CORTE SUPREMA RECHAZA DEMANDA DE TEXAS

La Corte Suprema rechazó el viernes una audaz demanda de Texas que le había pedido a la Corte que desechara los resultados de las elecciones presidenciales en cuatro estados de batalla capturados por el presidente electo Joseph R. Biden Jr.

El tribunal, en una breve orden sin firmar, dijo que Texas no tenía legitimación para continuar con el caso, diciendo que “no ha demostrado un interés judicialmente reconocible en la forma en que otro estado lleva a cabo sus elecciones”.

La medida, junto con una breve orden –de sólo una oración–, el martes que rechazó una solicitud similar de los republicanos de Pennsylvania, señaló que el tribunal se ha negado a participar en la campaña perdedora del presidente Trump para anular los resultados de las elecciones del mes pasado.

Continuará habiendo disputas dispersas por todo el país por parte de los aliados de Trump, pero en la práctica, la acción de la Corte Suprema pone fin a cualquier posibilidad de que Trump gane en los tribunales lo que perdió en las urnas.

La demanda de Texas, presentada directamente en la Corte Suprema, impugnó los procedimientos electorales en cuatro estados de batalla: Georgia, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin. Pidió a la Corte que prohibiera a esos estados emitir sus votos electorales por el Sr. Biden y que traslade la selección de electores a las legislaturas de los estados. Eso habría requerido que los jueces descartaran millones de votos.

Trump ha dicho que esperaba prevalecer en la Corte Suprema, que incluye a tres jueces que nombró. Una de ellas, la jueza Amy Coney Barrett, fue designada a la Corte en octubre, en parte con la esperanza de que votara a favor de Trump en las disputas electorales.

“Creo que esto terminará en la Corte Suprema”, dijo Trump sobre las elecciones unos días después de la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg en septiembre. “Y creo que es muy importante que tengamos nueve jueces”.

En el caso de Texas, la Corte Suprema recibió más de una docena de escritos y mociones de amigos de la Corte que buscaban intervenir, de parte de Trump, de coaliciones de estados liberales y conservadores, de políticos y académicos.

Entre ellos se encontraba un escrito presentado por más de 100 republicanos de la Cámara de Representantes que afirmaban que las elecciones generales, las mismas en las que la mayoría de ellos fueron reelegidos, habían estado “plagadas de un número sin precedentes de acusaciones graves de fraude e irregularidades”. Más de una docena de fiscales generales estatales republicanos expresaron un apoyo similar el miércoles.

Los expertos legales descartaron casi universalmente la demanda de Texas como una maniobra impropia. Al invocar la “jurisdicción original” de la Corte Suprema, Texas pidió a los magistrados que actuaran como un tribunal de primera instancia para resolver una disputa entre estados, un procedimiento teóricamente posible según la Constitución pero que se emplea con moderación, generalmente en casos relacionados con derechos de agua o disputas de límites.

En una serie de escritos presentados el jueves, los cuatro estados que Texas intentó demandar condenaron el esfuerzo. “El tribunal no debe aceptar este abuso sedicioso del proceso judicial y debe enviar una señal clara e inconfundible de que ese abuso nunca debe repetirse”, dijo un informe para Pennsylvania.

El viernes por la mañana, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, respondió en un escrito de respuesta. “Cualquiera que sea la definición de sedición de Pennsylvania”, escribió, “mover a este tribunal para curar las graves amenazas al derecho de sufragio de Texas en el Senado y los derechos de sufragio de sus ciudadanos en las elecciones presidenciales defiende la Constitución, que es exactamente lo opuesto a la sedición”.

Las afirmaciones de que la elección estuvo contaminada por un fraude generalizado han sido desmentidas, incluso por el fiscal general William P. Barr, quien dijo este mes que el Departamento de Justicia no había descubierto ningún fraude electoral “en una escala que podría haber dado un resultado diferente a la elección”.

Unos 20 estados liderados por demócratas, en un breve apoyo a los cuatro estados en conflicto, instaron a la Corte Suprema a “rechazar el intento de último momento de Texas de descartar los resultados de una elección decidida por el pueblo y supervisada y certificada de forma segura por sus estados hermanos”. 

Georgia, que Biden ganó por menos de 12 mil votos de los casi cinco millones emitidos, dijo en su escrito que había manejado su elección con integridad y cuidado. “Este ciclo electoral”, decía el escrito, “Georgia hizo lo que la Constitución le otorgó: implementó procesos para la elección, administró la elección frente a los desafíos logísticos provocados por Covid-19, y confirmó y certificó los resultados de la elección –una y otra y otra vez. Sin embargo, Texas ha demandado a Georgia de todos modos”.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *