TEXAS NIEGA VACUNA A INDOCUMENTADO

En palabras, el Gobierno del presidente Joe Biden prometió que los migrantes sin estatus legal tendrían acceso equitativo a la vacuna contra el Covid-19 en Estados Unidos, pero en la práctica no está sucediendo.

Jesús Díaz, un mexicano de 61 años, residente de la ciudad de San Juan, y quien desde hace 25 años vive en territorio estadounidense como indocumentado, se formó durante cuatro horas para obtener la dosis en el centro de inmunización de la Universidad del Valle del Río Grande de Texas (UTRGV, por sus siglas en inglés), pero al llegar su turno le negaron la inyección por su situación migratoria, según relató a Reforma su hijo, Abraham Díaz.

«Cuando llegó al frente de la fila, la persona le pidió su nombre completo, su fecha de nacimiento, después le preguntó por su número social», contó Abraham.

«Él mencionó que no tenía un número social y la persona le dijo que esta vacuna era sólo para ciudadanos estadounidenses o personas con número social».

Los lineamientos de vacunación del estado de Texas, sin embargo, no exigen que una persona compruebe su residencia y la Administración Biden aseguró a inicios de febrero que los migrantes indocumentados podrían acceder a la inmunización sin enfrentar represalias.

«Muy molesto mi papá, también un poco avergonzado de que le hayan dicho enfrente de toda la gente que por no tener documentos no podría recibir la vacuna», añadió Díaz.

Tras hacerse pública la denuncia, la Facultad de Medicina de la UTRGV emitió una disculpa en redes sociales porque «no siguió los lineamientos actuales del estado de Texas».

Díaz, sin embargo, afirma que tiene conocimiento de al menos otro caso similar al de su padre, quien, acusa, fue discriminado por estar indocumentado en el país.

«En el formulario mi papá claramente puso que vivía en la ciudad de San Juan, también llevaba su matrícula consular mexicana, que muestra su dirección aquí en Estados Unidos, también llevaba un talón de banco que dice su dirección, al igual que el seguro del coche el cual también trae su dirección», agregó.

«Claramente no es que no pudieron verificar el lugar de residencia, pero más fue que se lo negaron por su estado migratorio».

Ahora, en medio de una saturación de las citas en Texas para acceder a la vacuna y en gran parte de EU, Abraham y su padre buscarán otros proveedores en el estado, pues, además de la edad, Jesús Díaz es hipertenso y prediabético.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *