VARIANTES AÑADEN URGENCIA A VACUNACIÓN

El camino para llegar a la inmunidad de las diversas cepas del coronavirus parece inesperadamente más largo. El surgimiento de variantes más transmisibles y que potencialmente evaden a la vacuna amenaza con extender el desastre global de salud y hacer que el 2021 se parezca mucho al 2020. 

Una complicada mezcla de buenas y malas noticias hace que cualquier pronóstico para los próximos meses sea confuso, aunque los científicos tienen un mensaje claro y sobrio: la pandemia está lejos de terminar. 

Los hallazgos de las investigaciones que fueron publicados en los últimos días han mostrado que es probable que las vacunas funcionen en contra de las variantes del coronavirus. 

Aunque no podrían funcionar muy bien, ya que el escurridizo virus sigue adaptándose a su nuevo anfitrión, las especies humanas.

Científicos están aumentando su vigilancia genómica del virus y los fabricantes de las vacunas están remodelando sus fórmulas en un intento de mantener el ritmo con ese mutante patógeno.

“Estamos muy preocupados”, comentó Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud. 

“Todo lo que se necesita es un par más de mutaciones para que empecemos a preocuparnos”. También está el problema de la reinfección. 

Collins comentó que tiene problemas con la información de la empresa de biotecnología Novavax, fabricante de una vacuna que ha demostrado ser efectiva en los ensayos clínicos, respecto a que la nueva variante que está circulando en Sudáfrica mostró señales de eludir la inmunidad natural entre voluntarios que habían sobrevivido con anterioridad a una infección con la cepa más común del coronavirus. 

La vacuna Novavax fue mucho menos efectiva en contra de la variante, llamado B.1.351, que en contra de otras cepas. 

“Eso es algo que no había visto antes”, dijo Collins acerca de la reinfección. “Es muy tentador, aunque los números no son enormes, pero me sentiría alarmado si la infección natural no es suficiente para proporcionar la inmunidad”. 

Las tres “variantes preocupantes” que han sido las más escudriñadas — que primero se identificaron en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil — han llegado a Estados Unidos. Hasta el medio día del sábado, había más de 430 casos reportados relacionadas con la variante del Reino Unido, B.1.1.7, y en un caso, en Minnesota, de la variante de Brasil, conocida como P.1., anunciadas por las autoridades. 

Oficiales de Carolina del Sur anunciaron la detección de la variante de Sudáfrica en dos personas que no tuvieron un historial de viajes ni contacto con ninguna otra. Larry Hogan, gobernador republicano de Maryland, anunció este sábado que esta variante había infectado un adulto que reside en el área de Baltimore. La persona tampoco viajó, lo cual es evidencia de la transmisión comunitaria. 

Las mutaciones del coronavirus se han complicado y es probable que extiendan la fecha para acabar con la pandemia. 

Un axioma entre los epidemiólogos es que la inmunidad de rebaño de un virus más transmisible requiere un porcentaje más alto de personas inmunizadas. Al inicio de la pandemia, los científicos estimaron que alrededor del 70 por ciento de las personas tendrían que ser vacunadas o desarrollar la inmunidad natural para llegar al umbral en el que el virus no puede circular libremente. 

Ese número es actualmente demasiado bajo. Si una cepa más transmisible se hace dominante, “ese nivel de cobertura necesario para la inmunidad de rebaño podría ser más alto, en el rango del 80 al 85 por ciento”, comentó Jay Butler, subdirector de enfermedades infecciosas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. 

Eso hace que la posibilidad de tener la inmunidad de rebaño por lo menos para el próximo invierno es mucho menos probable”, comentó Christopher Murray, director del Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington. Los comentarios de los expertos son preocupantes a pesar de varios desarrollos positivos sobre la vacuna. Johnson & Johnson reportó el viernes que su vacuna, que sólo utiliza una dosis, fue 66 por ciento efectiva en un ensayo clínico grande e impide una enfermedad de moderada a severa. 

Esa vacuna es relativamente fácil de manejar y si es autorizada en las próximas semanas, será otra arma para luchar contra la pandemia. Sin embargo, las vacunas parecen funcionar bien en contra de la variante B.1.1.7 que se ha extendido explosivamente en el sur de Inglaterra y ha dado lugar a cierres drásticos. 

Sin embargo, los buenos resultados vienen con un asterisco.

La vacuna de Johnson & Johnson no parece impedir muy bien la enfermedad en Sudáfrica y Latinoamérica, lugares en donde las problemáticas variantes están propagándose. La información de Novavax mostró un dramático descenso de efectividad en contra de la variante B.1.351 que circula en Sudáfrica. Las mutaciones no han cambiado la naturaleza básica del virus. Las nuevas variantes se propagan de una persona a otra y enferman a la gente de la misma manera que el coronavirus más común. Su difusión puede ser inhibida con las mismas medidas de sentido común como la distancia social y el uso de mascarillas. Hasta ahora existe una evidencia limitada sobre cambios en la severidad de la enfermedad a consecuencia de esas variantes. La excepción es la propagación de la variante en Reino Unido, que podría ser 30 por ciento más letal, según dijeron científicos británicos recientemente, reconociendo que su evidencia es preliminar. No existe una sólida evidencia científica de que el B.1.351 o P.1, las variantes identificados en Sudáfrica y Brasil, respectivamente, provoquen una enfermedad más severa. Alessandro Sette, inmunólogo del Instituto de Inmunología de La Jolla, también ve señales esperanzadoras de una inmunidad duradera ante el virus. Un documento que él y sus colegas publicaron en este mes mostró que la inmunidad posterior a la infección sigue siendo robusta durante ocho meses. Resultados preliminares sugieren que una gran parte de la respuesta inmune está mediada por las células T que no son afectadas por las variantes, dijo, y tanto la infección natural como la vacunación inducen a esa respuesta. “Eso podría modular la severidad de la enfermedad”, dijo Sette, sugiriendo que la gente que se infecta en una segunda ocasión es probable que tenga una enfermedad más leve. Dicho eso, muchos científicos están convencidos de que las variantes son más transmisibles. Contienen mutaciones que parecen aumentar la habilidad del virus para anexarse a las células receptoras humanas. Una mutación, llamada E484K, que surgió independientemente de las variantes detectadas en Sudáfrica y Brasil, ha mostrado indicios de eludir los anticuerpos producidos a través del sistema inmunológico natural o por medicamentos terapéuticos. Aunque existen límites sobre qué tanto puede mutar el virus sin diluirse, comentó Stanley Perlman, virólogo de la Universidad de Iowa. “No puede mutar porque va a perder sus propiedades de ser un virus transmisible y patogénico”, dijo Perlman. “Uno no puede tener un número infinito de maneras de mejorarse a sí mismo”. Algunos científicos esperan que el efecto del virus va a ser más débil al paso del tiempo. Eso ha sucedido con otros virus, incluyendo la influenza que mató a millones de personas en todo el mundo en 1918. “No vamos a pasar décadas lidiando con una pandemia”, dijo el epidemiólogo Marc Lipsitch, de la Escuela de Salud Publica T.H. Chan de Harvard. “La preocupación es si será uno o tres años hasta que podamos elaborar suficientes vacunas en contra de las suficientes cepas para controlarla”. Paul Offit, virólogo y pediatra del Hospital Infantil de Filadelfia, dijo que cuando vio la noticia acerca de la eficacia de la vacuna de Johnson & Johnson en contra de la variante de Sudáfrica, le pareció “sombría”. Sin embargo, cuando ahondó en la información vio que era mucho más efectiva para impedir una enfermedad severa. “Si uno puede mantener a la gente fuera de los hospitales y morgues, eso tendrá un enorme valor”, dijo.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *