UNA CUARTA PARTE DE LOS ESTADOUNIDENSES NO QUIEREN VACUNARSE

A medida que Estados Unidos comienza la campaña de vacunación más ambiciosa de su historia, con imágenes de trabajadores de la salud recibiendo una inyección en el brazo en las pantallas de televisión y sitios de noticias, datos recientes revelaron que más de una cuarta parte de los estadounidenses dicen que probablemente o definitivamente no tomaría una vacuna contra el coronavirus.

Eso es según una encuesta publicada este martes por la Kaiser Family Foundation, que encontró que los estadounidenses republicanos, rurales y afroamericanos se encuentran entre los más reacios a vacunarse.

El escepticismo, aunque no es del todo inesperado, sigue representando un desafío mientras el país intenta reprimir las explosiones de infecciones, hospitalizaciones y muertes. El mismo día en que se administraron las primeras vacunas, Estados Unidos superó las 300 mil muertes, más que cualquier otro país.

El país tiene un promedio de más de 2 mil 400 muertes por día, incluso más que en la primavera. Cada día se anuncian más del doble de muertes que hace apenas un mes.

La encuesta se realizó entre el 30 de noviembre y el 8 de diciembre entre una muestra aleatoria representativa a nivel nacional de 1 mil 676 adultos mayores de 18 años (incluidas entrevistas con 298 adultos hispanos y 390 adultos afroamericanos).

En general, el 71 por ciento de los encuestados dijeron que definitivamente recibirían una vacuna, un aumento del 8 por ciento de lo que Kaiser encontró en una encuesta de septiembre. Aproximadamente un tercio (34 por ciento) ahora quiere la vacuna lo antes posible.

Otro 39 por ciento dijo que esperaría a ver cómo funciona la vacuna para otras personas antes de recibirla ellos mismos. El nueve por ciento recibiría la vacuna solo si se requiere para el trabajo, la escuela u otra actividad. El doce por ciento dijo que probablemente no tomaría una vacuna, y el 15 por ciento dijo que definitivamente no se vacunaría, incluso si fuera gratis y los científicos determinaran que es seguro.

Diferentes grupos dudan por diferentes razones, encontró la encuesta. Los afroamericanos parecen estar más preocupados por los efectos secundarios o porque podrían contraer Covid-19 a partir de la vacuna.

Casi uno de cada cuatro republicanos «no quiere vacunarse porque no creen que el Covid represente una amenaza seria», dijo Mollyann Brodie, vicepresidenta ejecutiva de la fundación.

«Será un verdadero desafío deshacer el negacionismo de Covid entre esta porción de la base política del presidente Trump», agregó.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *