LLEGADA DE MIGRANTES A LA FRONTERA SUR ALCANZARÁ SU MÁXIMO EN 20 AÑOS

Estados Unidos espera más llegadas a la frontera suroeste este año que en las últimas dos décadas, dijo este hoy Alejandro N. Mayorkas, secretario de Seguridad Nqqacional.

“La pobreza, los altos niveles de violencia y corrupción en México y los países del Triángulo Norte han impulsado la migración hacia nuestra frontera suroeste durante años”, dijo Mayorkas, refiriéndose a El Salvador, Honduras y Guatemala. También citó dos huracanes que dañaron la región el año pasado. «Las condiciones adversas han seguido deteriorándose».

El presidente Biden ha enfrentado cada vez más críticas por su manejo de la migración a la frontera de Estados Unidos con México, en particular el trato de miles de niños y adolescentes centroamericanos atrapados en centros de detención fronterizos. Los abogados que entrevistaron a algunos de los jóvenes migrantes en Texas informaron que los dejaron dormir en colchonetas de gimnasia con sábanas de aluminio y que los confinaron en una carpa abarrotada.

Más de 9 mil 400 menores, desde niños pequeños hasta adolescentes, llegaron a la frontera sin sus padres en febrero, un aumento de casi tres veces respecto al mes del año pasado.

La administración se ha apresurado a encontrar un refugio para sacar a los niños de las instalaciones de detención diseñadas para adultos. Pronto abrirá un centro temporal en un antiguo campamento para trabajadores de campos petroleros en Midland, Texas, y trasladará a los adolescentes a un centro de convenciones en Dallas. Mayorkas dijo que la administración estaba trabajando para establecer un refugio adicional en Arizona.

El atraso en los refugios administrados por Salud y Servicios Humanos, que hasta hace poco se veían afectados por los límites de ocupación del coronavirus, ha provocado un atasco en las instalaciones de procesamiento de la Patrulla Fronteriza y ha resultado en la detención de muchos niños durante varios días, más que el máximo de 72 horas permitido por las leyes federales. Aproximadamente 4 mil niños y adolescentes se encontraban en instalaciones fronterizas hasta este domingo.

«La pandemia de Covid-19 ha complicado la situación», dijo Mayorkas en la declaración escrita. «Hay restricciones y protocolos que deben seguirse».

Mayorkas dijo en el comunicado que la administración estaba trabajando para abrir “centros de procesamiento conjunto” para que los niños pudieran ser trasladados a la custodia de Salud y Servicios Humanos poco después de que los agentes fronterizos los detuvieran.

La declaración de Mayorkas también se produjo un día después de que miembros republicanos del Congreso viajaron a la frontera para acusar a Biden de abrir las puertas a la inmigración ilegal.

Pero la mayoría de los cruces fronterizos involucran a adultos solteros, quienes bajo una regla de emergencia de salud pública a menudo son expulsados rápidamente de regreso a México o sus países de origen, dijo Mayorkas.

La administración también ha usado la regla contra las familias, excepto en el Valle del Río Grande de Texas. Los funcionarios mexicanos en la vecina Tamaulipas, México, se han negado a aceptar a las familias que Estados Unidos ha tratado de rechazar rápidamente después de la aprobación de una ley mexicana que prohibía la detención de niños inmigrantes jóvenes. Como resultado, los agentes fronterizos dejaron a las familias en las estaciones de autobuses de las comunidades del sur de Texas.

La administración de Biden se separó de la administración de Trump al negarse a restablecer un proceso de rechazo rápido de menores no acompañados. Más de 29 mil 700 han sido detenidos este año fiscal, alrededor de 400 por día en lo que va de marzo, en comparación con 17 mil 100 durante el mismo período el año fiscal anterior.

La administración ha anunciado múltiples estrategias a largo plazo para disuadir la migración, incluida la inversión de ayuda extranjera en Centroamérica y el reinicio de un programa que permite a algunos niños migrantes solicitar el estatus de refugiados en Estados Unidos desde sus países de origen y evitar hacer el peligroso viaje hacia el norte para unirse a sus padres que ya están en Estados Unidos.

Pero Biden enfrenta una crisis humanitaria inmediata en la frontera. Ha colocado a funcionarios de Salud y Servicios Humanos dentro de los centros de detención fronterizos para tratar de identificar rápidamente a los patrocinadores de los niños. Biden también desplegó la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias para ayudar a identificar espacios de refugio para sacar a los niños y adolescentes de las cárceles fronterizas.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *