DEFENSA DE DUARTE ASEGURA QUE “NO HAY CAUSA PROBABLE” DEBIDO A FALTA DE EVIDENCIA

Juan Morillo, uno de los abogados de César Duarte, señaló durante la audiencia de extradición que no va a argumentar sobre cada transacción realizada porque no es del interés del juicio de extradición. Insiste en que es importante desestimar el testimonio del exsecretario de Hacienda del Gobierno del Estado, Jaime Herrera, porque en audios han puesto en duda su credibilidad y ello socava la “causa probable” que defiende la fiscalía. Dice que fue “coercionado” para declarar, y por tanto se debería desestimar su declaración, y que por las mismas razones se deberían desestimar las declaraciones de los otros testigos. Señala que han sido amenazados con ser perseguidos, enjuiciados si no declaran como el gobierno de Chihuahua desea.

“Creemos que si el testigo clave fue obligado y amenazado, los demás también estamos impugnando la metodología del proceso utilizado por el gobierno de Chihuahua”, aseguró. La juez Louis le pregunta si lo que está diciendo es que hay que extrapolar que si Herrera dijo que un testimonio fue dado bajo coerción todos los fueron. Morillo dice que sí, por lo que la jueza dice que la grabación en la que se supone que Herrera dijo que fue obligada no les fue proporcionada a la defensa. Morillo dice que no, que suponen que alguien lo grabó.

La jueza dice que tiene dudas de que aplique como “recantación”; en otras palabras, que aplique como que el testigo se está desdiciendo de su acusación contra Duarte. Morillo dice que entiende que sea difícil que aplique como tal, pero sí como coerción que Herrera fue obligado a testificar contra Duarte. La juez dice que tendría que probar primero que la fiscalía obligó a Herrera antes de poder asumir una posición sobre si los demás testigos también fueron coercionados.

Morillo dice que en realidad hay una gran falta de evidencia en contra de Duarte, y que la que hay no es confliable, por lo que no hay “causa probable”.

César Duarte tiene una intérprete para poder entender lo que se señala en la audiencia.

Morillo insiste en que “no hay causa probable”. Afirma que es un caso de “venganza” política, de persecución. “El proceso de extradición se está usando para “vengarse” de opositores políticos”, subraya.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *