DISCUTEN ABBOTT Y BIDEN POR PRUEBAS DE COVID A MIGRANTES

El gobernador Greg Abbott pareció rechazar la ayuda del Gobierno federal para realizar pruebas de coronavirus a los migrantes antes de que sean liberados de la custodia federal, diciendo que es una responsabilidad federal examinar a los inmigrantes que ingresan a Texas.

El anuncio se produjo después de que Abbott, un republicano, acusó repetidamente al Gobierno del presidente demócrata Joe Biden de “liberar a los inmigrantes en el Sur de Texas y que han estado exponiendo a los texanos al Covid”. La administración de Biden negó eso el jueves, y CNN informó que Abbott estaba “demorando” una oferta federal para ayudar en las pruebas a los migrantes.

Abbott y Biden han estado peleando durante días por los protocolos de seguridad del coronavirus y cuyas acciones han puesto en riesgo la salud de los texanos. Después de que Abbott anunció esta semana que levantaría el mandato de máscara en todo el estado de Texas y las restricciones de capacidad para las empresas, Biden llamó a esa decisión “pensamiento neandertal”. 

Abbott respondió en múltiples entrevistas y publicaciones en las redes sociales que las políticas de inmigración de Biden eran la verdadera amenaza para los texanos y acusó al presidente de liberar a los migrantes con Covid-19 en Texas.

“La administración Biden está liberando imprudentemente a cientos de inmigrantes ilegales que tienen Covid en las comunidades de Texas”, escribió Abbott en un tuit el miércoles por la tarde.

Cuando se le pidió evidencia de esa afirmación, la oficina de Abbott señaló informes de noticias de NBC News, Fox News y el New York Post a principios de esta semana de que 108 migrantes habían dado positivo desde el 25 de enero en Brownsville después de ser liberados por las autoridades federales. 

La Ciudad ha estado realizando las pruebas desde finales de enero. No está claro en los informes cuántos de los solicitantes de asilo se quedan en Texas. La mayoría de los migrantes detenidos o que se entregan a las autoridades federales suelen partir hacia lugares más al Norte.

Los migrantes liberados de la custodia mientras sus casos de asilo están pendientes reciben avisos para comparecer ante el tribunal, un documento que, cuando se emite, marca el inicio del proceso de expulsión para los migrantes si no pueden convencer a las autoridades federales de que tienen derecho a quedarse. 

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en el Sur de Texas no respondió a una solicitud de comentarios en busca de más información sobre el proceso de prueba.

Según los informes, la Ciudad administraba las pruebas en Brownsville. NBC informó que se confirmó que el 6.3 por ciento de los migrantes examinados tenían el coronavirus. Esa tasa es menor que la tasa de positividad en todo el estado, en la que un promedio de 8.3 por ciento de las pruebas dieron positivo en los últimos siete días. 

Las 108 pruebas realizadas en las últimas cinco semanas son una pequeña parte de los más de 3 mil 800 casos confirmados en el Condado de Cameron informados por el Estado desde el 25 de enero.

Después de que Abbott comenzó a reprender a Biden por liberar a los migrantes, CNN informó que el Departamento de Seguridad Nacional había intentado usar dólares de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias para ayudar a los funcionarios locales a realizar pruebas a los migrantes liberados de la custodia federal y aislarlos si dan positivo. El dinero de la subvención necesitaba la aprobación de Texas para ser asignado, informó CNN.

Abbott pareció dejar en claro el jueves que no estaba interesado en la oferta federal. Argumentó en un comunicado que la seguridad fronteriza es “estrictamente una responsabilidad federal” y, por lo tanto, la administración de Biden por sí sola debería “probar, evaluar y poner en cuarentena” a los migrantes que puedan tener Covid-19.

“En lugar de hacer su trabajo, la administración de Biden sugirió que no tenía los recursos suficientes y, sorprendentemente, pidió a Texas que los ayudara en su programa de inmigración ilegal”, dijo Abbott. “Texas se negó”.

El sábado, Abbott anunció que el Departamento de Seguridad Pública de Texas se integraría con la Guardia Nacional de Texas para “negar a los cárteles mexicanos y otros contrabandistas la capacidad de trasladar drogas y personas” al estado en lo que se llama Operación Estrella Solitaria. En un comunicado anunciando la operación, Abbott acusó al Gobierno de Biden de invitar a la inmigración ilegal.

“Texas apoya la inmigración legal pero no será cómplice de las políticas de frontera abierta que causan, en lugar de prevenir, una crisis humanitaria en nuestro estado y ponen en peligro la vida de los texanos”, dijo Abbott en un comunicado. “Incrementaremos los recursos y el personal policial necesarios para enfrentar esta crisis”.

Cuando se le preguntó de la declaración de Abbott sobre las pruebas, la Casa Blanca se refirió a los comentarios que hizo la secretaria de prensa Jen Psaki el jueves de que la política federal es que las pruebas de coronavirus para los migrantes liberados de la custodia “se realicen a nivel estatal y local con la ayuda de organizaciones no lucrativas (ONGs) y gobiernos locales”. 

Añadió que la política establece que los migrantes deben someterse a pruebas “incluso antes de que se les traslade con familiares y otras personas que conozcan sus casos”.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *