EL FUTURO ES ELECTROSTATICO

En 300 años de tradición relojera no había existido un avance tan significativo como lo fue la llegada del primer reloj electrónico creado por Bulova en los años 60. Había nacido el Accutron. Su desarrollo partió de una idea muy sencilla, sustituir la rueda de balance por un diapasón que vibraba 360 veces por segundo y que era alimentado por un sistema de bobina electromagnética sustentada por una pequeña batería.

La pregunta es necesaria, ¿por qué un diapasón? Sencillo, el diapasón tiene la posibilidad de oscilar muchas más veces por segundo y su estructura es mucho más resistente a las perturbaciones del cronometraje, por ello, fue elegido por el ingeniero suizo Max Hetzel para ser el componente principal del Calibre 214, que sería el corazón de muchas ediciones de Accutron recordadas y apreciadas por los coleccionistas como lo fue le reloj 521, mejor conocido como el Accutron de Elvis Presley.

Y es que, esta pieza con caja cuadrada deconstruida, fue de las favoritas del Rey del Rock n Roll, además de que era distinguible por su brazalete con eslabones que le otorgaba un aspecto casi espacial que, para ser sinceros, no es una casualidad, ya que Accutron destaca por haber participado en las misiones de la NASA, cuando una de sus piezas fue utilizada al interior del Skylab, la primera estación espacial de los Estados Unidos en la Luna, durante uno de los 46 viajes espaciales que realizaron.

Pero eso no es todo, en la misión Gemini VI, un Bulova Accutron GMT con 24 husos horarios fue colocado en el tablero de la nave para ayudar a los astronautas con sus mediciones. Otro capítulo es el de la CIA, ya que el reloj Accutron Astronaut fue elegido para ser la pieza que usaran los pilotos a bordo del avión espía A-12, sí, el avión más rápido sobre la tierra, claro, durante los años 60. Precisión y resistencia a las variaciones de temperatura fueron las claves para participar en esta supersónica misión. El reloj electrónico de Bulova cambió la manera en que se entendía el tiempo en los sesenta y se volvió un estándar de precisión a seguir en años siguientes.

Accutron, forma parte de Bulova que se ha destacado por ir siempre un paso adelante en la innovación técnica y estética de sus piezas, además, se ha distinguido por romper esquemas y adelantarse a su época en todos los terrenos. Por ejemplo, el de la publicidad donde tenemos el reconocible cartel en apoyo a la igualdad de género con una mano de mujer y hombre que se entrelazan acompañados de la frase “Equal pay, equal time” (“Igualdad de salario y tiempo”) con un Accutron en sus respectivas versiones.

La evolución

60 años han pasado desde la llegada del Accutron con su variante más celebrada, el Accutron Spaceview y, con la mira en el siglo XXI, Bulova ha creado una nueva generación que va de un movimiento electrónico a uno electrostático, un hecho sin precedentes en la industria relojera y una innovación que le permite anotarse una primicia más y lograr el apelativo: El primer reloj electrostático del mundo.

Este desarrollo se logró tras diez años de investigación por parte de un grupo de ingenieros y diseñadores basados en Tokio, que repensaron un Accutron Spaceview. Esta vez la energía proviene de dos pequeñas turbinas que giran sobre electrodos, dicha energía es almacenada en un pequeño acumulador que impulsa dos motores, cada uno provee de energía a las manecillas de las horas, minutos y segundos.

Cabe mencionar que la energía electrostática de las turbinas es generada por la rotación del movimiento del brazo de su poseedor, es decir, que sí se usa el Accutron Spaceview 2020 durante una hora, es posible crear la energía necesaria para lograr un día de funcionamiento, lo que hace que sea una pieza sustentable al no requerir batería. Toda una innovación que, sin duda, vuelve a Accutron Spaceview 2020 en una pieza de conversación que bien vale la pena continuar explorando.

DOBLE CELEBRACIÓN

Para conmemorar 60 años de innovación Bulova ha lanzado dos nuevos ejemplares Accutron Spaceview 2020. Ambos en caja de acero de 43.5 mm con sutiles diferencias. Una con carátula gris humo, mientras que la segunda de edición limitada, se deja ver con un bisel y detalles en verde Accutron. Además, la correa muestra pespuntes en verde mientras que la edición regular sólo posee la correa de piel en negro. El Accutron Spaceview 2020 es una edición limitada de 300 piezas. Los dos se encuentran impulsados por un movimiento electrostático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *