LA DESPEDIDA DE JOSÉ JOSÉ EN BELLAS ARTES

Las puertas del Palacio de Bellas Artes se abrieron de par en par para recibir el féretro de José José, ante la presencia de miles de fanáticos, amigos cercanos y seres queridos. Sus hijos mayores, José Joel y Marysol Sosa, junto a su madre, Anel Noreña, formaron parte del cortejo fúnebre que partió del aeropuerto al recinto cultural ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México, al que arribó la carroza poco después de las diez de la mañana, en medio de una ola de aplausos y vítores a quien hoy es considerado uno de los máximos intérpretes mexicanos. Y como debía ser, a su llegada, el ‘Príncipe de la Canción’ fue recibido con una emotiva despedida musical presidida por la Orquesta Sinfónica Nacional, que interpretó aquellos temas que, en su voz, se consolidaron como esenciales en el repertorio musical mexicano.

José José homenaje en Bellas Artes

Orgullosos de rendir a su padre esta despedida, José Joel, Marysol Sosa y su exesposa Anel, formaron parte de la primera guardia de honor, al mismo tiempo que sonaba el tema de apertura, el clásico de Roberto Cantoral, la Nave del Olvido, una de las interpretaciones más representativas en la exitosa trayectoria de José José. De esta manera, se encumbró la llegada del ‘Príncipe’ a su país, tras un periodo de más de un año y medio desde que dejó México para residir en la ciudad de Miami, en donde pasó los últimos días de su vida, alejado del ojo público y manteniendo bajo estricto hermetismo todo lo relacionado con su ámbito personal.

Para este recibimiento, el Palacio de Bellas Artes fue decorado de manera extraordinaria, -como suele suceder cuando se despide a los máximos exponentes de las artes y la cultura del país-, con una alfombra roja sobre la escalinata principal y un par de coronas de flores blancas en ambos extremos del féretro, además de una fotografía de gran formato en la que aparece un José José sonriente, en blanco y negro, con una frase que hoy quedará entre los recuerdos más entrañables de sus admiradores: “Qué triste fue decirnos adiós”, del tema musical que lo encumbrara en la década de los setenta, El Triste. En ese mismo espacio se leen las fechas de su nacimiento y muerte: 1948 – 2019. 

José José

Precisamente, los acordes de El Triste sonaron en un momento de esta despedida, al mismo tiempo que diversos personajes, tanto del mundo artístico como de la política hacían guardia de honor, entre ellos la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, los cantantes EmmanuelDulceLucía Méndez y otros, quienes mantuvieron una amistad entrañable con el cantante. Entre el reportorio elegido para este homenaje tampoco pudieron faltar temas como Regálame Esta NocheAlmohada, Tu Primera Vez y Lo Que No Fue No Será, con la participación del Cuarteto Saloma, el Ensamble de la Escuela del Mariachi Ollin Yoliztli, de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, así como de los Solistas integrantes del Estudio de la Ópera de Bellas Artes. Cabe destacar que uno de los momentos apotéosicos se vivió al interpretar el tema Lo Pasado Pasado, el cual se encumbró con los aplausos de los asistentes, que al mismo tiempo expresaban la frase: “Te queremos José”.  

Pero no puede quedar fuera otro de los inolvidables momentos de la ceremonia, cuando Marysol, enteramente afligida, se acercó al féretro de su padre con su pequeña hija Elena en brazos, para lanzar una flor al ataúd dorado. Mientras tanto, los fieles fanáticos caminaron al pie del ‘Príncipe’ a quien dedicaron algunas porras y mensajes de amor, sin perder la oportunidad de grabar con sus teléfonos celulares las últimas imagenes del ídolo, cuyos restos descansarán en el Panteón Francés, junto a los de su madre Margarita. 

José José Bellas Artes

Y mientras a las afueras de Bellas Artes los fanáticos no paraban de llegar con pancartas, fotografías y con los discos más representativos de su trayectoria musical, sonaron los acordes de Las Golndrinas, tema con el que se despidió a José José, al mismo tiempo que su familia y los más cercanos rindieron un fuerte aplauso. Las lágrimas y el sentimiento estuvieron a flor de piel, en un capítulo de esta emotiva y esperada ceremonia. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *