ICE SIGUE DETENIENDO MÁS INMIGRANTES, PESE AL AUMENTO DE CONTAGIOS POR COVIS

En una audiencia en un tribunal federal la semana pasada, Moisés Becerra, un alto funcionario del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, discutió un plan para repoblar de manera segura el centro de detención de inmigrantes de Mesa Verde en Bakersfield. El verano pasado, un brote de Covid-19 se extendió a más de la mitad de los detenidos y a una cuarta parte del personal, publicó Los Angeles Times.

Ahora, en el contexto de la ola más reciente y potencialmente más difícil de casos de Covid-19 en todo el estado y el país, los funcionarios de ICE están presionando para aumentar la cantidad de inmigrantes detenidos en California.

Al mismo tiempo, los defensores están instando a los líderes de California a detener las transferencias de prisiones y cárceles estatales a la custodia de ICE y ejercer la supervisión de la salud pública.

“No esperamos que ICE garantice el cumplimiento, por lo tanto, es responsabilidad de nuestros funcionarios estatales y locales abordar esta crisis humanitaria”, dijo Jackie González, directora de políticas de Immigrant Defense Advocates.

En agosto, el juez de distrito de los Estados Unidos, Vince Chhabria, emitió una orden de restricción que prohibía la entrada de nuevos detenidos en Mesa Verde, ordenando una reducción de la población a menos de 50 y ordenando pruebas semanales de los detenidos y el personal restantes. La instalación tiene espacio para 400 personas y está dividida en cuatro dormitorios.

Los abogados de ICE han argumentado que debido a que no ha habido nuevos casos y todos los detenidos que dieron positivo en la prueba se han recuperado desde entonces, la orden judicial ya no es necesaria. Dos miembros del personal dieron positivo la semana pasada, según documentos judiciales.

Los defensores de los inmigrantes presentaron demandas en respuesta a las condiciones dentro de cinco de las instalaciones en California durante la pandemia. En el caso de la instalación de Adelanto, al noreste de Los Ángeles, un juez todavía está considerando las solicitudes de fianza de detenidos para reducir la población de la instalación. A principios de este mes, la instalación de San Diego, Otay Mesa, experimentó su segundo brote de Covid-19.

En Mesa Verde, el plan de ICE implica ofrecer pruebas a todos los detenidos entrantes y ponerlos en cuarentena o aislamiento durante dos semanas. Los detenidos que rechacen las pruebas serán puestos en cuarentena por separado. Se aislará a los detenidos que den positivo en la ingesta.

El portavoz de ICE, Jonathan Moor, se negó a comentar sobre litigios pendientes. Un representante de GEO Group, la compañía con sede en Florida que administra tres de las instalaciones en California, declinó hacer comentarios.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *