MUERE TRANSGÉNERO BAJO CUSTODIA DEL ICE

Después de padecer los estragos del VIH al estar bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de los Estados Unidos, la migrante transgénero Johana Medina, de origen salvadoreño, falleció el 1 de junio en el Hospital Las Palmas del Sol de El Paso, Texas.

Jonathan Alberto Medina León, de 25 años de edad, y también identificado como Johana Medina, era enfermera certificada, y quien por ser transgénero no pudo ejercer su profesión en El Salvador, por lo que buscó emigrar a los Estados Unidos para reunirse con su familia y trabajar en el campo de la salud.

Sin embargo, la esperanza de revalidar y certificar sus estudios se esfumó al estar presa por más de dos meses y fallecer en espera de una audiencia migratoria para su caso de asilo.

Organizaciones de derechos humanos y en pro de la comunidad LGTB hicieron eco de las noticias dadas por el tío de “Joa” como le llamaban cariñosamente, después de que autoridades del ICE le comunicaron el deceso.

“Lamentamos informar a la comunidad que ICE ha tomado a una más de nuestras hermanas”, dio a conocer el colectivo Diversidad Sin Fronteras, que denuncia las violaciones de derechos contra refugiados LGBTI en las rutas migratorias del Norte y Centroamérica. 

De acuerdo a la activista Grecia, voluntaria de la Casa del Migrante en Ciudad Juárez, Joa estuvo dos meses en un centro de detención de Nuevo México y “desde ya semanas atrás refería problemas de salud”, sostuvo.

Grecia afirmó que el personal del ICE se percató que Johana no reaccionaba, por lo que fue trasladada de emergencia al Centro Médico del Sol en El Paso.

“Lamentablemente hoy (sábado) a las 21:00 horas me llamaron del hospital para avisarme que falleció”, sostuvo la activista, quien acompañó al tío de Johana en las visitas a la unidad de cuidados intensivos del nosocomio.

“Al verla me dije que lo que le había pasado en mayo del año pasado a Roxana le podría pasar a Joa, y así fue”, dijo Grecia al recordar la muerte de Roxana Hernández, quien falleció también bajo custodia del ICE en condiciones que causaron controversia.

De acuerdo a información de familiares y amigos de la migrante salvadoreña, Johana esperó de forma previa cerca de tres meses en Ciudad Juárez por la respuesta a su solicitud de asilo con el folio 7326.

El 11 de abril marcó el destino de la migrante, ya que fue detenida “al ingresar ilegalmente a los Estados Unidos procedente de México en el puente internacional Paso del Norte, y procesada para una deportación acelerada”, informó el ICE en un comunicado, quien la recibió bajo su custodia el 14 de abril pasado.

Aunque Johana Medina era enfermera certificada en El Salvador, su salud se deterioró del 11 de abril al 24 de mayo, ya que de acuerdo al testimonio de amistades ella sabía que la administración de medicamentos vía oral no iba a tener el efecto deseado contra su padecimiento.

“Ella le decía a oficiales del ICE que necesitaba una solución intravenosa, y que incluso ella podía inyectarse a sí misma, pero que necesitaba el medicamento”, refirió OJ Pitaya, activista y amistad de la fallecida.

De acuerdo a un comunicado del ICE, el 18 de mayo se le concedió a Medina la condición positiva de “miedo creíble” en su expediente, elemento crucial en una petición de asilo.

ICE corroboró que el día 22 de mayo se le dio a Medina León la noticia de aparecer en un juzgado frente a un juez.

Posteriormente, el 28 de mayo Johana pidió que se le practicara una prueba de detección del VIH, la cual resultó positiva, de acuerdo a un comunicado oficial del ICE.

De acuerdo a la autoridad fue el mismo 28 de mayo cuando Medina León fue transportada al Centro Médico del Sol en El Paso, Texas, después de que se quejó de dolores en el pecho.

“Ese mismo día, su caso fue revisado y se le procesó para darle libertad condicional”, informó Leticia Zamarripa, vocera del ICE.

“Este es otro ejemplo desafortunado de una persona que ingresa ilegalmente a los Estados Unidos con una afección médica no tratada y no examinada”, dijo Corey A. Price, director de la oficina de campo para las Operaciones de Aplicación de la Ley y Remoción (ERO) del ICE en El Paso. 

“Hay una crisis en nuestra frontera Sur con una afluencia masiva de extranjeros atraídos por las mentiras de los traficantes de personas que se benefician sin tener en cuenta la vida humana o el bienestar”, agregó el funcionario. 

“Muchos de estos extranjeros intentan ingresar a los Estados Unidos con enfermedades no tratadas o desconocidas, que no se diagnostican hasta que son examinados mientras están detenidos”, sostuvo Price.

Por su parte Zamarripa reiteró el cuidado a la atención que se le brinda a los migrantes que son detenidos y puestos a resguardo del ICE.

“Se proporciona atención médica integral desde el momento en que llegan los detenidos y durante toda su estancia”, afirmó la portavoz.

“Todos los detenidos de ICE reciben exámenes médicos, dentales y de salud mental dentro de las 12 horas posteriores a su llegada a cada centro de detención, una evaluación completa de la salud dentro de los 14 días de ingresar a la custodia de ICE o la llegada a un centro, y acceso a llamadas diarias y de emergencia las 24 horas”, afirmó.