VEN MANO DEL CJNG EN LA CDMX POR ACTOS DE VIOLENCIA

Investigadores señalan que este cártel está tratando de construir su propio control territorial

La extrema crueldad con la que asesinaron a dos menores de origen mazahua en el Centro Histórico podría tener que ver con la presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la ciudad, coinciden expertos.

En la Ciudad de México el CJNG está tratando de construir su propio control territorial, es un cártel que se ha caracterizado por actos de violencia extrema más allá de la racionalidad instrumental, actos más orientados hacia la venganza”, dijo Javier Oliva Posada, profesor investigador del Centro de Estudios Políticos de la UNAM.

El asesinato de los dos menores a finales del mes pasado tuvo “la finalidad de inhibir a las bandas enemigas, generar miedo y buscar la manera de que se alíen a ellos o dejen el negocio de la ilegalidad, ésa es la lógica que impera”, agregó.

Raúl Benítez Manaut, experto en seguridad e investigador de la UNAM, consideró que ese doble crimen “puede responder a que el gobierno local ha dado golpes muy fuertes al CJNG: ha estado desmantelando sus redes desde hace un año y después del atentado contra (el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García) Harfuch, la policía de la ciudad está empeñada en destrozar los vínculos entre la Unión Tepito y el CJNG, y entre la Anti-Unión y el CJNG”.

Benítez Manaut recordó que el CJNG “se sabe y se han publicado investigaciones al respecto, que trabaja con las dos partes: tanto con la Unión Tepito como con la Anti-Unión, y la violencia extrema a veces se debe a que éstos no se dejan tan fácil porque las mafias de Tepito tienen un gran arraigo en la ciudad y el CJNG tiene mucho poder militar y dinero, pero quieren desplazar a los mafiosos locales de una forma rápida, y éstos no se dejan tan fácil”.

Benítez Manaut también abundó sobre el trabajo de inteligencia de la SSC.

Han atacado la venta de pastillas, venta de cocaína en los bares de la Condesa, la Roma y el Centro, y los asesinatos (de menores) podrían estar relacionados con estos hechos, no lo puedo asegurar completamente, pero es una hipótesis”.

En tanto, Édgar Guerra Blanco, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) Región Centro, quien está especializado en violencia y narcotráfico, explicó que los asesinatos de los menores “responden a cuestiones estructurales: la violencia organizada está reclutando, y no de ayer, a jóvenes, a veces niños, para distintas tareas en la organización delictiva, desde halcones, mensajeros, mandaderos, niños que se dedican a cobrar cuotas; hay toda una logística de tareas  asignadas a estos jóvenes.

(Una maquinaria) con engranajes bastante bien trabajados. El asunto de delincuencia en la ciudad no es reciente, tiene una larga historia, pero en los últimos años se visibiliza mucho más y se ha anclado en distintas zonas, el Centro Histórico es una de ellas”.

Frente a esos engranajes complejos, los niños en situación de extrema pobreza, muchos en situación de calle, quedan “expuestos a las dinámicas de violencia, y a los distintos rituales y reglas internas de estos grupos; una de las reglas es la secrecía, mantener las lealtades, la de no traicionar, y muchas veces cuando no se cumplen esas reglas ocurren estos hechos”.

Los entrevistados coincidieron en que proteger a los menores de la violencia de estos grupos delictivos no sólo implica tener mayor presencia policial en el primer cuadro de la ciudad, sino ir recopilando más información sobre la forma de operar de los cárteles locales y nacionales, con la colaboración de la ciudadanía que vive en las colonias donde operan.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *