SE `BLINDA´ CONDADO PARA EVITAR DISTURBIOS

Las instalaciones de la Corte del Condado de El Paso permanecerán cerradas este martes 19 y miércoles 20 de enero, como precaución ante la posibilidad de protestas por el Día de Inauguración Presidencial, se informó.

La medida de seguridad precautoria fue anunciada en un comunicado de prensa, donde se afirma que los empleados que trabajen en la Corte del Condado podrán laborar de forma remota durante esos dos días.

“Si bien no ha habido amenazas a la Corte, mejor estar seguro que lamentarlo”, dijo Ricardo Samaniego, juez del Condado de El Paso.

De tal forma las instalaciones de la Corte del Condado se mantendrán cerradas, en una medida que extiende el cierre que inició desde ayer lunes, por la conmemoración del Día de Martin Luther King.

El riesgo de que protestas de extremistas de derecha desaten la violencia ante la toma de poder de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos, ha llevado a la suspensión de actividades gubernamentales en diversos estados del país.

El Capitolio de Texas en Austin no es la excepción: ha estado cerrado desde el sábado, suspendiendo la sesión legislativa, y permanecerá así hasta el miércoles.

Hasta el momento no se ha anunciado la modificación de actividades por parte de la Ciudad de El Paso, que anunció jornadas normales el 19 y 20 de enero.

El Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas dijo el viernes que el Capitolio estatal y sus terrenos se cerrarían “por precaución” luego de que partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos a principios de este mes en un violento asedio que dejó cinco muertos. 

Los insurrectos irrumpieron en el edificio el día en que el Congreso certificaba la victoria electoral de Biden. Según los informes, el FBI había advertido a las fuerzas del orden en todo el país sobre posibles protestas armadas en las 50 capitales de los estados en los días previos a la toma de posesión de Biden.

“El Departamento de Seguridad Pública de Texas está al tanto de las protestas armadas planeadas en el Capitolio del Estado de Texas esta semana y de los extremistas violentos que pueden buscar explotar eventos protegidos constitucionalmente para llevar a cabo actos criminales”, dijo el director del DPS, Steven McCraw, en un comunicado. “Como resultado, DPS ha desplegado personal y recursos adicionales en el Capitolio y está trabajando en estrecha colaboración con la Oficina Federal de Investigaciones y el Departamento de Policía de Austin para monitorear los eventos y hacer cumplir el Estado de Derecho».

FBI en alerta

El anuncio de protestas en diferentes ciudades y capitales estatales del país ha puesto en alerta a autoridades policiacas y de seguridad.

Aunque hasta el momento no se ha identificado alguna amenaza para El Paso, la oficina local del Buró Federal de Investigaciones se dijo en alerta.

“El FBI El Paso ha establecido un puesto de mando para recopilar inteligencia y coordinar con nuestros socios locales y estatales sobre posibles amenazas”, dijo el agente especial Luis Quesada.

“Contamos con agentes especiales, técnicos de bombas, el Equipo de Respuesta de Evidencia del FBI, equipos tácticos, equipos de Inteligencia y otros para apoyar las investigaciones y contrarrestar cualquier amenaza potencial de violencia a los edificios federales y a nuestra comunidad”, agregó el agente a cargo.

El FBI recalcó el respeto a las personas que ejercen pacíficamente sus derechos de la Primera Enmienda, sin embargo, destacó su atención a las posibles amenazas a la seguridad. 

“Nuestro enfoque no está en los manifestantes pacíficos, sino en aquellos que amenazan su seguridad y la seguridad de otros ciudadanos con violencia y destrucción de propiedad”, consigna el comunicado.

A pesar de las precauciones del caso, la agencia federal no ha identificado al momento indicaciones de disturbios o amenazas específicas tanto en el Área de Responsabilidad (AOR) de El Paso del FBI, que incluye El Paso, Midland / Odessa y Alpine, y otros edificios gubernamentales en nuestra área.

 “Sin embargo, estamos trabajando junto con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley”, sostiene el comunicado.

De tal forma el FBI anunció que hasta la toma de posesión presidencial el 20 de enero, se mantendrá una postura elevada para monitorear cualquier amenaza emergente a la región.

La oficina del FBI de El Paso instó a la comunidad a llamar al 915-832-5000, o que visiten el sitio web: tips.fbi.gov, en caso de contar con información relativa a posibles actos de violencia en cualquier protesta o evento próximo. 

“Si sabe de una emergencia inmediata, llame al 911”, sostuvo el agente Quesada.

“No podemos tener éxito sin la ayuda del pueblo estadounidense mientras trabajamos para cumplir con nuestra misión: proteger al pueblo estadounidense y defender la Constitución de los Estados Unidos”, afirmó. 

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *