VIAJAR ES UN LUJO EN TIEMPOS DE COVID

Parece que fue hace mucho, o quizá hace muy poco, cuando más de uno -siendo fiel a sus rituales de Año Nuevo- cruzó la puerta de su hogar con una maleta y la ilusión de que haciéndolo viajaría sin cesar. Pronto vino la pandemia y cientos de planes en el mundo entero tuvieron que ser pospuestos o cancelados, enseñándonos que parte de viajar incluye lidiar con la frustración si algo no sale conforme a lo proyectado.

En un año regular estaríamos hablando de los destinos ideales para viajar en 2021. Sin embargo, los repuntes de contagios, los cierres de fronteras, la esperanza en las vacunaciones masivas y otros temas derivados por la pandemia han propiciado que la industria del turismo se enfoque más en los tipos de viaje que habrá y cómo se realizarán.

Los expertos coinciden en que seguirán presentes las escapadas a sitios cercanos al lugar de residencia, a los que se pueda llegar por carretera. Si son por vía aérea, los viajes domésticos (dentro del país de origen) seguirán al alza.

Al elegir una aerolínea, hotel o destino se priorizarán aquellos que cumplan con protocolos de bioseguridad y distanciamiento social y sean flexibles con políticas de cancelación y reembolsos y, además, ecosustentables.

Muchos desean tomar un tiempo fuera y desintoxicarse del mundo cibernético, pero los que necesitan trabajar durante sus vacaciones se fijarán en que haya una excelente conexión. El no poder ver a toda la familia durante el confinamiento detonó los llamados viajes de nostalgia, así que, cuando se pueda, varios querrán regresar al pueblo donde crecieron sus abuelos o vacacionar donde iban de niños con sus padres.

Mientras los viajes multigeneracionales no vuelvan a la escena, las travesías con el núcleo familiar, en pareja o en solitario se acentuarán. Alejarse de los sitios masificados y acercarse al turismo rural seguirán siendo las constantes. Se mantendrán en boga el agroturismo, apoyando a pequeños productores; el enoturismo, conociendo los procesos de producción en viñedos; el gastroturismo, reactivando la economía a través del consumo de lo local.

Pero más que nunca se valorará el turismo de naturaleza, aventura y bienestar. Habrá que visitar áreas protegidas, acampar en sitios exquisitos, observar especies en su hábitat, ver auroras boreales o cargar una mochila para hacer senderismo y tomar un merecido respiro.

Que este 31 agradezcas a la Nochevieja por todo lo aprendido y recibas el año pensando que poder viajar es todo un lujo y uno de los más bellos regalos.

Soñar, planear y concretar

Si bien hay un deseo por hacer maletas, también prevalece la zozobra por volver a enfrentar proyectos interrumpidos, así que se prevén -al menos- dos posibles escenarios.

En el primero habrá más viajes inmediatos, de corta duración y a sitios cercanos, con el fin de reducir márgenes de cancelación y posibles desilusiones.

Y en el segundo, la travesía será más planeada y larga cuanto más remoto y aspiracional sea el destino. En ambos casos, contar con la asesoría de expertos y un seguro que responda ante eventualidades será primordial.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *