STEELERS REMONTA SOBRE DALLAS Y MANTIENE INVICTO

La dramática remontada confirmó el mejor inicio de temporada de su historia con marca de 8-0

La rodilla derecha de Ben Roethlisberger quedó severamente lastimada tras quedar en medio de Randy Gregory y DeMarcus Lawrence en una jugada que palideció los rostros en todo Pittsburgh. Big Ben tuvo que salir de juego por unas cuantas jugadas, pero regresó para comandar una histórica remontada de los Steelers en Dallas para confirmar el mejor inicio de temporada de su historia con marca de 8-0.

Minkah Fitzpatrick colaboró con una intercepción en las diagonales cuando Pittsburgh estaba contra las cuerdas —con Dallas en la yarda seis a punto de anotar con ventaja en la pizarra de 15-19— para devolverle el balón a una ofensiva acerera que se vio beneficiada de polémicas marcaciones de las cebras que desembocaron en un touchdown de JuJu Smith-Schuster con el que el conjunto negro y oro volvió a la vida.

Eric Ebron entró a la zona de anotación al saltar a Saivon Smith para darle ventaja a Steelers por primera vez en el partido con menos de dos minutos por jugarse.

Pittsburgh batalló hasta la última jugada para mantener su racha perfecta, pero logró poner su rúbrica en la boleta que acreditó su histórico triunfo con el que superó la mejor marca de la franquicia en un inicio de temporada desde 1978, cuando tras un récord de 7-0 perdieron con los extintos Oilers en la Semana 8.

Roethlisberger terminó con 306 yardas y tres touchdowns a cambio de ninguna intercepción para volver a sacar a su equipo de un apuro. Pittsburgh ganó por marcador de 24-19 para confirmarse como el mejor equipo de la temporada en la NFL. Lo logró a pesar de que los Cowboys limitaron a solo 22 yardas al corredor estelar de los acereros, James Conner.

Los Steelers aseguraron una temporada consecutiva con récord de .500 o más por decimoséptima ocasión consecutiva desde que seleccionaron a Ben Roethlisberger en 2004, quien ahora posee el récord de más temporadas en su carrera sin jugar en un equipo de menos de .500 en la historia de la NFL.

Pero a pesar de su triunfo, Pittburgh fue exhibido por un equipo remachado por las lesiones y con su cuarto quarterback improvisado como titular debido a las lesiones del estelar Dak Prescott, el Covid-19 de Andy Dalton y la pésima actuación de Ben DiNucci.

Garrett Glibert jugó a la altura de las exigencias al lanzar para 243 yardas, una anotación y una intercepción para dejar en claro que tiene motivos para mantenerse en los controles de la ofensiva en caso de que el colorado egresado de TCU no logre recuperarse pronto.

El invicto de los Steelers ahora parece correr menos riesgo que nunca, toda vez que se enfrentará a los Bengals y a los Jaguars en las próximas dos semanas antes de recibir a los Ravens, uno de los pocos grandes rivales que pudieran atentar contra su perfección.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *