RESTAURANTES LOCALES REGRESAN A LA ´NORMALIDAD´

Después de 12 meses de haber cerrado sus comedores, restauranteros locales abrieron el miércoles sus negocios en atención a la ordenanza estatal girada por el gobernador Greg Abbott pero lo hicieron apegados a la normatividad que exige el Departamento de Salud y con aforo limitado para evitar la proliferación de contagios de Covid-19.

Aunque algunos restaurantes ya ofrecían el servicio de comedor y ventanilla, muchos se habían mantenido al margen para proteger tanto a sus empleados como a sus clientes y confiados por la existencia de la vacuna anti-Covid.

“Ya abrimos con mucha precaución y siguiendo los protocolos de seguridad”, dijo Chirino Serrato, propietario de la cadena local de restaurantes ‘Tacos Chinampa’, especializado en la elaboración de comida mexicana.

Él, como muchos negociantes de la localidad, se mantuvo firme en el cierre de sus comedores desde el inicio de la pandemia y soportó el golpe de la crisis económica generada por la contingencia. “Siempre he pensado que la salud es primero, antes del factor económico… y a eso siempre le hemos apostado”, manifestó el empresario. 

Para los comensales el ingresar al mesón y disfrutar de los alimentos en familia fue una experiencia renovadora y de gran convivencia. “La verdad ya tenía ganas de estar compartiendo los alimentos en un restaurante rodeado de mi familia”, dijo Laura Estrada, quien acudió con su madre y dos hermanas.

Manifestó que durante su estancia se sintió segura al ver las mesas separadas, respetando el distanciamiento social, la atención y cuidados del personal mientras atendían su orden y servían los alimentos, en el local ubicado en el 3343 Edgemere, en el lado Este de la ciudad.

“Aquí como en otros lugares continuaremos solicitando el uso de la mascarilla a nuestros clientes y por supuesto a todo nuestro personal, al tiempo que aplicamos todos y cada uno de los protocolos que nos exigen las autoridades de Salud”, dijo uno de los empleados de Tacos Chinampa.

Desde temprana hora el personal, liderado por su superior, reacomodó sillas y mesas con las especificaciones requeridas y se habilitó otra puerta de entrada. El comedor se ajustó a poco menos del 50 por ciento de su capacidad y continuó con el servicio de ventanilla, como se ha mantenido desde hace un año.

Aunque el gobernador Abbott dio la orden de que se abriera el 100 por ciento de la capacidad de los negocios, lo cierto es que al menos en el Condado de El Paso esa instrucción no se acató del todo debido a que el virus aún acecha a la comunidad. 

De acuerdo a las autoridades locales, la pandemia no ha desaparecido y el bajar la guardia generaría un rebrote que pudiera ser peligroso e incontrolable, sobre todo para los grupos vulnerables.

No obstante que el gobernador Abbott dejó entrever que el estado de Texas está libre del virus, aquí todos los días el Departamento de Salud Pública (DPH) de El Paso da a conocer la estadística del comportamiento de la enfermedad y tan sólo ayer sábado se registró el deceso de otras 10 personas debido a complicaciones causadas por Covid-19, además de registrar 194 nuevos contagios. 

En total, El Paso ha sumado hasta ayer un total de 2 mil 244 muertes a causa de complicaciones por Covid-19 y un total acumulado de casos positivos de 126 mil 641, de los que 120 mil 302 se han recuperado y 3 mil 836 permanecen activos, según el DPH.

Si bien es cierto que existe un ligero decremento de casos y hospitalizaciones, y con miles de paseños pendientes de recibir la vacuna contra Covid-19, la orden es que los establecimientos comerciales podrán reabrir a toda capacidad. 

Y aunque el gobernador Abbott dio la libertad a los gobiernos locales de adecuar la normatividad, la orden ejecutiva indica al mismo tiempo que nadie puede ser sancionado si no utiliza una mascarilla en lugares públicos.

Sin embargo, para el juez del Condado, Ricardo Samaniego, la política del gobernador es absurda e irresponsable. “Creo que es muy irrespetuoso para con la administración de Biden, que está yendo completamente en sentido contrario”.

Expresó que por un lado tiene al Dr. (Anthony) Fauci diciendo que deberíamos utilizar máscaras dobles y por otro tiene al gobernador de Texas diciendo que está bien no hacerlo”, subrayó Samaniego ante la orden ejecutiva que entró en vigor el 10 de marzo.

“No estamos listos. Tenemos 5 mil casos por día en Texas, así que no creo que ninguna comunidad esté lista, y creo que en El Paso estamos menos preparados debido a nuestras interacciones en la frontera”, subrayó Samaniego.

Ante ello, empresarios como Serrato decidieron reabrir acatando la normatividad local para proteger a sus empleados y clientela. Sus cuatro locaciones operan bajo la nueva normalidad.

Con la libertad de reabrir al 100 por ciento de la capacidad ahora los comerciantes enfrentan un nuevo reto: contratar personal para llenar las posiciones vacantes, situación que será poco difícil debido a que muchos gozan del beneficio del desempleo y no se les exige la búsqueda de un trabajo por la presencia de la pandemia.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *