ALCALDESA DE BOGOTÁ NIEGA QUE SEA XENÓFOBA TRAS ACUSAR A LOS VENEZOLANOS DE HACERLE «LA VIDA DE CUADRITOS» A LA POBLACIÓN

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, consideró este viernes que era «injusto» que la tildaran de xenófoba después de haber aseverado que los migrantes venezolanos eran responsables del aumento de la criminalidad en la capital colombiana.

En una entrevista al diario El Tiempo, López insistió en el señalamiento y aseguró que «hay un 20 % de participación de venezolanos en los robos» que se cometen en la ciudad. De hecho, aseguró que no pueden llamarla xenófoba «por decir una cosa que es cierta».

La declaración ocurre una semana después de la ola de indignación que sacudió las redes sociales, luego de que la alcaldesa afirmara que los venezolanos «en serio» le estaban «haciendo la vida de cuadritos» a los habitantes de Bogotá.

Tras estos dichos iniciales, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su «preocupación» y recordó que los funcionarios públicos deben abstenerse de incurrir en «declaraciones estigmatizantes» que puedan «exacerbar la xenofobia» hacia los venezolanos.

Las expresiones de la alcaldesa colombiana hicieron que diversos políticos, como el senador Gustavo Petro, la tildarán de xenófoba y doble moral. «Como en tiempos de Hitler, esas frases recogerán millones de aplausos y de muertos», enfatizó el excandidato presidencial. 

También integrantes del oficialista Centro Democrático, como la senadora Paola Holguín, se manifestaron en contra de las palabras de la alcaldesa bogotana.

Asimismo, el columnista y humorista, Daniel Samper, quien admitió haber votado por López, lamentó que la alcaldesa estigmatizara a los venezolanos y recordó que, según la Policía local, «más del 96% de los delitos en Colombia son cometidos por los propios colombianos».

Samper incluso denunció que tras la declaración de López «la conversación xenofóbica se disparo en las redes» y los improperios contra los venezolanos en Bogotá «crecieron un 918 %» con respecto al día anterior.

Estas cifras fueron expuestas en un informe de la plataforma ‘Barómetro de Xenofobia’, que analiza y sistematiza las conversaciones en Twitter, páginas web y medios de comunicación sobre los migrantes venezolanos. 

López, que hoy llegó a su primer año de gestión, también dijo que en el corto plazo, la presencia de venezolanos en Bogotá afecta a los colombianos porque «los desplaza de trabajos formales e informales y les baja los ingresos».

Según la autoridad, la ciudad tiene «un flujo de informales venezolanos compitiendo por espacio público para venta informal», lo que genera «una tensión muy grande» entre la población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *