¡LAS BUENAS IDEAS SE HEREDAN! REVIVE BIDEN CHEQUE DE ESTÍMULO DE 2 MIL DÓLARES

Preparado para heredar un desastre de atención médica y una economía en deterioro, el presidente electo Joe Biden está presentando un plan de ayuda de emergencia de $1.9 billones el jueves por la noche que servirá como una prueba temprana de su capacidad para sacar a la nación de los desastres pandémicos y cumplir sus promesas de unir a un Congreso dividido.

Como se esperaba, la propuesta de Biden también aumentaría a 2 mil dólares por persona los pagos de estímulo aprobados por el Congreso en diciembre, que habían sido de $600 por persona, enviándoles los mil 400 faltantes. Trump apoyó con entusiasmo los pagos de estímulo de $2 mil, al igual que los líderes demócratas del Congreso, pero muchos republicanos se oponen a la idea. 

El plan de Biden también ampliaría la elegibilidad para los pagos de estímulo a las familias donde uno de los padres es un inmigrante, así como a los hijos adultos declarados como dependientes en las declaraciones de impuestos de sus padres.

Ambas categorías fueron excluidas en los últimos paquetes de ayuda debido a la oposición del Partido Republicano. Como resultado, alrededor de 13.5 millones de adultos dependientes fueron excluidos de los cheques, incluidos millones de personas discapacitadas.

“Creemos que existe un amplio entendimiento de la urgencia del momento, de la inmediatez de la crisis y la necesidad de actuar”, dijo un alto funcionario de la administración de Biden a los periodistas antes del discurso del jueves por la noche.

El paquete de amplio alcance está diseñado para apuntar a las crisis gemelas que enfrentará Biden al asumir el cargo el 20 de enero, con una serie de disposiciones que brindan ayuda directa a las familias, empresas y comunidades estadounidenses, y un enfoque principal en las pruebas y la producción y distribución de la vacuna contra el coronavirus, a medida que crece la pandemia.

Biden tiene como objetivo obtener el apoyo del Partido Republicano para la medida, dijeron altos funcionarios de transición, aunque es probable que el precio de casi 2 billones de dólares sea demasiado alto para que muchos republicanos lo traguen. 

Pero después de hacer campaña como negociador bipartidista, Biden quiere al menos darles a los republicanos la oportunidad de respaldar su primer esfuerzo legislativo como presidente.

El paquete se titula “Plan de rescate estadounidense”. Los funcionarios de Biden lo describieron como un paquete de medidas de emergencia para satisfacer las necesidades económicas y de atención médica inmediatas del país, al que seguirá en febrero un plan de ayuda más amplio.

 Momento crítico

La propuesta que Biden expuso la tarde del jueves llega en un momento crítico para la nación. Más de 4 mil 200 personas en Estados Unidos murieron a causa del coronavirus el martes, un nuevo récord diario. Además, la recuperación económica parece estar retrocediendo, con las solicitudes de desempleo subiendo a un nuevo récord desde agosto, ya que casi un millón de personas solicitaron el desempleo la semana pasada.

También se produce seis días antes de la toma de posesión de Biden, y un día después de que la Cámara de Representantes acusó al presidente Donald Trump, destacando el desafío del presidente electo de tratar de que se apruebe su principal punto de la agenda incluso cuando es probable que el Senado se vea envuelto en un juicio político. Biden ha expresado la esperanza de que el Senado pueda avanzar simultáneamente en su agenda y al mismo tiempo realizar un juicio político, aunque no está claro qué tan bien podría funcionar en la práctica.

El plan contiene una serie de disposiciones que se basan en los aproximadamente 4 billones de dólares que el Congreso ya ha dedicado a abordar la pandemia, que incluía una medida de 900 mil millones de dólares que Trump firmó en diciembre y que Biden ha descrito repetidamente como asuntos pendientes.

Se divide en tres áreas principales: $400 mil millones para provisiones para combatir el coronavirus con más vacunas y pruebas, mientras se reabren las escuelas; más de $1 billón en ayuda directa a las familias, incluso mediante pagos de estímulo y mayores beneficios del seguro de desempleo; y $440 mil millones para ayuda a comunidades y empresas, incluidos $350 mil millones en fondos de emergencia para gobiernos estatales, locales y tribales.

El plan tendrá como objetivo cumplir el plan de Biden para un programa de vacunación universal, dedicando $20 mil millones a ese objetivo, así como $50 mil millones para una “expansión masiva” de las pruebas y $130 mil millones para ayudar a las escuelas a reabrir de manera segura. 

Entre los muchos objetivos establecidos en la propuesta, Biden espera entregar 100 millones de vacunas en 100 días y reabrir la mayoría de las escuelas públicas de nivel K-12 en ese mismo período de tiempo.

El líder entrante de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, había instado a Biden a considerar un precio más alto de lo que inicialmente estaba considerando para la propuesta, según una persona familiarizada con la conversación que habló bajo condición de anonimato para contar la conversación. 

El tamaño y el alcance del paquete excedieron las expectativas de varios defensores externos, al tiempo que respondía a las demandas de los economistas de una nueva inversión importante para que la economía tuviera una base más sólida.

“Necesitamos más estímulos. En Estados Unidos, afortunadamente, hay espacio fiscal para hacerlo”, dijo la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, en una entrevista con The Washington Post, y agregó que estaba a favor de un “apoyo considerable”.

Prioridades demócratas

La legislación incluye una serie de prioridades buscadas por los principales demócratas del Congreso, incluidos algunos de los miembros más liberales, desde aumentar el salario mínimo federal a $15 la hora hasta agregar miles de millones en fondos para el cuidado de niños.

Biden pide aumentar los beneficios federales de desempleo de $300 por semana a $400 por semana para millones de estadounidenses desempleados. Los beneficios se extenderían hasta septiembre, evitando que millones de personas pierdan su ayuda por desempleo en marzo, como ocurriría con la ley actual. 

El plan de Biden establece que también “trabajará con el Congreso” para vincular el nivel de los beneficios por desempleo a factores económicos generales, con el objetivo de implementar “estabilizadores automáticos” buscados durante mucho tiempo por los expertos en políticas demócratas. Estas medidas requerirían que el Gobierno federal aumente automáticamente los beneficios cuando la tasa de desempleo aumente, lo que significa que el apoyo federal no podría depender del estancamiento de Washington.

La propuesta de Biden también incluye una importante expansión de los créditos fiscales, tanto para niños como para trabajadores de bajos ingresos. 

El plan de Biden ampliaría un crédito fiscal para niños a $3 mil 600 al año por niño menor de seis años, así como a $3 mil al año para niños menores de 17 años. También ampliaría la elegibilidad para el crédito a millones de familias muy pobres que actualmente no pueden acceder a eso. También aumentaría drásticamente el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo, un beneficio fiscal para los trabajadores, de $530 a $1,500, al tiempo que ampliaría la elegibilidad para ese programa.

El tamaño del paquete y su aceptación de múltiples prioridades liberales que son anatema para los republicanos, incluida una gran suma para los gobiernos estatales y locales, que ha demostrado ser un punto de fricción para el Partido Republicano durante meses, plantea interrogantes sobre cuánto apoyo bipartidista a Biden podrá conseguir la propuesta. 

Biden ya se enfrenta a la presión de los liberales en el Capitolio que quieren usar su nuevo control del Congreso para impulsar una legislación agresiva y costosa.

 Sueño bipartidista

Biden quiere intentar conseguir una mayoría bipartidista en su primer proyecto de ley. Los asesores demócratas dicen que si los republicanos no parecen dispuestos a cooperar, pueden cambiar de marcha rápidamente y pasar a la “reconciliación presupuestaria”, el procedimiento que les permitiría aprobar legislación sin votos republicanos. 

Ese fue el proceso que los republicanos utilizaron para aprobar su gran proyecto de ley de reducción de impuestos después de que Trump asumió el cargo y que el presidente Barack Obama utilizó para la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio.

El Senado se dividirá 50 a 50 entre republicanos y demócratas en el nuevo Congreso, lo que dará a los demócratas el control de la Cámara porque la vicepresidenta electa Kamala Harris tendrá la votación de desempate. La mayoría de los demócratas 222-211 en la Cámara es la más estrecha para ambos partidos en años. 

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *