MUJERES DOMINAN ESCENA DEL SENADO; RESALTA PRODUCTIVIDAD

Su voz, su presencia, se siente en la cotidianeidad legislativa y parlamentaria de la Cámara alta; arrastran el lápiz en la construcción de instrumentos parlamentarios.

A12 años de que 20 senadoras de la LX Legislatura se unificaron para poner un alto a la forma en que eran excluidas por los hombres de la construcción de acuerdos y aprobación de leyes trascendentes para el país, 29 mujeres de la LXIV Legislatura dominan la escena en el Senado, incluso 23 de ellas son autoras del 43.5% de las reformas constitucionales y legales que hoy son realidad.

Senadoras como las priistas Claudia Anaya, Claudia Ruiz Massieu, Sylvana Beltrones, Nuvia Mayorga y Beatriz Paredes arrastran el lápiz en la construcción de instrumentos legislativos; dan la pelea en el debate, en reuniones privadas y como lo hacen también las panistas Minerva Hernández, Guadalupe Murguía, Nadia Navarro, Xóchitl Gálvez y Josefina Vázquez Mota, logran que sus argumentos tengan el mismo peso en la toma de decisiones que el de sus compañeros.

Ana Lilia Rivera, Martha Lucía Micher Camarena, Ifigenia Martínez, Susana Harp, Mónica Fernández Balboa, Nancy de la Sierra, Patricia Mercado y Geovanna Bañuelos también son de ese grupo que conduce debates, que se sienta a elaborar dictámenes y consigue acuerdos políticos para sacar temas que lo mismo tocan las finanzas públicas, la seguridad nacional, la piratería, que la protección de derechos humanos o la salud.

Su voz, su presencia, se siente en la cotidianeidad legislativa y parlamentaria del Senado, como ocurrió hace un mes, cuando los coordinadores parlamentarios habían decidido los nombres de los nuevos integrantes del pleno del Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública (Inai), pero tuvieron que modificarlo, ante la exigencia de Xóchitl Gálvez de mejorar uno de los perfiles, lo que postergó unas horas el proceso legislativo y provocó cambios en la decisión de los nuevos comisionados.

También hay casos como el de la panista Kenia López, que además de legislar, protagoniza debates intensos y polémicos, principalmente con las morenistas Margarita Valdez, Martha Lucía Micher y Antares Vázquez, quienes también lanzan duros discursos contra las panistas Martha Cecilia Márquez y Lilly Téllez, por su insistencia en exhibir las deficiencias del gobierno federal.

Las mujeres de la LXIV Legislatura, que por primera vez es casi paritaria, al tener 63 mujeres frente a 65 hombres, no sólo ocupan un escaño, sino que han demostrado los conocimientos y el perfil político para estar en el Senado, aunque de las 63, son 29 las que más destacan en las diversas aristas del trabajo senatorial.

SUS ANTECESORAS

Dominado históricamente por los hombres, el Senado comenzó a tener presencia femenina poco a poco, pues aunque en el papel se elegía a varias mujeres como legisladoras, al momento de comenzar el trabajo eran obligadas a solicitar licencia para dejar su lugar a los hombres que las sustituían; las Juanitas, como se les conoció.

La primera Legislatura que tuvo una mayor presencia de mujeres fue la LX, al sumar a 25 féminas, pero el dominio de la escena política y la construcción de acuerdos la tuvieron los hombres.

Por eso, el 3 de noviembre del 2008, 20 de esas 25 mujeres, encabezadas por la entonces panista Blanca Judith Díaz Delgado, integraron un grupo plural para exigir su inclusión en las comisiones que históricamente han sido consideradas como las más importantes: Puntos Constitucionales, Justicia, Gobernación y Seguridad Pública.

En diciembre de ese mismo año, comenzaron a formar parte de esas comisiones, aunque el núcleo de la construcción de acuerdo entre los hombres no se abrió fácilmente.

Después de ellas, llegaron las 43 mujeres de las LXII y LXIII Legislatura y por primera vez una de ellas, Ana Lilia Herrera, se convirtió en presidenta de la Junta de Coordinación Política, desde la posición de vicecoordinadora del grupo parlamentario del PRI.

Pero además, Cristina Díaz, también del PRI, fue la primera mujer en presidir la poderosa Comisión de Gobernación y en convertirse en la número uno en transformar sus iniciativas en decretos.

Otras mujeres como Angélica de la Peña, Laura Rojas, Marcela Torres Peimbert, Graciela Ortiz, Diva Gastélum, Pilar Ortega, Dolores Padierna, Silvia Garza, Hilda Flores, Blanca Alcalá, Lucero Saldaña y Adriana Dávila lograron destacar por su trabajo legislativo, al grado que diversas reformas concretadas en ese periodo tienen su hechura.

PODER FEMENINO

Las estadísticas no mienten y después de la larga travesía por lograr que su presencia tenga el mismo peso que el de sus compañeros, hoy las mujeres tienen un papel importante en la vida interna y externa del Senado.

Desde el 1 de septiembre del 2018 hasta el 15 de diciembre del 2020, las entrañas del Senado en la LXIV Legislatura concretaron 62 decretos, ya publicados en el Diario Oficial de la Federación (DOF); es decir, son un hecho tangible en el orden jurídico nacional.

De ese universo, 27 decretos fueron iniciativas de senadoras, es decir, el peso de las legisladoras fue de 43.5 por ciento.

La relación de decretos publicados en el DOF muestra que esas 23 mujeres son las morenistas Olga Sánchez Cordero (hoy secretaria de Gobernación), Ana Lilia Rivera, Bertha Alicia Caraveo, Citlalli Hernández (hoy secretaria general de Morena), Guadalupe Covarrubias, Susana Harp, Lucía Meza; las panistas Guadalupe Saldaña, Xóchitl Gálvez, Alejandra Reynoso, Nadia Navarro, Guadalupe Murguía, Minerva Hernández, Kenia López y Josefina Vázquez Mota.

También las priistas Claudia Anaya, Sylvana Beltrones, Vanessa Rubio (hoy de licencia) y Verónica Martínez; la petista Nancy de la Sierra; la verdeecologista Alejandra Lagunes, la emecista Patricia Mercado y la coordinadora del PES, Sasil de León.

Por grupos parlamentarios, se observa que las priistas son las más productivas, pues de las seis iniciativas emanadas del PRI que se convirtieron en decreto, cinco son de ellas; es decir, el 83.3%. De las 14 iniciativas del PAN que lograron convertirse en decreto, ocho son de mujeres; es decir, el 57.14 por ciento.

El PT logró que cuatro de sus iniciativas fueran decretos; dos son de una mujer; es decir, el 50%. De las tres iniciativas del Verde que llegaron a decreto, uno es de mujer; es decir, el 33%; hay una mujer autora de una iniciativa de las 4 que se aprobaron a Movimiento Ciudadano y que hoy son una realidad; es decir, el 25%; el PES logró una y es de su coordinadora, en tanto que de las 28 iniciativas que Morena logró que fueran realidad, nueve son de mujeres; es decir, el 32.1 por ciento.

Pero a ellas se suman otras mujeres que son parte fundamental de los cinco periodos ordinarios que ha trabajado la LXIV Legislatura, como Mónica Fernández, que fue presidenta del Senado; Jesusa Rodríguez y Lucía Trasviña; la emecista Verónica Delgadillo y la verdeecologista Verónica Camino, por los temas que han defendido y las polémicas que han desatado.

Todas ellas han logrado que en el Senado la paridad no sea un mero tema de números en escaños ocupados, sino que han dejado su huella en la historia legislativa y en el orden jurídico nacional.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *