VINCULAN UNA RAR ENFERMEDAD EN DELFINES CON LA DISMINUCIÓN DE LA SALINIDAD DEL AGUA DEBIDO AL CAMBIO CLIMÁTICO

Científicos estadounidenses y australianos han vinculado una rara enfermedad que cubre hasta el 70 por ciento de la piel de los delfines con la disminución de la salinidad del agua provocada por el cambio climático, según un estudio publicado en la revista Scientific Reports.

La enfermedad de la piel de agua dulce, llamada dermatitis ulcerosa, provoca lesiones cutáneas graves que a menudo son colonizadas por una variedad de especies fúngicas, bacterianas y de hongos.

Este proceso puede provocar la erosión de la piel y resultar en ulceración y necrosis hipodérmica. En los últimos años especialistas han registrado brotes en los estados estadounidenses de Alabama, Florida, Luisiana, Misisipi y Texas, y a lo largo de la costa de Australia.

Esta enfermedad de la piel fue observada por primera vez por investigadores en aproximadamente 40 delfines nariz de botella cerca de Nueva Orleans después del huracán Katrina en 2005.

Los delfines costeros están acostumbrados a los cambios estacionales en los niveles de salinidad en su hábitat marino, pero no pueden vivir en agua dulce, señalaron los especialistas.

La creciente gravedad y frecuencia de tormentas como huracanes y ciclones, particularmente si están precedidos por condiciones de sequía, crea grandes volúmenes de lluvia que convierten las aguas costeras en agua dulce.

Con el aumento de las temperaturas climáticas, los científicos señalaron que tormentas extremas como los huracanes Harvey y Katrina ocurrirán con más frecuencia y, en consecuencia, darán lugar a brotes de enfermedades graves en los delfines.

«A medida que el calentamiento de las temperaturas del océano afecta a los mamíferos marinos a nivel mundial, los hallazgos de este estudio permitirán una mejor mitigación de los factores que provocan brotes de enfermedades en las comunidades de delfines costeros que ya están bajo amenaza de pérdida y degradación del hábitat», señaló Padraig J. Duignan, uno de los autores de la investigación.

El especialista espera que el estudio sea el primer paso para «mitigar la enfermedad mortal y reunir a la comunidad oceánica para seguir combatiendo el cambio climático«.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *