Y MI GOBER…??? VELAN A MINISTERIALES SIN PRESENCIA DE GOBERNADOR O TITULAR DE LA FISCALIA

Desairados por el gobernador Javier Corral Jurado y el fiscal César Augusto Peniche Espejel, ayer fueron velados los cuerpos de Francisco Javier Ontiveros Reyes y Gerardo Barajas Chávez, policías ministeriales abatidos por integrantes del crimen organizado el pasado viernes en la carretera Chihuahua-Aldama.

Mientras el cuerpo de Barajas se encontraba en la sala vacía de una funeraria de la ciudad y el de Ontiveros permanecía en otra cercana, Corral Jurado atendía actividades partidistas y se negó a escuchar siquiera los cuestionamientos de la prensa respecto a los hechos.

Peniche Espejel no tuvo ayer agenda pública y tampoco hizo acto de presencia en ninguna de las funerarias.

Como jefe de ambas víctimas, el fiscal se limitó a decir el pasado viernes que el ataque se dio por represalias del crimen organizado y que no quedaría impune. Dichas declaraciones las realizó justo después de que ocurrió el doble homicidio en el kilómetro 23 de la referida vía. Hasta el momento no se ha detenido a ningún probable responsable.

Ese mismo día el gobernador Corral también fue cuestionado respecto al clima de inseguridad que priva en la entidad, ya que en menos de 48 horas hubo dos ataques en contra de elementos de las fuerzas estatales sin que hubiera detenciones en ninguno de los casos. Tampoco hubo respuesta.

Familiares, amigos y compañeros de la corporación velaron ayer en la funeraria “Nuevo Amanecer” al agente Francisco Javier Ontiveros Reyes, quien fuera jefe de la Policía ministerial en Aldama, en tanto que Gerardo Barajas Chávez se encontraba en funerales “Miranda”.

Con la muerte de estos dos elementos suman 99 oficiales de Policía los que han sido asesinados en Chihuahua desde que rindió protesta como gobernador constitucional Javier Corral Jurado el 4 de octubre de 2016, mientras que las detenciones que se han realizado por estos crímenes son prácticamente nulas.

La Comisión Estatal de Atención a Víctimas de Delito (Ceave) informó que se apoyaría a la familia cubriendo los gastos funerarios, además de que, afirmó, se brindará apoyo para el traslado de la viuda del oficial Ontiveros desde esta ciudad hasta Caborca, Sonora, de donde era originario.

En el caso del agente Barajas Chávez, de 51 años, la Ceave indicó que cubrirán los gastos funerarios, así como el traslado de la viuda e hijos del oficial desde Nayarit. Además se contempla el hospedaje para cuatro de sus hermanos, esto en caso de ser necesario. 

De acuerdo con las declaraciones del fiscal Peniche, fueron integrantes de “La Línea” los que perpetraron el ataque en contra de los oficiales a la altura del kilómetro 20 de la carretera Chihuahua-Aldama, donde fueron emboscados mientras viajaban en una pickup que recibió múltiples impactos de bala de armas de grueso calibre.  

Uno de los oficiales que trató de responder a la agresión quedó tendido sobre el pavimento en la parte posterior de la unidad con su arma de cargo en la mano, antes de que pudiera accionarla. El otro agente quedó dentro del vehículo. 

Share this...