WALMART SUSPENDERÁ VENTA DE ARMAS Y MUNICIONES

Nueva York– Walmart dice que suspenderá la venta de municiones para armas cortas y rifles de cañón corto y también solicitará públicamente que los clientes se abstengan de portar abiertamente armas de fuego en las tiendas, incluso donde las leyes estatales lo permitan.
El anuncio se produce pocos días después de que un tiroteo masivo se cobró siete vidas en Odessa, Texas, después otros dos tiroteos consecutivos el mes pasado, uno de ellos en una tienda de Walmart en El Paso.
La cadena de tiendas de descuento con sede en Bentonville, Arkansas, dijo el martes que detendrá la venta de munición de arma de fuego y la de munición de rifle de cañón corto, como el calibre .223 y el calibre 5.56 utilizado en armas de estilo militar, después de que se agote su inventario actual.
También suspenderá las ventas de armas de fuego en Alaska. Walmart dejó de vender pistolas a mediados de la década de 1990, con la excepción de Alaska. El último movimiento marca su salida completa de ese negocio y le permite enfocarse sólo en rifles de caza y municiones relacionadas.
“Tenemos una larga herencia como compañía de servicio de cazadores responsables y deportistas, y vamos a seguir haciéndolo”, según señala un memorando del CEO de Walmart, Doug McMillon, que se distribuyó a los empleados el martes por la tarde.
El minorista solicita además que los clientes se abstengan de llevar abiertamente armas de fuego en sus tiendas Walmart y Sam’s Club a menos que sean agentes de la ley. Sin embargo, dijo que no cambiará su política para los clientes que tienen permisos de portación oculta. Walmart dice que agregará señalización en las tiendas para informar a los clientes de esos cambios.
El mes pasado, un hombre armado ingresó a una tienda de Walmart en El Paso, Texas, matando a 22 personas con un arma de fuego de estilo AK del cual Walmart ya prohíbe su venta, en lo que se convirtió en el tiroteo más letal en la historia de la compañía. Texas se convirtió en un estado de portación abierta de armas en 2016, lo que permite a las personas portar abiertamente armas de fuego en público.
Los movimientos de Walmart reducirán su participación en el mercado de municiones de alrededor del 20% a un rango de aproximadamente 6% a 9%, según el memorando del martes. Alrededor de la mitad de sus más de 4 mil 750 tiendas estadounidenses venden armas de fuego.
El minorista más grande del país se ha enfrentado a una presión creciente para cambiar sus políticas de armas por parte de activistas de control de armas, empleados y políticos después del tiroteo en El Paso y un segundo tiroteo no relacionado en Dayton, Ohio, que mató a nueve personas. Unos días antes de eso, dos trabajadores de Walmart fueron asesinados por otro trabajador en una tienda en Southaven, Mississippi.
A raíz del tiroteo en El Paso, Walmart ordenó a los trabajadores que retiraran los carteles y las pantallas de los videojuegos que muestran la violencia en las tiendas de todo el país. Pero eso estuvo muy por debajo de las exigencias para que el minorista deje de vender armas de fuego por completo. Los críticos también han querido que Walmart deje de apoyar a los políticos respaldados por la Asociación Nacional del Rifle.
Al menos un grupo activista de control de armas aplaudió los movimientos de Walmart.
“Walmart merece un enorme crédito por unirse a la fuerte y creciente mayoría de estadounidenses que saben que tenemos demasiadas armas en nuestro país y que son demasiado fáciles de conseguir”, dijo Igor Volsky, director ejecutivo y fundador de Guns Down America en un declaración. “Esa labor no termina con la decisión de Walmart hoy. Cuando el Congreso regrese para considerar la violencia armada, Walmart debería dejar en claro que apoya a los estadounidenses que exigen un cambio real”.
El minorista se ha encontrado en un lugar incómodo con sus clientes y entusiastas de las armas. Muchas de sus tiendas están ubicadas en áreas rurales donde los cazadores dependen de Walmart para obtener sus equipos. Walmart está tratando de caminar por una línea muy fina tratando de abrazar su herencia de caza mientras es un minorista más responsable.
Con su nueva política de “portación abierta”, McMillon señaló en su memorando que las personas han intentado hacer una declaración llevando armas a sus tiendas sólo para asustar a los trabajadores y clientes. Pero hay clientes bien intencionados que actúan legalmente y que también han provocado que una tienda sea evacuada inadvertidamente y que se llame a las autoridades locales para que respondan.
Dice que Walmart continuará tratando a los “clientes respetuosos de la ley con respeto” y tendrá un “enfoque de no confrontación”.
La compañía, que en 2015 dejó de vender rifles de asalto como los rifles AR utilizados en varios tiroteos masivos, instó a un mayor debate sobre la reautorización de la prohibición de armas de asalto al tiempo que pidió al gobierno que fortalezca las verificaciones de antecedentes.

Share this...
Messenger icon
Send message via your Messenger App