INTENSIFICAN REVISIÓN DE CELULARES EN PUENTES

Las revisiones a teléfonos celulares de viajeros que cruzan la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso son cada vez más frecuentes.

De esto dan cuenta no sólo los testimonios de residentes de la región que atraviesan de México a Estados Unidos con regularidad, sino también datos oficiales del Gobierno federal así como denuncias de defensores de libertades civiles, quienes advierten posibles abusos a derechos humanos.

Las búsquedas incluyen a ciudadanos estadounidenses y residentes legales que regresan a sus hogares de viajes al extranjero, así como a visitantes y nuevos inmigrantes.

El procedimiento no es nuevo, ya que así lo estipulan leyes en los límites internacionales y las costas de EU.

Sin embargo, los entrevistados coinciden en que los casos se han disparado después del ascenso de Trump al poder.

El asesor legal de la Unión de Libertades Civiles (ACLU), Hugh Handeyside mencionó casos de presuntos abusos de autoridad por parte de oficiales federales.

“Están fuera de control, hemos registrado casos en que un oficial o incluso su supervisor va más allá de sus límites, abusan de su autoridad y violan los derechos de los viajeros”, dijo Handeyside.

Un reporte del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) registra que cerca de 15 mil dispositivos electrónicos -entre teléfonos celulares y tabletas han sido revisados en la frontera durante los últimos seis meses. En el 2015, las revisiones de este tipo fueron cinco y en el 2016 alrededor de 25 mil.

El Gobierno sostiene que las protecciones legales que prohíben las inspecciones sin orden judicial no se aplican en las fronteras, y aunque los grupos ciudadanos no están de acuerdo, los agentes fronterizos pueden acceder a teléfonos o computadoras, según ACLU.

Casos locales 

Pedro Rosales es residente temporal en el país, obtuvo su documentación a través de su esposa, con la que lleva un año de casado. Rosales cruza continuamente la frontera por el Puente Internacional Santa Fe, en el Centro de El Paso.

El martes cuando cruzaba de regreso a su casa le tocó desbloquear el celular para que un agente migratorio tuviera acceso al electrónico.

“Nunca me había pasado pero no me asusté no tenia nada qué esconder. Le quité la contraseña al teléfono, el oficial lo tomó en sus manos y ni lo miró. Me lo devolvió enseguida¨, dijo Rosales.

Amanda Rico, de origen mexicano y con una visa láser  –tarjeta de cruce de turista– cruzó el día de ayer el puente Santa Fe y también tuvo que mostrar su celular a pedido del oficial migratorio.

“A mí me lo han pedido un par de veces desde que tengo visa hace como seis años y siempre muestro el celular sin problemas. Pero esta vez me enojé mucho porque el oficial dijo “a ver si me encuentro un mensaje de su querido que tiene en El Paso¨, contó Rico.

“Yo le dije muy indignada, creo que mi vida privada o si tengo o no un querido no es asunto de seguridad nacional, sólo de mi esposo y yo, con él llevo 32 años casada”.

Johny Lazcano, de 23 años de edad y ciudadano estadounidense, contó que en el Puente Libre (Córdova de las Américas) un oficial le pidió su teléfono celular para revisión, le preguntó que si tenía algún problema si miraba su contenido y al responder negativamente lo devolvió sin profundizar en la revisión.

“Nunca entendí para qué quería el celular el oficial porque nunca lo miró. Mi impresión era que me quería probar y como le dije que no había problema decidió dejarme pasar y ya¨, dijo Lazcano.

Asunto de seguridad

CBP explicó a través de un comunicado nacional que el aumento “de las búsquedas de dispositivos electrónicos está impulsado por la misión de la agencia de proteger al pueblo estadounidense y hacer cumplir las leyes de la nación en esta era digital”.

“CBP ha adaptado y ajustado sus acciones para alinearse con las amenazas actuales. Las búsquedas fronterizas de dispositivos electrónicos por CBP han dado como resultado pruebas útiles para combatir la actividad terrorista, la pornografía infantil, las violaciones de los controles de exportación, las violaciones de los derechos de propiedad intelectual y el fraude de visados”, dijo la agencia.

A pesar del reporte los funcionarios de CBP no han informado cuántas de las búsquedas han involucraron potenciales actividades terroristas o qué porcentaje de los que estaban sujetos a la búsqueda eran ciudadanos estadounidenses. Por lo general, la incautación comprende una comprobación rápida, pero CBP también tiene la potestad de retener el dispositivo para una búsqueda forense más completa. ACLU también aseguró las modalidades de revisión de los agentes de CBP “están pisando terreno peligroso y se prevé un aumento en demandas en contra de la agencia”.

En total CBP registró alrededor de 14 mil 993 dispositivos electrónicos entre el 1 de octubre y el 31 de marzo. Este es un número mucho más alto que los ocho mil 383 registrados en el mismo período anterior.

HAZ TU COMENTARIO

Click here to post a comment