EXIGIRÁN CUBREBOCAS PESE A REVOCACIÓN

A pesar de la orden del gobernador Greg Abbott que “abrirá a Texas al 100 por ciento”, las autoridades de la Ciudad y el Condado de El Paso mantendrán la exigencia de usar cubrebocas en sus instalaciones, aunque legalmente no puedan multar a quienes no los porten.

De igual manera, Fort Bliss –que se rige por leyes federales– y los distritos escolares mantendrán la ordenanza para que quienes entren a sus instalaciones cubran sus rostros y apliquen medidas destinadas a fomentar la sana distancia y evitar la propagación del Covid-19.

La Diócesis católica de El Paso por su parte señaló que mantendrán la exigencia de usar cubrebocas en los servicios religiosos y a pesar de que se levantaron las restricciones para el aforo en los templos continuarán pidiendo que sean pocos los fieles que acudan de manera presencial.

En el sector comercial, quedó dividido el apoyo a la medida de Abbott: algunos restaurantes y negocios exigirán las mascarillas para entrar, en tanto cadenas como Albertsons levantarán la restricción a partir del 10 de marzo.

En una conferencia matutina del miércoles, el alcalde de El Paso, Oscar Leeser, y el juez del condado, Ricardo Samaniego, exhortaron a la comunidad paseña a continuar con las medidas de prevención del Covid-19, a pesar la decisión del gobernador de Texas, Greg Abbott, quien ordenó levantar el mandato estatal del uso de cubrebocas, así como reabrir la capacidad comercial al cien por ciento.

“Es un día muy importante para la ciudad porque debemos entender que no ha cambiado nada. Tenemos que seguir usando el cubrebocas y seguir respetando el distanciamiento social”, dijo el alcalde

“En noviembre éramos la ciudad con más contagios de Covid-19 y no podemos retroceder. Es tiempo de mantenernos unidos como comunidad para seguir usando el cubrebocas”, añadió.

El alcalde Leeser dijo que la decisión de Abbott incluye que los negocios operen al 100 por ciento a partir de la próxima semana, sin embargo, aseguró que, si la tasa de hospitalizaciones llega o excede el 15 por ciento, los negocios tendrían que volver a operar a la mitad de la capacidad.

“Estamos muy cerca. La tasa actual en el área de El Paso es de alrededor del 14.4 por ciento. No estamos listos, la comunidad no está lista”, señaló.

Por su parte, el juez Samaniego señaló que, a pesar de la decisión estatal, los negocios tienen la opción de seguir exigiendo a sus clientes y a su personal de continuar con las medidas de seguridad para evitar la propagación.

“Ustedes como negocios no tienen que hacer lo que se les está diciendo. Es una preferencia. El Condado y los hospitales, UTEP, EPPC y muchos negocios nos están apoyando y no se van a hacer cambios dentro de diez días”, señaló.

“Nada ha cambiado para la ciudad. No se trata de política, tenemos que confiar en la ciencia”, agregó.

Samaniego dijo que el uso de cubrebocas seguirá siendo una prioridad en los edificios e instalaciones administrados por la Ciudad y el Condado, incluidos los autobuses de Sun Metro y el Aeropuerto Internacional de El Paso.

Asimismo, los funcionarios lamentaron los más de 2 mil decesos debido a complicaciones del Covid-19 y manifestaron su desacuerdo con el gobernador Abbott.  

“Nos dicen que usar doble cubrebocas es la mejor opción y luego dicen que ya podemos no usarlo. Es una contradicción. No dejen que nadie les diga qué es lo mejor para esta comunidad”, finalizó Samaniego.

Además de los negocios, diversos hospitales de El Paso se han sumado al uso continuo del cubrebocas y se han manifestado a favor de la postura del alcalde Leeser y el juez Samaniego.

Ayer, el Centro Médico Universitario (UMC) anunció que todos sus empleados, así como cualquier visitante de la instalación, deberán utilizar el cubrebocas durante su estadía.

“No hay excepciones. Toda persona que entre a cualquier instalación del Servicio Hospitalario debe usar cubrebocas en todo momento”, declaró UMC.

 Iglesias católicas, al 25 por ciento

 Tras la decisión del gobernador Greg Abbott de eliminar las restricciones de ocupación limitada en negocios y del uso de mascarillas, el obispo católico Mark Seitz de El Paso se pronunció ante la medida, declarando que no se modificarán los protocolos establecidos para combatir el Covid-19.

El 2 de marzo, el gobernador Abbott anunció la eliminación de las órdenes ejecutivas estatales que exigen varias acciones para inhibir la propagación del Covid-19, como son el uso de máscaras en lugares públicos y limitar el número permitido de personas en restaurantes y otros lugares públicos.

“Algunos han preguntado si, con base en estos cambios, habrá un cambio en las prácticas que se realizan en las instalaciones de nuestra iglesia en este momento. ¡La respuesta corta es no!”, afirmó tajante el obispo Seitz. 

“Por un lado el gobernador ha señalado a menudo que las iglesias son libres de ejercer su libertad religiosa y establecer sus propios protocolos. Los protocolos que hemos establecido tenían la intención de colaborar con las organizaciones estatales”, afirmó el obispo católico.

La reflexión del prelado aludió al conteo oficial de casos de contagio, hospitalización y decesos a causa del Covid-19 en la región fronteriza.

Tras el anuncio se reiteró que las iglesias católicas se limitarán a permitir un máximo del 25% de capacidad en sus templos e instalaciones, además de que se requerirá distanciamiento social y uso de máscaras en todas las instalaciones de la iglesia.

 Controles en hospitales

De igual manera, el Centro Médico de la Administración de Veteranos (VA) de El Paso anunció que continuará realizando controles diarios de temperatura para los empleados, practicando el distanciamiento físico, el lavado frecuente de manos y otras medidas de seguridad para su seguridad y la de nuestros empleados.

“Los veteranos deben traer una cubierta para la cara cuando visiten cualquier instalación de VA. Si no tiene una cubierta facial, se le proporcionará una. Los pacientes que tienen problemas de audición y necesitan leer los labios pueden informar a un empleado de VA para que se adapten a sus necesidades”, se lee en un comunicado.

Michael Amaral, director del Centro Médico VA de El Paso dijo que, si bien El Paso ha logrado avances significativos con respecto al coronavirus, “no estamos en un punto en el que podamos eliminar las medidas que hemos implementado”.

“Confiamos en la integridad de nuestro personal y de los Veteranos para autoevaluarse. Seguirá siendo necesario el uso adecuado de máscaras adecuadas en todas las instalaciones de EPVA en el futuro previsible” dijo Amaral.

Los hospitales recordaron a la comunidad que los protectores faciales, los pañuelos y las máscaras ventiladas no son una forma aceptable de cubrirse la cara.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *