EL PASO ES GOLPEADO POR CIERRE DE FRONTERA

El cierre parcial de los cruces internacionales ha tenido un impacto directo en la economía local debido a la falta de consumidores mexicanos que acostumbran realizar sus compras en este lado de la frontera.

Aunque hasta el momento no existen indicadores oficiales del impacto financiero, economistas locales argumentan que las pérdidas son de alrededor del 20 por ciento, y líderes empresariales afirman que el golpe monetario ascendió hasta el 60 por ciento.

“Las ventas a clientes del Norte de México por parte de empresas en El Paso generalmente ascienden a entre 1 y 1.3 mil millones de dólares. La cifra correspondiente a 2020 aún se desconoce, pero probablemente es menor que 850 millones de dólares”, dijo Tomás Fullerton, maestro de Economía de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP).

Agregó que el impacto más notable, por lo menos aquí en El Paso, ha sido la pérdida de ventas de visitantes que normalmente llegan del Norte de México para visitar esta ciudad. Fullerton considera que la mayoría de esas ventas perdidas probablemente se desviaron a las empresas como Amazon o Alibaba.

Por su parte el empresario Tammy Berg, expresidente de la Cámara de Comercio Hispana de El Paso y fundador de la Sociedad de Negociantes en el Centro de El Paso, manifestó que a nivel local la clientela mexicana representa el 60 por ciento de las ventas. 

“El impacto es tremendo. No son sólo esas ventas sino la gente que trabaja ahí y que ha perdido sus empleos, es algo que está pasando y nos afecta bastante”, expresó tras destacar que han sido 11 meses de incertidumbre y pérdidas en la derrama comercial. 

Señaló que dentro de los directivos de las tiendas consideradas como “fuertes”, como Walmart, Ross, Target, Marshalls, entre otras, “todos coinciden en que 60 centavos de cada dólar” provienen de los clientes procedentes de México.

Resaltó que aunque esto ha sido por culpa de la pandemia de Covid-19 la realidad es que también ha influido el aspecto político, al referirse a la retórica adoptada por el expresidente Donald Trump en contra de la comunidad inmigrante.

“Nos afectó mucho”, aseveró Berg, quien explicó que el impacto que sufrieron fue considerable. “Pero esperemos que este nuevo presidente (Joe Biden) aliente esa buena vecindad para seguir siendo una sola comunidad unida como siempre lo ha sido”, indicó. 

Aunque las autoridades federales han mostrado su intención de reabrir los puentes internacionales, posiblemente el 21 de febrero, ambos líderes coincidieron que no hay una fecha exacta para que se dé la orden. 

“No estoy familiarizado con esa información pero Biden, por su propia cuenta, no puede tomar esa decisión, tiene que ser un acuerdo de los tres gobiernos federales: México, Canadá y Estados Unidos, y a la fecha no se ha decidido”, dijo Fullerton.

En cuanto a la expansión de los programas de vacunación dijo que seguramente ayudará a iniciar el proceso de reapertura de los viajes transfronterizos entre los tres países, “no sabemos todavía cuándo se implemente el programa de vacunas en los estados del Norte de México de manera amplia”.

No obstante, añadió que si surge algún problema en la política de la salud sería asociado con la falta de programas extensivos en el lado Sur de la frontera.

Tras recordar la pandemia de 1918, el catedrático Tom Fullerton afirmó que una epidemia siempre trae consigo un perjuicio serio en materia económica, que es lo que se ha observado a nivel mundial tanto en problemas industriales como comerciales con esta enfermedad.

Aseguró que a nivel global entre los ciclos económicos regularmente una pandemia dura 24  meses y en términos de recubrir la actividad económica requiere 5 años de recuperación. “Esos problemas son severos y profundos”, puntualizó.

A su vez el empresario Tammy Berg se mostró sereno y confiado de que esto pasará pronto. “Esperemos que poco a poco se vaya reabriendo la frontera para que las familias de ambos lados de la frontera vuelvan a convivir, se reactive el comercio y la palabra comunidad se convierta en una unidad”, dijo.

En medio de la pandemia el empresario lamentó la actitud del expresidente Trump, quien intentó desmantelar esa buena relación con su política antiinmigrante, “sin embargo ahora estamos esperando que todo esto cambie y de nuevo fortalecer esas buenas relaciones”.

Expresó que la pandemia de Covid está siendo enfrentada con éxito por lo que espera que los esfuerzos médicos y la llegada de la vacuna den pauta a la reapertura. “La gente tiene miedo de contagiarse y no puede decirse que sólo en un lado haya más riesgo que en el otro. En ambos lados hay peligro”, puntualizó Berg. 

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *