PODRÍA TRUMP PONER A PRUEBA SU PODER PARA CONCEDER INDULTOS

Activistas y abogados esperan que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firme una sucesión de indultos que podrían poner a prueba los límites de ese poder presidencial.

Se cree que Trump podría estar considerando una serie de indultos y conmutaciones de pena antes de dejar el cargo, lo que podría incluir a miembros de su familia, exasesores e incluso a sí mismo. Aunque no es inusual que los presidentes firmen indultos controvertidos al final de su mandato, Trump ha dejado claro que no tiene reparos en intervenir en casos de amigos y aliados que cree han recibido un trato injusto, como su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn.

La lista de posibles candidatos es larga y variada: el expresidente de campaña de Trump, Paul Manafort, encarcelado por delitos financieros dentro de la investigación sobre Rusia; George Papadopoulos, que se declaró culpable de mentir al FBI, al igual que Flynn; Joseph Maldonado-Passage, conocido como “Joe Exotic” y que apareció en la serie de Netflix “Tiger King”, y excontratistas condenados por un tiroteo en Bagdad donde murieron más de una docena de civiles, incluidos mujeres y niños.

Trump, preocupado desde hace tiempo por su posible exposición a problemas legales cuando deje el cargo, ha hablado en las últimas semanas con personas cercanas sobre que teme que él, su familia o sus negocios puedan verse señalados por el Departamento de Justicia durante el mandato del presidente electo, Joe Biden, a pesar de que Biden ha dejado claro que él no tomaría parte en ninguna decisión de esa clase.

Sin embargo, Trump ha tenido conversaciones informales con aliados sobre cómo podría proteger a su familia, aunque no ha tomado medidas al respecto. Sus hijos adultos no han solicitado indultos ni creen que los necesiten, según personas familiarizadas con las conversaciones y que hablaron bajo condición de anonimato para comentar cuestiones privadas.

Trump también ha hablado de la posibilidad de protegerse a sí mismo, según publicó primero el New York Times. En un video subido el miércoles a Facebook hizo una alusión a su posible vulnerabilidad.

“Ahora oigo que esa misma gente que no logró pillarme en Washington ha enviado toda la información a Nueva York para que intenten pillarme allí”, dijo.

Las especulaciones provocaron una reacción preventiva entre los críticos.

“Normalmente, si alguien recibe un indulto sugiere que podrían haber cometido un delito. No es algo que yo querría ver asociado a mi familia”, dijo el senador republicano de Utah Mitt Romney, un crítico habitual de Trump.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, condenó la idea de un presidente que pregunta al personal si puede concederse un indulto preventivo a sí mismo, a sus parientes y a su abogado, Rudy Giuliani, con quien Trump ha tratado posibles medidas.

“Hay una respuesta sencilla: No. No, señor presidente, eso sería un tosco abuso de la autoridad del indulto presidencial”, dijo Schumer.

Los presidentes tienen amplios poderes para indultar en casos de delitos federales. Eso incluye conceder clemencia a personas que aún no enfrentan cargos, como hizo el presidente Gerald Ford en 1974 cuando indultó a su predecesor, Richard Nixon.

Pero no pueden conceder indultos por delitos estatales ni eludir la ley indultando a personas por delitos que aún no se han producido, según expertos legales. No está claro si un presidente puede indultarse a sí mismo. Nadie lo ha intentado.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *