MÉXICO VIGILARÁ FRONTERA A CAMBIO DE VACUNAS

La administración Biden acordó suministrar a México dosis que le sobran de la vacuna contra el coronavirus, y México se apresta para ayudar a Estados Unidos a contener un aumento de la migración a lo largo de su frontera compartida, según altos funcionarios de ambos países involucrados en las negociaciones.

Se esperaba que la decisión de enviar la vacuna AstraZeneca (AZ) a México y Canadá se anuncie este viernes. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, le pidieron recientemente al presidente Joe Biden que los ayude a cubrir la escasez de vacunas.

Los funcionarios mexicanos y estadounidenses que describieron el acuerdo dijeron que no era un quid pro quo condicionando la entrega de vacunas a una ofensiva policial. Más bien, Estados Unidos dejó en claro que buscó la ayuda de México para manejar una afluencia récord de adolescentes y niños centroamericanos.

México se comprometió a recuperar a más familias centroamericanas “expulsadas” en virtud de una orden de emergencia de salud de Estados Unidos e instó a Biden a compartir el suministro de vacunas de EU, dijeron los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir las conversaciones.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que “estamos evaluando cómo podemos prestar dosis AZ tanto a Canadá como a México” y “evaluando la viabilidad” con las empresas.

“Nuestra principal prioridad sigue siendo vacunar a la población estadounidense, pero la realidad es que este virus no conoce fronteras y garantizar que nuestros vecinos puedan contener el virus es fundamental para proteger la salud y la seguridad económica de los estadounidenses y para detener la propagación del Covid-19 en todo el mundo”, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Si bien advirtió que el plan “aún no estaba completamente finalizado” porque los detalles se están trabajando con AstraZeneca, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo a los periodistas que de 7 millones de dosis “liberables” de la vacuna en las reservas del Gobierno, el plan es enviar 2.5 millones a México y 1.5 millones a Canadá. El reembolso del “préstamo”, dijo, “podrían ser dosis futuras de AstraZeneca u otras dosis”.

El jueves por la mañana, luego de la publicación del informe de The Washington Post, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó que México recibiría la vacuna de Estados Unidos.

“Me preguntan si es cierto que hay un acuerdo de vacunas con Estados Unidos para dar seguimiento a la conversación entre los presidentes López Obrador y Biden”, tuiteó. “Sí, la información es correcta. Mañana a las 9 am les daré los detalles porque todavía estamos trabajando en ello. ¡Buenas noticias!”.

En las últimas semanas, México ha organizado y publicitado una serie de operaciones antimigración, principalmente a lo largo de su frontera Sur con Guatemala. La Guardia Nacional de México ha allanado los trenes en dirección Norte en los que viajan los adolescentes centroamericanos hacia la frontera de Estados Unidos, ha detenido a migrantes con documentos falsificados de las Naciones Unidas y ha detenido a migrantes apiñados en remolques.

Ese tipo de operaciones no son nuevas en México, pero han proliferado en las últimas semanas, según funcionarios mexicanos actuales y anteriores, a medida que ha crecido el número de migrantes centroamericanos que pasan por el país. Los funcionarios mexicanos han dicho públicamente que sus acciones de control migratorio se llevan a cabo independientemente de Estados Unidos, con el objetivo de aplicar sus propias leyes que regulan el flujo de migrantes.

Se espera que pronto se anuncie un esfuerzo mexicano de aplicación de la ley de inmigración más visible, según funcionarios mexicanos actuales y anteriores.

“Parece que lo que vamos a ver en los próximos días es una reactivación de la aplicación migratoria mexicana que Trump negoció y presionó en 2019”, dijo Tonatiuh Guillén, exlíder de la agencia de migración de México que renunció en 2019. “Pero parece que el nuevo acuerdo es con el gobierno de Biden, como reacción al aumento de los flujos migratorios”.

El nuevo esfuerzo de aplicación de la ley consistirá en parte en un despliegue más grande de la Guardia Nacional de México y, a diferencia de las redadas de trenes, apuntará más de cerca a los migrantes que viajan con contrabandistas, a menudo en vehículos privados.

Roberto Velasco, portavoz de la Cancillería de México, dijo que los dos países “comparten los objetivos comunes de abordar las causas fundamentales de la migración en el Sur de México y el Norte de Centroamérica y la lucha contra el Covid-19”.

“Por un lado, ambos gobiernos cooperan sobre la base de un sistema migratorio ordenado, seguro y regular”, dijo Velasco en una entrevista. “Por otro lado, nuestros gobiernos cooperan contra el Covid-19, desde la regulación de nuestras cadenas de suministro hasta la realización de ensayos clínicos de vacunas contra Covid-19 tanto en México como en Estados Unidos”.

“Sin embargo, estos son dos temas separados, ya que buscamos un sistema migratorio más humano y una cooperación mejorada contra Covid-19, en beneficio de nuestros dos países y la región”, dijo.

Biden dijo el martes que la administración estaba “hablando con varios países” sobre las dosis almacenadas en Estados Unidos del producto AstraZeneca desarrollado por Gran Bretaña, que no ha sido aprobado para su uso en Estados Unidos. También han llegado solicitudes de Europa.

La clave de la decisión, dijeron los funcionarios estadounidenses, fue determinar primero si había suficiente para satisfacer primero todas las necesidades estadounidenses. Esa determinación se tomó la semana pasada, luego de la aprobación de la FDA de una tercera vacuna, por Johnson & Johnson, además de las producidas por Pfizer-BioNTech y Moderna.

Estados Unidos está por delante de prácticamente todos los demás países en el número total de muertes por Covid-19 y encabeza la lista de distribución de vacunas. Biden dijo la semana pasada que todos los estadounidenses mayores de 18 años serían elegibles para recibir dosis antes del 1 de mayo.

En las últimas semanas, Ebrard ha trabajado en estrecha colaboración con el secretario de Estado Antony Blinken, así como con Roberta Jacobson, la ex embajadora de Estados Unidos en México, a quien Biden ha nombrado coordinadora de la frontera Sur, dijeron funcionarios de ambos países.

“No es un quid pro quo, es una negociación paralela”, dijo un alto diplomático mexicano que no estaba autorizado para discutir las conversaciones. “Si no hay una campaña de vacunación masiva en México, es más difícil abrir la frontera a actividades no esenciales. Por lo tanto, las vacunas en México son un beneficio para Estados Unidos”.

De igual manera, agregó el diplomático, “si la migración está bajo control, disminuye la imagen de crisis y facilita la aprobación de reformas migratorias que son claves para ambos países”.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, insinuó una posible ayuda de México en un comunicado emitido el martes. “Estamos trabajando con México para aumentar su capacidad de recibir familias expulsadas”, dijo, sin entrar en detalles. Advirtió que Estados Unidos está “en camino de encontrar más individuos en la frontera Suroeste de los que hemos encontrado en los últimos 20 años”.

Los funcionarios mexicanos le han dicho a la administración Biden que están dispuestos a alterar o retrasar la implementación de una ley aprobada en noviembre que limita su capacidad para detener a menores.

Los funcionarios mexicanos citaron esa ley a fines de enero cuando dejaron de recuperar algunos grupos familiares que Estados Unidos buscaba regresar al otro lado de la frontera utilizando la autoridad de salud pública conocida como Título 42, que el presidente Donald Trump implementó en marzo de 2020.

La ley exige que los niños permanezcan en albergues apropiados para la familia. Las autoridades mexicanas han dicho a las autoridades estadounidenses que esas instalaciones han estado llenas en el estado norteño de Tamaulipas, frente al Sur de Texas, y que no pueden regresar padres con niños más pequeños.

Como resultado, la administración de Biden comenzó a liberar a las familias y pronto se corrió la voz de que los padres con niños pequeños que cruzaban el Valle del Río Grande estaban siendo aceptados en los Estados Unidos. 

La cantidad de migrantes que llegan como parte de grupos familiares está en camino de llegar a 40 mil este mes, un aumento de casi diez veces desde diciembre, según muestran los últimos datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

López Obrador dijo la semana pasada a los periodistas que muchos centroamericanos ven a Biden como el “presidente migrante” que les permitirá cumplir los sueños de llegar a Estados Unidos.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *