AUMENTA ESPERANZA DE CURACIÓN DEL CÁNCER PEDIÁTRICO

En México el cáncer infantil es un problema de salud pública, constituye la segunda causa de muerte en niños de cinco a 14 años de edad; cada año ocasiona el fallecimiento de más de dos mil infantes, de acuerdo con cifras del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia (Censia).

La tasa de mortalidad en infantes es de 5.3 por cada 100 mil, mientras que en adolescentes de 8.5 debido a que entre cinco y 50 por ciento de ellos abandona el tratamiento.

Lo anterior representa un grave problema con respecto a la atención, detección y tratamiento oportunos; un diagnóstico temprano marca una gran diferencia en su pronóstico, coincidieron las pediatras oncólogas Rocío del Socorro Cárdenas Cardos y Marta Zapata Tarrés, académicas de la Facultad de Medicina (FM).

Las especialistas resaltaron que en oncología pediátrica las tasas de curación aumentaron de manera considerable, incluso en cierto sentido más que otros tipos de cáncer.

En ocasión del Día Internacional de Lucha contra el Cáncer Infantil, que se conmemora el 15 de febrero, Cárdenas Cardos refirió que los tipos de cáncer más comunes en niños y adolescentes son las leucemias, que afectan a las células de la sangre que se originan en la médula ósea; los tumores del sistema nervioso central, ocupan la segunda causa en frecuencia; seguido por los linfomas, que son cánceres de los ganglios linfáticos.

Sin embargo, sostuvo que  es alta la esperanza de sobrevida en pacientes con neoplasias, “esa es una de las grandes diferencias entre niños y adultos con esta enfermedad. En pacientes pediátricos hablamos de expectativas de curación para toda la vida, no de supervivencia a dos o cinco años, ni de mejorar la calidad de vida, sino de la posibilidad de erradicar la enfermedad entre 75 por ciento y 80 por ciento de ellos”.

Cárdenas Cardos destacó que con base en las últimas estadísticas de 2019 del Censia y de la Secretaría de Salud, en el país se reporta una tasa global de aproximadamente 57 por ciento de supervivencia, “lo cual dista mucho de alcanzar un 75 por ciento, aunque hay institutos que tienen una supervivencia más alta, por ejemplo en el Instituto Nacional de Pediatría la tasa es cercana al 80 por ciento en general, aunque no implica que curemos a todos”.

Cárdenas Cardos y Marta Zapata Tarrés aseveraron que la detección temprana es medular en el cáncer de niños y adultos, ya que la expectativa de curación es más alta –de hasta 90 por ciento– en etapas tempranas.

Mencionaron que se debe estar alerta, si un niño o adolescente que normalmente han sido sanos presentan fiebre sin motivo, dolor de huesos y articulaciones, cansancio, moretones sin golpe previo o sangrados anormales, entre otros, es necesario recurrir al médico pediatra o familiar.

“Seguramente no será cáncer, quizá sea otra afección, pero sí es necesario saber que el cáncer en niños y adolescentes se manifiesta con síntomas comunes, desafortunadamente las leucemias, enfermedades más frecuentes, tiene síntomas tan vagos o inespecíficos como la fiebre”, concluyó.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *