NIEGAN FIANZA A PADRE ACUSADO DE SECUESTRO TRAS AMENAZAS

Una juez federal le negó el miércoles la fianza al hombre acusado de secuestrar a su hijo en el 2005, y de amenazar tanto a su segunda esposa como a un agente del Buró Federal de Investigaciones.

La juez Ann Berton aceptó la petición de la Fiscalía Federal de negar fianza a Juan Carlos Ruffier, de 46 años, debido a que “continúa siendo un peligro” para las personas involucradas en el caso.

La Fiscalía presentó en la audiencia pruebas impresas de mensajes de texto, e-mails y correos de voz presentados por el agente del FBI James A. Reinking en los cuales el acusado presuntamente mandó –entre noviembre del 2005 y abril del 2006– una serie de insultos y amenazas en contra de su segunda ex esposa, Wenda Ferrell, y del agente Reinking.

“La actitud del acusado no ha cambiado a pesar de que estos cargos se hicieron hace 11 años. Él (Ruffier) continúa con la misma actitud amenazante hacia los implicados”, dijo la fiscal Debra Kanof.

Entre los mensajes revelados, el testigo mencionó que Ruffier había escrito en un e-mail “Te juro que te puedo matar” y en otro de ellos “Quiero la cabeza de Reinking”, además de haber amenazado con iniciar “una guerra en su contra”, todo esto a finales del 2005 y principios del 2006.

La Fiscalía argumentó que aún con el paso de los años, dicha actitud no ha cambiado, debido a que Ruffier, justo un día antes de entregarse a las autoridades estadounidenses el pasado 7 de marzo, escribió en su página de Facebook: “Bueno amigos… Llego la hora. A la guerra!” (sic.)

Kanof también mencionó que el acusado cuenta un récord criminal en El Paso por violencia familiar en contra de sus dos ex esposas, alegando que una de ellas en ese entonces, Wenda Ferrell, se encontraba embarazada de su segundo hijo.

“No sabemos si vive una vida perfecta o no, no sabemos si el señor Ruffier ha sido un buen ciudadano en todo este tiempo después de haber golpeado a dos diferentes esposas. Además si él (Ruffier) se entregó con el único motivo de enfrentar a la justicia, ¿por qué lo hizo 12 años después?, ¿por qué no lo hizo desde el inicio de los cargos?”, argumentó Kanof.

La fiscal alegó que Ruffier no se hubiera entregado a la autoridad estadounidense si hubiera estado al tanto de los demás cargos que afrontaba.

Ruffier cuenta actualmente con seis cargos federales en su contra, entre estos el de secuestro internacional de un menor, amenazas directas a un oficial federal, obstrucción a la justicia y dos de mal uso de comunicaciones interestatales, mismas que especifican que amenazó a un testigo.

La defensa habla

Dentro de los argumentos de los abogados de Ruffier, mencionaron que los demás cargos aparecieron justo después de que el acusado se separara de su segunda ex esposa, y que el secuestro de su hijo, (mismo que fue el principal cargo e inicio del caso) “dejó de ser importante de repente”.

La implicación es que algunas acusaciones tienen un tinte personal.

“Mi cliente cuenta actualmente con la custodia de su propio hijo, misma que fue delegada por su madre (Olga Ruffier), quien reside en Rusia. El menor vive en El Paso con sus abuelos maternos, estudia aquí en la ciudad con una visa de estudiante. Todo lo que mi cliente necesita y quiere esta aquí, en su hogar”, comentó Manuel Acosta, abogado de Ruffier.

“Creemos que se presentan estas evidencias, como método de barrera para que el señor Ruffier no pueda ponerse en contacto con su segundo hijo, además de que se busca impedir que él pueda residir aquí”, expresó.

Anteriormente, la representante legal de Ruffier en Argentina, Marisa González, comentó a El Diario que “creían que era algo personal’, ya que se sospechaba que Wenda Ferrell, (segunda ex esposa), mantenía una relación personal con el agente Reinking.

Reinking, dentro de su testimonio el día de ayer, argumentó que sí “se comprometió” con Ferrell, y que toda la evidencia que presentó era proporcionada directamente por manos de ella.

“Ella recolectó desde años atrás todas estas evidencias, las imprimió y me las entregó a mí cuando el acusado hacía estas amenazas directas a mi persona, a Wenda y a los padres de ella”, comentó Reinking.

Reinking dijo que había conocido a Ferrell, cuando ella atestiguó en contra de Ruffier, después de que éste la agrediera físicamente estando embarazada.

Empero, Reinking manifestó que él no estaba al tanto que Ferrell solía ser la abogada defensora de Ruffier cuando se peleaba la custodia del primer menor, hijo de Juan Carlos y Olga Ruffier.

“El padre de mi cliente es un reconocido cardiólogo, además el tiene problemas en el corazón, lo cual sería fantástico si él pudiera quedarse aquí, sus hermanos y la gente que quiere están aquí. No habría razón para irse”, comentó.

Sin embargo, la juez Berton determinó que Ruffier era considerado “belicoso” hacia la investigación, por lo tanto la fianza fue denegada y el caso entró en receso hasta que se fije una nueva audiencia.