EL PASO

NO RENUNCIÓ JEFE ESCOLAR DE EPISD

 

Una de las vocales del Distrito Escolar Independiente de El Paso solicitó ayer formalmente la renuncia del jefe de escuelas de EPISD por ‘inmoral’ y presuntamente mentirle a la mesa directiva.

Sin embargo, el superintendente Juan Cabrera no sólo sobrevivió la moción fallida de la vocal de la mesa, Susie Byrd, sino que al final de la junta de ayer del EPISD se fue a su casa con una extensión laboral hasta el 2023.

En enero del 2017, Cabrera había recibido un aumento de sueldo de 45 mil dólares y un contrato de cinco años. El funcionario gana más de 303 mil dólares anuales. La extensión de ayer, de un año, no implica nuevo aumento de sueldo, dijo el vocero del Distrito Escolar, Gustavo Reveles.

El voto de 4-2 a favor de la extensión reflejó la división latente minutos antes en la reunión de la mesa directiva, relacionada con una importante campaña política en la región.

Todo comenzó cuando Byrd pidió que se aplazara por un mes el tema, para resolver serias inquietudes de su parte, y al no lograr apoyo, acusó a Cabrera de cometer irregularidades.

Al momento de exigir la renuncia de Cabrera, Byrd citó dos cláusulas del reglamento interno administrativo de EPISD: comisión de ‘actos de inmoralidad’ y ‘malinterpretación consciente ante la mesa directiva’.

La supuesta mala conducta del superintendente se relaciona con una queja interpuesta en contra de Byrd.

Aunque Byrd no dio detalles sobre tal queja, la vocal ha sido blanco de cuestionamientos sobre su participación en la campaña de Verónica Escobar, candidata al Distrito 16 del Congreso, que comprende la mayor parte de El Paso.

Mickey Loweree, otro vocal de EPISD, recientemente denunció ante una televisora paseña un presunto ‘conflicto de intereses’ por parte de Byrd, al fungir como directora de campaña de Escobar.

Igualmente, Byrd hace unos meses acusó al superintendente Cabrera de solicitar inapropiadamente fondos para la campaña de la rival de Escobar, Dori Fenenbock.

Fenenbock es la ex presidenta de la mesa directiva del EPISD y Cabrera ha admitido públicamente que ambos son amigos. Sin embargo, el superintendente ha precisado que no forma parte de la campaña de Fenenbock.

Adicionalmente, Byrd fustigó ayer a Cabrera por el manejo de contratos a terceros, lo cual derivó en una auditoría.

“Nuestro superintendente se condujo durante su puesto administrativo en una forma no ética, misma que se encontró después de una auditoría que la mesa directiva realizó. Me opongo a quedarme callada y a no dar a conocer la forma en la que él se maneja”, dijo Byrd en entrevista a El Diario de El Paso.

En relación a su participación en la campaña de Escobar, Byrd prefirió no emitir comentario alguno, por recomendación de su abogado.

 

“Dimes y diretes”

 

El vocero del distrito escolar dijo no poder hablar sobre comentarios hechos por miembros de la mesa directiva, quienes son electos por voto directo del público.

Pero la candidata Fenenbock envió un comunicado a los medios locales.

En su versión, Fenenbock expresa que Escobar contiende en una plataforma de “corrupción y obstrucción a la transparencia en el Gobierno”.

“Hoy supimos que Escobar le está pagando a Susie Byrd 60 mil dólares al año para gestionar su campaña y para que la AFT (Federación Americana de Maestros) y la Asociación de Docentes de NEA respalden y hagan sus contribuciones a su campaña. Ni Escobar ni Byrd divulgaron esta información hasta hace poco”, afirma.

“Este es un claro conflicto de intereses y un ejemplo de la corrupción de ‘pagar para jugar’ que ha plagado a El Paso y EPISD durante todo este tiempo”, señaló Fenenbock en su documento.

“Renuncié a mi puesto en la mesa directiva de EPISD para que no hubiera problemas o la apariencia de conflictos de interés mientras se recolectaban fondos para mi campaña del Congreso”, manifestó la candidata.

Exigió a la mesa directiva de EPISD y a la comunidad responsabilizar a Escobar y a Byrd por su “mala conducta”.

Escobar y Fenenbock compiten por quizás el puesto de mayor influencia en la política paseña, representando a El Paso en el Congreso federal. Quien gane podrá presentar proyectos de ley a favor de la región y negociar fondos federales para proyectos sociales y de obra pública, así como votar sobre temas como la reforma migratoria, el presupuesto nacional y las leyes de salud.

El actual congresista del Distrito 16 es Beto O’Rourke, quien se retira para competir por el puesto que ostenta Ted Cruz en el Senado federal. Cruz quedó segundo, detrás de Donald Trump, en la elección interna del Partido Republicano para candidato a la Presidencia de los Estados Unidos en 2016.

categories
EL PASO

Deja un comentario