento.

“Vamos a pedir a las empresas grandes, aquellas que tienen una alta actividad importadora, que cabildeen para evitar que se tome esta medida”, sostuvo el líder empresarial.

El puerto fronterizo de Santa Teresa se ha consolidado como el de mayor tránsito de mercancías de Nuevo México, a la par de la creación de un pujante corredor comercial, la construcción de vías férreas y de autopistas, la expansión de las instalaciones de importación de ganado, así como de plantas maquiladoras y de procesamiento de mercancías en ambos lados de la frontera.

“Casi la mitad de las exportaciones estatales totales se generan en Santa Teresa porque estamos muy ligados a la economía mexicana”, sostuvo el empresario.

“Ya hemos estado padeciendo los largos tiempos de espera en el procesamiento de carga, y a eso las empresas se han adecuado, pero una tarifa adicional será un golpe de dimensiones catastróficas, y aunque aún no se implementa las repercusiones ya se están dando”, afirmó Pacheco.