ACUSADO DE MASACRE EN THANKSGIVING COMPARECE EN CORTE

El acusado de la masacre del Día de Acción de Gracias, Jason Aaron Gibson de 38 años, originario de Mesa, Arizona y que pudiera enfrentar la pena de muerte, fue presentado en Corte ayer para escuchar los cargos que se le imputan por irrumpir en una vivienda en el Noreste de la ciudad y quitarle la vida a dos personas.

Tras ser aprehendido en la ciudad de Daytona Beach en Florida y trasladado a esta ciudad para ser enjuiciado, Gibson fue recluido en la Cárcel del Condado donde esperó el inicio de su juicio enfrentando cargos por homicidio capital, un delito castigable con la pena de muerte y dos cargos más por agresión agravada con un arma mortal.

El Día de Acción de Gracias del 2018, Gibson entró a la vivienda de la familia Salas, ubicada en la cuadra 8400 Signal Peak, esquina con Hércules en el Noreste de El Paso.

Eran las 4:00 de la tarde cuando se reportaron diversos disparos de arma de fuego en el domicilio de los Salas.

Gibson entró al domicilio de los Salas sin motivo aparente y disparó sin piedad a la familia, privando de la vida al padre y dejando en terapia intensiva a la madre, al igual que a uno de los hijos.

Tras arribar a la vivienda, elementos de la Policía de El Paso (EPPD) encontraron el cuerpo de Juan Pablo Salas, de 58 años de edad, con múltiples heridas de bala.

También se encontraron con Lorena Salas, quien fuera esposa de Juan Pablo, con lesiones de gravedad, a ella le disparó en un ojo.

El hijo, identificado como Jonathan, de 24 años, también resultó lesionado y perdió la vida luego de que lo desconectaran de los aparatos que lo mantenían respirando.

Gibson se dio a la fuga luego de cometer los actos violentos.

Las víctimas de la masacre de El Paso no fueron las únicas que sufrieron a manos de Gibson.

Aparentemente antes de que el sujeto atacara sin piedad a los Salas, entró a una casa en la ciudad de Las Cruces golpeando a un hombre de la tercera edad entre la noche del 21 y la mañana del 22 de noviembre.

Danny Trujillo, vocero de la Policía de Las Cruces (LCPD), dio a conocer que Gibson entró a una casa móvil ubicada en el 1300 de la calle Wolf Trial, la cual habitaba un hombre de 86 años, a quien Gibson le aplicara una paliza brutal.  

Alrededor de las 11 de la mañana del 22 de noviembre la hija de la víctima y una amiga, ambas de 64 años, acudieron a recoger al adulto mayor para celebrar el Día de Gracias con familiares, según LCPD.

Cuando las mujeres entraron a la vivienda del hombre mayor se encontraron con Gibson, quien las amenazó con un arma de fuego y una pistola taser.

Según declaraciones de las víctimas, Gibson obligó a la hija del hombre a que amarrara a la otra mujer con una cinta adhesiva metiéndola al baño donde se encontraba el hombre mayor sangrando.

Gibson obligó a la hija de la víctima a que lo llevara en su auto hasta El Paso y lo dejara por la avenida Hércules.

Ya cuando dejó a Gibson, se regresó a Las Cruces y pidió ayuda durante su trayecto para que auxiliaran a su amiga y a su padre.

Trujillo declaró que cuando la mujer se enteró de lo ocurrido con la familia Salas dio aviso a las autoridades de dónde había dejado a Gibson.

Fue entonces cuando LCPD avisó a los investigadores de la Policía de El Paso y se giró una orden de arresto nacional en contra de Gibson.

Después de cometer los actos atroces Gibson se fugó a Florida donde se logró su captura luego de una intensa persecución policiaca.

Gibson fue arrestado el martes 26 de noviembre del 2018 por elementos del U.S Marshal en Daytona Beach alrededor de las 5 tarde en la avenida Palmetto y el bulevar West International Speedway.

Tras ser arrestado en Florida, Gibson fue entregado a la Policía de El Paso en donde es juzgado por un cargo de homicidio capital y dos cargos más por agresión agravada con un arma mortal.

Gibson se encuentra detenido y en espera de juicio para conocer si se le aplicará la pena de muerte.