ANULAN JUICIO POR HOMICIDIO

El juicio relacionado al asesinato ocurrido en el BarFly en el 2017 fue anulado alrededor del mediodía del lunes.

Moisés Galván, de 24 años, acusado de atacar a balazos a dos hombres y provocar la muerte de uno de ellos a las afueras de un bar, podría pasar hasta 99 años en prisión de ser declarado culpable, una vez que se repita el juicio.

El juicio por la muerte de R.J. Franco fue declarado nulo por el juez Marcos Lizárraga, según los registros de la Corte de Distrito 168 del Condado de El Paso.

La causa, podría venir directamente del fiscal de acuerdo con el expediente, mismo que detalla que fue el fiscal quien hizo una pregunta impropia y, a propósito, hizo la pregunta objetable ante el jurado.

Lo que perjudicó permanentemente en una “cuestión clave del caso”, por lo que podría dañar el veredicto, según los documentos.(Sabrina Zuniga)

Se opone Fiscalía

El juez Lizárraga encontró que en la pregunta se incluyeron declaraciones que no tienen fundamento probatorio para ser admitidas como evidencia. El juez concedió la moción de la defensa para un juicio nulo sobre esa base.

Sin embargo, el fiscal de Distrito, Jaime Esparza, emitió una declaración para manifestar su oposición a la decisión del tribunal.

“La Oficina del Fiscal del Distrito se opone a que el tribunal declare un juicio nulo. La información presentada fue relevante e importante para el jurado. No creemos que el juicio nulo esté justificado. La Oficina del Fiscal del Distrito ha estado y está dispuesta a aprobar el caso”, informó el fiscal.

El tiroteo contra Rogelio Franco y David Ortega, ambos de 22 años, ocurrió el 29 de enero de 2017, alrededor de las 12:08 de la medianoche a las afueras del bar BarFly, ubicado en el 1135 Montwood Drive.

Franco murió en el lugar, mientras que Ortega tuvo que ser trasladado de emergencia al Centro Médico Del Sol ya que presentaba al menos dos impactos de bala, pero logró recuperarse. 

Tras el tiroteo, Galván fue entrevistado por detectives de la Unidad de Crímenes Contra Personas (CAP), y el propio acusado se describió como una persona rara a la que no le gustaba salir. 

Durante la entrevista el acusado comentó que Franco era una “mala persona” y que en una ocasión lo apuñaló por la espalda. 

Según el abogado defensor, Francisco Macías, la forma de ser de su cliente fue supuestamente aprovechada por Franco para molestarlo y atacarlo junto con otros miembros de su pandilla. 

“El señor Galván puede mostrarles las cicatrices de las puñaladas”, dijo el abogado. 

Durante los tres primeros días del juicio ha tratado de convencer al jurado de que Galván actuó en defensa propia, ya que aparentemente él y Franco tenían problemas desde 2013.

Según el abogado de Galván, la nueva fecha del juicio será el próximo 6 de agosto del presente año.