EL PASO

MÁS RASTREO DE INMIGRANTES CON E- VERIFY

El uso del sistema de verificación de estatus migratorio E-Verify va en aumento en Texas, de acuerdo al Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

E-Verify, un programa electrónico creado hace 21 años, ha resultado controversial, porque a decir de críticos como la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), es un sistema que comete errores, costándole el empleo a trabajadores elegibles, y es una herramienta para discriminar.

En El Paso son 745 las instituciones y empresas registradas al programa, incluyendo los tres distritos escolares y algunas esferas de Gobierno, mas no el Ayuntamiento ni el Gobierno del Condado.

Hace tres años eran sólo 589 las entidades locales adscritas a E-Verify, por lo cual el padrón ha aumentado en un 26 por ciento en ese corto tiempo.

“Nosotros no utilizamos E-Verify. Utilizamos la forma I-9 porque es efectiva y porque hasta ahora no hemos tenido ningún problema”, explicó Irma López, portavoz de la Ciudad de El Paso.

La I-9 es un formulario de USCIS en el que el solicitante declara al empleador –y al Gobierno– que es elegible para trabajar. A diferencia, E-Verify es un sistema electrónico que compara la información del postulante con las bases de datos del Seguro Social y el Departamento de Seguridad Nacional.

Para Arwen FitzGerald, portavoz de USCIS en Texas, el programa E-Verify continúa creciendo rápidamente en todo el país.

A partir del 5 de febrero de 2018 la cantidad total de empleadores registrados para E-Verify fue de 767 mil 793. En el año fiscal 2018, que comenzó el 1 de octubre, el promedio semanal de nuevos empleadores registrados ha sido de mil 359, informó FitzGerald.

Hasta ahora durante el año fiscal 2018, se han realizado 12 millones 419 mil 815 consultas a través del sistema.

 

Herramienta para excluir a indocumentados

Actualmente, en un momento crucial en el debate nacional sobre inmigración, resurge entre algunos legisladores la iniciativa de implementar el E-Verify como un arma clave para desalentar la inmigración ilegal.

Algunos republicanos han indicado que tienen la intención de hacer del programa un tema clave ya que el Congreso en las próximas semanas discutirá enérgicamente el futuro de la inmigración, incluidos los ‘dreamers’.

Algunos expertos en inmigración sostienen que E-Verify suena como una solución sensata, pero es considerada una estrategia política, con muchas fallas que en la mayoría de los casos permite a los empleadores continuar contratando trabajadores indocumentados con menores repercusiones.

Alex Nowrasteh, analista de política de inmigración en el Centro para la Libertad y Prosperidad Global del Instituto Cato, dijo que “una gran parte de los empleadores todavía no usan E-Verify para nuevas contrataciones” porque saben que las auditorías gubernamentales de las formas de papel tradicionales son muy pocas y distantes.

Arthur Christopher Cepeda, analista político de la Universidad de Texas en El Paso, considera que el escrutinio y el control es poco a pesar de que hay registros de que las auditorías de las formas I-9 se dispararon durante la administración Obama, con un promedio de 2 mil lugares de trabajo en el país, incluidos algunos inscritos en E-Verify, que fueron auditados durante los ocho años de su administración.

“Cuando USCIS dice que se han realizado más de 12 millones de consultas de E-Verify suena como que es muchísimo, pero en realidad cuando hay más de 18 millones de negocios, estas búsquedas sólo son un fragmento”, dijo Cepeda.

La razón de la baja tasa de participación, según el analista, es que el programa es voluntario en la mayoría de los estados. Es obligatorio a nivel nacional sólo para las empresas que han sido sorprendidas contratando inmigrantes indocumentados.

Las empresas que no lo usan requieren que los solicitantes de empleo completen los formularios I-9 para verificar la elegibilidad laboral. Los empleadores deben certificar que los documentos proporcionados por el solicitante “parecen” ser genuinos.

El Instituto Cato argumenta que “E-Verify existe simplemente porque permite a los políticos afirmar que Estados Unidos es duro con la inmigración”.

categories
EL PASO

Deja un comentario