EL PASO, EJEMPLO DE TERRORISMO DOMÉSTICO

El secretario interino de Seguridad Nacional (DHS), David Pekoske, emitió una alerta debido al entorno de amenaza que se vive en Estados Unidos y que el DHS cree que “persistirá” en las semanas posteriores a la exitosa toma de posesión presidencial.

En la declaración de la agencia gubernamental, se incluye a El Paso como una de las comunidades que “han experimentado” el terrorismo doméstico en carne propia debido al pasado tiroteo del 3 de agosto que se cobró la vida de 23 personas y dejó otras 23 heridas. 

Todas las víctimas eran residentes de la frontera El Paso-Juárez, incluyendo a un ciudadano alemán. 

El presunto responsable de la masacre, Patrick Crusius, viajó unas diez horas, desde un suburbio de Dallas hasta esta región, con el objetivo de “matar mexicanos”. Poco antes publicó un manifiesto racista en la web.

“La tensión racial y étnica de larga historia, incluida la oposición a la inmigración, han impulsado los ataques terroristas, incluido un tiroteo en 2019 en El Paso, Texas, que mató a 23 personas”, se lee en el comunicado.

La alerta se dio a conocer el 27 de enero y tendrá vigencia hasta el 31 de abril de 2021.

Asimismo, la información sugiere que algunos “extremistas violentos” motivados ideológicamente con objeciones al ejercicio de la autoridad gubernamental y la transición presidencial, así como otros agravios percibidos alimentados por narrativas falsas, podrían continuar movilizándose para incitar o cometer violencia.

Jeanette Harper, agente especial del FBI, dijo que, aunque El Paso aún no ha recibido “alguna amenaza creíble”, las agencias de seguridad continuarán monitoreando para mantener a la comunidad protegida.

“En este momento, el FBI no tiene una amenaza creíble de extremistas domésticos violentos en las comunidades de El Paso y el Oeste de Texas”, dijo Harper.

“La Oficina del FBI en El Paso continúa trabajando con nuestros socios policiacos por medio del grupo de trabajo anti-terrorista para asegurar la seguridad de las comunidades a las cuales servimos”, agregó la agente del FBI.

Por otra parte, pidió a la comunidad cooperar con las autoridades para reportar actividades “sospechosas” y protegerse unos a otros.

“Pedimos a nuestras comunidades mantenerse en alerta de lo que ocurre a su alrededor y nos ayuden a que el lema “Si ven algo, digan algo” no sea una súplica únicamente para vigilar una maleta abandonada, sino que incluye la responsabilidad de hablar cuando creemos que un individuo alrededor nuestro ha sido radicalizado y puede inclinarse hacia la violencia”, añadió.

El DHS dijo que sigue comprometido con la prevención de la violencia y las amenazas destinadas a intimidar o coaccionar a poblaciones específicas en base a su religión, raza, etnia, identidad u opiniones políticas.

“Se alienta a los socios de seguridad nacional estatales, locales, tribales y territoriales a continuar priorizando las medidas de seguridad física, particularmente alrededor de las instalaciones gubernamentales, para proteger a las personas y la infraestructura crítica”, agregó la agencia. 

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *