MADRE DE ASESINADA EXIGE JUSTICIA EN CÁRCEL DEL CONDADO

“¡Entréganos el cuerpo… Márquez! ¡Ya tienes un año preso! ¿Cuánto tiempo más vas a tardar para decirnos dónde enterraste el cuerpo de mi hija?”, fueron las palabras desgarradoras de Guadalupe Gaytán, madre de Erika Gaytán, quien presuntamente fue asesinada por Ricardo Márquez, luego de que ambos asistieron a un concierto en el Coliseo de El Paso.

Reunida con cerca de una decena de manifestantes, la señora Gaytán se plantó afuera de la Cárcel del Condado y desde ahí exigió justicia para su hija, a la vez que pidió encarecidamente a Márquez decir dónde la enterró.  

“¡Arrepiéntete para descanso de tu alma, porque si no te alcanza la justicia del hombre te va a alcanzar la justicia divina!”, expresó suplicante tras enfatizar que este hombre no sólo asesinó a Erika sino también a su hijo y a toda su familia.

Al cumplirse un año de la detención del presunto asesino, los detectives no han logrado que diga qué pasó la noche del crimen y dónde inhumó los restos de su acompañante.

Con pancartas en mano, las cuales contenían diversos mensajes, los manifestantes gritaban al unísono pidiendo justicia para su ser querido, cuyo cuerpo fue escondido en un terreno desértico, ubicado en el área de Montana Vista.

De acuerdo a la familia, luego del interrogatorio policial de Márquez, en el que se encontraron suficientes elementos para procesarlo por el crimen, el juez Sam Medrano fijó fecha de inicio del juicio para el mes de octubre, sin embrago debido a la pandemia fue pospuesto para enero de 2021.

Para los parientes, el que se haya pospuesto el juicio representa una agonía, “es una tortura porque el que se atrase no nos da paz y estamos como cuando empezamos, el no saber nada de ella, no saber dónde la dejó, dónde sepultó su cuerpo”, dijo Miriam Adame, prima de la fallecida.

De acuerdo con el Departamento de Policía de El Paso (EPPD), Ricardo Márquez fue puesto bajo custodia el 4 de diciembre de 2019, con pruebas suficientes de su autoría en el homicidio de Erika.

Se cree que Márquez de 28 años, asesinó a Erika en su casa, la transportó a un área desértica por Montana en el Este extremo de El Paso y la enterró.

La desaparición de Erika ha sido un misterio desde que su familia la reportó a las autoridades el 16 de julio de ese año.

Gaytán fue vista por última vez portando un vestido blanco la noche del sábado 13 de julio después de que asistiera a un concierto de Los Rieleros Del Norte en el Coliseo de El Paso.

Desde aquel fin de semana, familiares, amigos y usuarios de redes sociales no han dejado de compartir la última y más reciente fotografía que la mujer subió a Facebook antes de su desaparición.

El 23 de julio, El Diario de El Paso evidenció una publicación hecha el 18 de julio en donde, por medio de una página, se mencionó a un hombre de nombre Ricardo Márquez, quien fue señalado como el acompañante de Erika el día del concierto.

En la publicación se aseguraba que Márquez tenía un plan orquestado desde antes, ya que le pidió un Uber a Erika al salir del concierto y borró todas las fotos que tenía de la mujer en su celular.

Aunque su cuerpo no ha sido encontrado –con base en pruebas forenses y de otro tipo reunidas durante el curso de la investigación–, “los detectives tienen razones para creer que ella ha fallecido y fue víctima de un asesinato”, informó en ese entonces EPPD.

Documentos judiciales en poder de El Diario de El Paso señalan a Erika Gaytán, de 29 años,como la “víctima mortal”. La mujer fue a un concierto norteño en el Coliseo de El Paso el pasado 13 de julio, con su “cita”, el acusado Ricardo Márquez.

“Márquez declaró que condujeron a su domicilio después del concierto y se involucraron en una discusión”, se lee en el documento. 

El acusado dijo que la víctima usó una “aplicación de viaje compartido” (Uber o Lyft) y que momentos después, Erika se fue de su casa.

Sin embargo, la Policía dijo que “no se encontró evidencia de tal actividad en el teléfono de la víctima” por lo que fue puesto bajo custodia desde ese día.

Los registros telefónicos del acusado –obtenidos por una orden de registro de EPPD–, muestran que Márquez le pidió a su hermano, a través de un mensaje de texto, que le prestara su Jeep Wrangler, a pesar de que éste posee su propio vehículo, un Ford Crown Victoria, se lee en la declaración.

“El acusado ha contado historias contradictorias a amigos, familiares e incluso a los investigadores, quienes lo han interrogado por separado mientras buscan a Erika”, declara el documento.

Se agrega que el sospechoso le pidió una pala prestada a su hermana el domingo 14 de julio, un día después del concierto.

“Aproximadamente a las 1:25 horas, Márquez le pidió a su hermana una pala, la cual fue y recogió a la residencia”, informan documentos.

La pala fue confiscada como evidencia junto con zapatos llenos de arena, visualmente consistentes con la arena en el área desértica del Este de Montana.

Además, los detectives descubrieron “corbatas de plástico” que son comúnmente usadas para atar extremidades.

“Estamos aquí porque este hombre cumplió un año aquí preso y no ha querido decir qué hizo con el cuerpo de mi hija. Ya no tenemos paz”, sollozó al tiempo que su deseo es ahora darle cristiana sepultura. 

Durante la protesta, la cual inició frente al edificio de la Corte del Condado, un grupo de policías encabezados por el teniente Lorenzo Luján, del Comando Central de EPPD, dio facilidades a los protestantes para que enviaran su mensaje a la comunidad dado que no contaban con el permiso para permanecer en la vía pública.

“Entendemos su dolor y le ofrecemos nuestro más sentido pésame”, dijo el teniente Luján a la madre de Erika, quien agradeció el que ofrecieran protección al grupo.

Los manifestantes dijeron que en los últimos meses han realizado sin éxito nuevas búsquedas por el desierto con la esperanza de encontrar los restos de Erika. 

“Hemos recorrido varios kilómetros pero sólo hemos encontrado huesos de animales. No descansaremos hasta encontrar su cuerpo y seguiremos en la lucha”, dijo Miriam tras resaltar el agradecimiento a la comunidad que se ha sumado al operativo. 

Márquez, de 28 años, fue arrestado el 4 de diciembre en su casa en la cuadra 3600 de Nehemías, en el Este de El Paso.

El individuo fue registrado en el Centro de Detención del Condado de El Paso por cargos de asesinato bajo una fianza por 1 millón de dólares, la cual fue reducida a 250 mil dólares, luego del alegato de sus abogados.

Aunque ya está calendarizada la fecha del juicio, la Policía pide a la comunidad aportar cualquier información que tenga sobre este caso y  llame al (915) 212-4040 o Crime Stoppers of El Paso al (915) 566-8477.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *