TEXAS SE QUEDA CON MILES DE PERSONAS SIN AGUA POTABLE

La crisis de energía provocada por la enorme tormenta de invierno que actualmente afecta a Texas también se ha convertido en una crisis de agua, con millones de hogares y negocios lidiando con tuberías rotas o forzados a hervir agua para beber, ya que los servicios públicos sufren pozos congelados y las plantas de tratamiento se ven obligadas a funcionar con energía de respaldo.

Alrededor de 13 millones de texanos siguen bajo una advertencia de hervir el agua y 797 proveedores de agua están informando problemas, dijo Toby Baker, director ejecutivo de la Comisión de Calidad Ambiental de Texas, en una conferencia de prensa el jueves.

A los residentes de Austin, la capital, se les pidió que hiervan el agua debido a un corte de energía el miércoles en la instalación de tratamiento de agua más grande de la ciudad. La electricidad se había restablecido el jueves por la tarde, pero el director de Agua de la Ciudad, Greg Meszaros, dijo que aún quedaba “mucho trabajo duro” antes de que el sistema estuviera en pleno funcionamiento.

Los reservorios de la ciudad, que pueden contener alrededor de 100 millones de galones de agua, el valor de un día, estaban casi vacíos después de que el agua se filtró por las tuberías y las tuberías principales rotas o se usó en los últimos días, dijo Meszaros.

“Si simplemente intentamos volver a encender el sistema en todas partes y no buscamos fugas y hacemos esto de manera metódica, repetiremos lo que sucedió la otra noche donde toda el agua se drena de nuestro sistema”, dijo, y agregó “nunca imaginamos un día en el que los hospitales no tuvieran agua, grandes segmentos de nuestra base de clientes no tendrían agua”.

En el Centro Médico St. David’s South Austin, los funcionarios intentaron el miércoles por la noche arreglar un sistema de calefacción que fallaba debido a la baja presión del agua. Se vieron obligados a buscar baños portátiles y distribuir botellas de agua a pacientes y empleados para que pudieran lavarse las manos.

La ciudad de Kyle, al Sur de Austin, pidió a los residentes el miércoles que suspendieran el uso de agua hasta nuevo aviso debido a la escasez. “El agua sólo debe usarse para sustentar la vida en este momento”, dijeron funcionarios de la ciudad de 48 mil habitantes en un aviso. “Estamos a punto de quedarnos sin suministro de agua en Kyle”.

Y en el Condado de Harris, que incluye a Houston, la cuarta ciudad más grande del país, más de un millón de personas reciben servicios de sistemas de agua locales que han emitido avisos de hervir el agua o no pueden entregar agua en absoluto, dijo Brian Murray, portavoz de la Agencia de Manejo de Emergencias del Condado.

El alcalde de Houston, Sylvester Turner, dijo el jueves que la presión del agua de la ciudad estaba mejorando lentamente y que se había restaurado la electricidad a muchos residentes. Aun así, la ciudad probablemente estaría bajo la orden de hervir el agua hasta el domingo o el lunes, dijo.

“Las cosas están empezando a mejorar”, dijo. “Ahora, todavía tenemos un camino por recorrer”.

En San Antonio, Jesse Singh, de 58 años, dijo que su padre, Ram Singh, de 80, fue rechazado de los tratamientos de diálisis programados regularmente el martes y jueves porque su clínica tenía problemas con el agua. “Es una situación peligrosa”, dijo Singh.

Otra tormenta invernal el jueves trajo lluvia helada, nieve y temperaturas que estaban “muy por debajo del promedio”, un golpe en el estómago para los texanos que han recurrido a estufas, parrillas para barbacoa, generadores de gasolina y sus vehículos para mantenerse calientes.

Los días de clima glacial han dejado al menos 38 personas muertas en todo el país, han hecho que muchas carreteras sean intransitables, interrumpido la distribución de vacunas y cubierto de nieve casi tres cuartas partes del territorio continental de Estados Unidos.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, advirtió a los residentes que se preparen para la miseria continua. Es probable que las temperaturas frías continúen hasta este fin de semana, dijo en una rueda de prensa el jueves. El gobernador instó a los residentes que necesitaban asistencia inmediata a encontrar un refugio cálido cerca de ellos, y pidió a las personas que pudieran ayudar a hacerlo.

“Aún no hemos salido de esto, pero estamos más cerca de que este desafío haya quedado atrás”, dijo. “No nos detendremos hasta que se restablezca la normalidad en sus vidas”.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *