RAVENS SE METE DE LLENO EN LUCHA POR PLAYOFFS

Con un gol de campo agónico de Tucker, Baltimore triunfó 47-42 en un auténtico ‘tiroteo’ en Cleveland

Justin Tucker acertó un intento de gol de campo de 55 yardas para inclinar la balanza en el partido más emocionante de la temporada. Los Ravens se llevaron una victoria que significó un respiro en medio de una turbulenta temporada de altibajos en su visita a Cleveland para un juego de 89 puntos combinados, el tercero con mayor puntuación en la historia del Monday Night Football.

La velada tuvo de todo, pero fueron los Browns quienes se llevaron un doloroso revés que completó la barrida ante los Ravens en esta temporada. Entre ambos sumaron nueve touchdowns terrestres combinados, cifra que empató la mayor cantidad en un solo juego en la historia de la NFL, siendo los dos casos anteriores acontecidos hace 98 años, en 1922 entre Rock Island Independents contra Evansville Crimson Giants el 15 de octubre; y el Racine Legion ante Louisville Brecks el 5 de noviembre.

Lamar Jackson volvió a sembrar dudas al lanzar solo para 153 yardas y una anotación aérea sin intercepciones, pero con 124 yardas terrestres y dos anotaciones, mismas con las que ahora tiene ocho juegos de 100 yardas o más por tierra, la segunda mayor cantidad para un mariscal de campo en la historia de la liga solo detrás de Michael Vick con 10.

Los Ravens no tenían margen de error en el FirstEnergy Stadium y John Harbaugh ideó un plan de juego con la prioridad de limitar el ataque terrestre de Cleveland, forzando a Baker Mayfield a jugarse el partido por aire. Si bien en la primera serie ofensiva los Browns caminaron con autoridad, terminando en la zona prometida con el primero de los dos acarreos de touchdown cortesía de Nick Chubb.

Pero Baltimore respondió inmediatamente, corriendo una y otra vez. Más allá de su efectividad con los corredores, Lamar Jackson encontró espacios por esa vía con 78 yardas y dos anotaciones durante la primera mitad. La línea ofensiva visitante nulificó a Myles Garrett y le facilitó el trabajo al MVP, que volvió a mostrar muchas dudas en cada uno de los envíos.

Los Ravens se fueron al descanso con la ventaja de una anotación más que su rival, misma que incrementaron en el tercer cuarto a 14 puntos. Parecía que los pupilos de Harbaugh tenían el encuentro controlado, pero los calambres provocaron que Lamar se perdiera tres series ofensivas donde los Browns le dieron la vuelta al marcador.

El suplente Trace McSorley se lesionó la rodilla en la serie definitiva, provocando que Lamar volviera con todo y sus problemas físicos. Posteriormente, ell MVP vigente de la liga realizó una gran jugada que acabó con el touchdown de Marquise Brown.

Con casi dos minutos en el reloj, Cleveland completó otra serie exitosa, pero con un error, lo hizo tan pronto que le dejó poco más de un minuto por jugar. Lamar hizo su trabajo y llevó el ovoide a territorio de Justin Tucker, el mejor pateador de la NFL. Tucker no falló e hizo efectivo un gol de campo de 55 yardas yardas. El de la victoria.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *