LEGALIZACIÓN DE MARIGUANA MÁS CERCA

Posted by  admin   in       1 week ago     9 Views     Leave your thoughts  

Desde el cielo parecen huertos de cítricos, plantas de hermoso color esmeralda perfectamente alineadas entre las colinas del norte de California.

Sin embargo, una tarde reciente, conforme un helicóptero de reconocimiento de la Policía se acercaba para poder ver mejor, el fuerte olor de las plantas de mariguana inundó la cabina, elevado por el viento a 250 metros desde la superficie.

“Todo eso es mariguana”, gritó el oficial de la oficina del jefe de Policía del condado de Mendocino a través del intercomunicador del helicóptero. “No pertenece al programa”.

Más de nueve meses después de que California votó para legalizar la mariguana de uso recreativo, solo una pequeña parte de las decenas de miles de agricultores de cannabis al norte de California se han afiliado al programa, según informes de los agentes del orden público y los agricultores de cannabis.

A pesar de la promesa de un mercado legal, muchos agricultores permanecen ocultos, lo que pone en duda la promesa de una cascada de miles de millones de impuestos para el estado y una transición sin problemas al mercado regulado.

Al mismo tiempo, el daño ecológico y el crimen asociado con el negocio ilegal de cannabis continúan afianzados en el estado a pesar de la legalización, dicen los agentes del orden.

“Sé que los números no se ven muy bien; hay muchos que no están cooperando”, dijo Hezekiah Allen, el director ejecutivo de California Growers Association, un grupo defensor de la mariguana. “La gente está perdiendo fe en el proceso”.

California, que según un estimado produce siete veces más mariguana de la que consume, quizá continuará exportando –ilegalmente— a otros estados. En parte, esto se debe a que hay un gran incentivo para mantenerse en el mercado negro: la mariguana en la costa este se vende a un precio mucho más alto que en California.

Hay pocas áreas que puedas visitar en el condado que no tengan mariguana; está por todas partes”, dijo Bruce Smith, un teniente de la jefatura de Policía en el condado de Mendocino y quien dirige los esfuerzos del condado para cerrar todos los cultivos de mariguana ilegales. “La gran mayoría no cuenta con el permiso”.

El condado de Mendocino ha recibido 700 solicitudes de permiso para cultivar mariguana, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Mendocino. Es tan solo una fracción de los miles de productores en la zona.

“Hay gente que ha estado operando durante dos décadas con quizá algo de supervisión local, y algunos sin supervisión alguna”, dijo Lori Ajax, el jefe de la Agencia de Control de Cannabis del estado. “Queremos darle primero a la gente la oportunidad de entrar al mercado regulado. Y después se tomarán medidas para exigir el cumplimiento.”

La medida para la legalización de noviembre, Proposition 64, despenalizó la posesión de cantidades pequeñas de mariguana, permitió a la gente a tener hasta seis plantas en casa y estableció reglas para la venta y cultivo de plantas reguladas, con lo que se trata de dar fin a dos décadas de un sistema de cannabis con fines médicos independiente y en gran parte sin normatividad. El castigo por cultivar o por estar en posesión de grandes cantidades de mariguana sin atenerse a las normas bajó de categoría de delito grave a delito menor.

Con base en la información de varias agencias estatales y de condados, Allen, de la asociación de productores, estima que más o menos el 11 por ciento de los productores –cerca de 3 mil 500 de los 32 mil ubicados en el Triángulo Esmeralda, que cubre los condados de Mendocino, Humboldt y Trinity— han solicitado el permiso. La mayoría están desalentados por la cantidad enorme de papeleo para obtener el permiso, las cuotas y los impuestos, comentó.

Los críticos consideran que los creadores de la ley quizá hicieron mal sus cálculos porque muchos productores dicen que hay muy pocas ventajas en obtener un permiso. Si se mantienen fuera del sistema, enfrentan penas menos severas y evitan pagar impuestos, cuotas y el costo de cumplir con normas ambientales.

“Podrías tener 500 kilogramos de mariguana en tu cuarto de hotel ahora mismo y serías inculpado solo por un delito menor”, dijo Thomas D. Allman, el jefe de Policía del condado de Mendocino. En un reducido número de casos, los traficantes podrían ser acusados de conspiración, lo que sí se considera un delito mayor.

David Eyster, el fiscal de distrito de Mendocino, dijo que el surgimiento del negocio de la mariguana ha traído consigo violencia criminal, lo que al parecer no se eliminará pronto.

Entre los casos que lleva están el de un robo y la muerte a cuchilladas de un agricultor; el asesinato de un hombre en una granja de mariguana perpetrado por un compañero de trabajo que usó un bate de béisbol; un asalto a mano armada en una zona remota por hombres que se hicieron pasar por agentes del orden público; y el robo cometido por dos hombres y un joven que estaban como invitados en una comida al aire libre, quienes  apuntaron con armas a sus anfitriones y se fueron con cuatro kilogramos de mariguana.

“La gente de las grandes ciudades no se da cuenta de que allá en las áreas rurales donde se cultiva la mariguana la gente sufre asaltos, secuestros y en algunos casos asesinatos”, dijo Eyster.

California tomó un camino distinto al de Colorado, el primer estado en legalizar la mariguana, donde la posesión de grandes cantidades de cannabis irregular continúa catalogada como un delito grave y el mercado negro es mucho menor, según Sean McAllister, un abogado especializado en cannabis en ambos estados.

“Como alguien que vivió la transición en Colorado, cuando llegué a California me quedé asombrado de ver que la gente en la industria parece muy poco preparada para la transición”, dijo McAllister.

Los oficiales de Policía en el condado de Mendocino dijeron que su prioridad era perseguir a la gente que causa daño ambiental o que cultiva en terrenos públicos. Hasta el momento, este año han hecho redadas en 74 lugares y han eliminado más de 90 mil plantas. Las parcelas ilegales son identificadas desde helicópteros y después destruidas por un convoy de policías fuertemente armados y una trituradora de plantas jalada con una pickup. “Creo que todos estamos de acuerdo en que el fumador de mariguana promedio no debería estar en prisión”, dijo Shannon Barney, un teniente en el Departamento de Policía de Mendocino, quien ayudó a dirigir una redada en agosto que terminó en la destrucción de más de 800 plantas. “Sin embargo, pienso que también pueden estar todos de acuerdo en que el castigo para un verdadero traficante necesita ser más severo”.

Los productores a pequeña escala han plantado mariguana en las profundidades del bosque del Triángulo Esmeralda durante décadas. Sin embargo, en años recientes el norte de California ha observado lo que se denomina como una “fiebre verde” de emprendedores específicamente motivados por las ganancias monetarias y muchas veces con poco respeto por el bosque famoso por sus secuoyas gigantes.

El negocio de cannabis ha atraído a inversionistas y productores de todo el mundo: búlgaros, rusos, chinos, hmongs, jamaiquinos y mexicanos.

El sistema de licencias del estado no dará inicio sino hasta enero y la mayoría de los condados aún están aceptando las solicitudes, así que es posible que más productores escojan entrar al mercado legal.

No obstante, Allen, de la asociación de productores, dijo que ya había una gran razón para preocuparse. Con los niveles actuales de participación, dijo, quizá no haya suficiente mariguana regulada para cubrir todo el mercado legal, una situación muy paradójica en un estado que es por mucho el mayor productor de cannabis.

Los productores de California se quejan de que el proceso de legalización ha sido opaco y confuso. Durante las dos últimas décadas los productores operaron bajo un sistema poco regulado de colectivos que cultivaban cannabis para uso medicinal. La legalización ahora trae una avalancha de regulaciones aceptadas por pueblos, condados y el estado.

Mientras sus plantas de más de dos metros de alto iban en camino a la trituradora, un productor que dijo llamarse Chris y no quiso dar su apellido, dijo que no hizo el esfuerzo de obtener un permiso porque pensó que podía cultivar 25 plantas y aún estar dentro de la ley.

“Esto había sido una experiencia muy pacífica hasta hoy”, dijo. “Simplemente destruyeron todo el jardín en el que había estado trabajando desde febrero”.

En varias categorías criminales –crímenes violentos, robos, asalto agravado y asesinato, por ejemplo—, el Triángulo Esmeralda está cerca del primer lugar de la lista de los condados de California más azotados por el crimen.

El índice de crímenes violentos en el condado de Mendocino es siete veces más alto que en el condado Los Ángeles, según datos del FBI de 2015, el último año disponible. Como aclaración, los crímenes son mayores estadísticamente en Mendocino porque su población es tan solo de 87 mil habitantes.

El mercado negro prevaleciente también es una preocupación para los ambientalistas, quienes dicen que la mariguana cultivada de manera ilegal en bosques públicos se inserta en las laderas de las montañas, extrae agua de los arroyos y se rocía con pesticidas que contaminan el agua. Al final de la temporada, muchas veces los agricultores dejan en el bosque toneladas de basura.

“Es una pena ver cómo mi industria degrada la tierra”, dijo Eli Scislowicz, el gerente de una empresa de cannabis en Nevada que trabajó muchos años en California. Sí hay productores de mariguana que se preocupan por el medioambiente, dijo. “Pero también hay muchos actores irresponsables que han envenenado el suelo”.

En la California ambientalista, los policías dijeron que era mucho más probable que fueran procesados por contaminación o por daño a la tierra que por posesión.

“Hay un romance con la mariguana. La gente piensa que es una hierba inocua”, dijo el jefe de Policía Allman. “Sin embargo, los delitos ambientales enojan a la gente”.

El olor tan fuerte de las plantas, que se puede percibir a decenas de metros de distancia, también es una gran molestia para los residentes; las quejas por los olores son las llamadas relacionadas con la mariguana que con más frecuencia recibe la Policía en Mendocino, dijo el teniente Smith.

Cultivar mariguana está tan arraigado en el Triángulo Esmeralda que los agentes policiacos locales creen que los esfuerzos para regular la industria en el estado son una lucha cuesta arriba.

“He arrestado abuelos, padres y nietos en años distintos por cultivar mariguana en la misma propiedad”, dijo el jefe de Policía Allman. “Es como un asunto generacional, casi como el whisky ilegal. La gente piensa: ‘¿Por qué necesito un permiso? Mis padres no tuvieron que pedirlo y ciertamente mis abuelos no lo necesitaron’”.

About  

No Comments

No comments yet. You should be kind and add one!

Leave a Reply

You can use these tags:   <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>